Spy (2015)

Spy_posterLa carrera cinematográfica de Melissa McCarthy ha sido bastante irregular. Debido a películas como Identity Thief (2013) o Tammy (2014), la actriz se ha ganado más de algún detractor, pero sus colaboraciones con el director Paul Feig han sacado a relucir su notorio talento cómico. Comenzando con Bridesmaids (2011), que le valió una sorpresiva nominación en los premio Óscar en la categoría de mejor actriz de reparto, McCarthy continuó con The Heat (2013), una comedia policial que protagonizó junto a Sandra Bullock, y ahora estrenó una tercera cinta, Spy (Spy: Una espía despistada), que sigue la buena racha que tiene con Feig. Esto además sirve para preparar el terreno a la nueva versión de Los Cazafantasmas que se estrenará el próximo año, donde aparecerá junto a Kristen Wiig, Kate McKinnon y Leslie Jones.

Como ocurría en The Heat, que ocupaba el género de las buddy cop movies para crear algo novedoso, Spy hace lo propio con el cine de espías. Más que una parodia de esas películas, como el caso de la saga Austin Powers, lo que se hace es modificar algunos de sus elementos para crear situaciones que cuestionen las estrictas fórmulas que sigue el género, con el objetivo de hacer reír. Feig es un director que se ha interesado por la manera en que los roles de género son aplicados en el cine, y en sus películas busca subvertir convenciones sociales tan cuestionables como “en las comedias policiales los protagonistas deben ser hombres” o “en las películas de espías las mujeres deben tener un rol secundario”.

Su estrategia resulta clara desde los primeros minutos del metraje, donde vemos al agente de la CIA Bradley Fine (Jude Law) en una compleja misión. Cumpliendo los lugares comunes que hemos visto en otras cintas, como el héroe atractivo, con clase, y vestido de manera impecable, la premisa experimenta un giro cuando descubrimos que los movimientos del personaje son guiados por Susan Cooper (Melissa McCarthy), quien le advierte sobre los peligros y sus opciones desde un centro de control ubicado en el cuartel general de la agencia. Si bien Susan es técnicamente una agente, ya que cumplió todas las pruebas físicas e intelectuales necesarias, su inseguridad la ha relegado a un trabajo de escritorio, donde sus aportes no son reconocidos y las posibilidades de ascenso profesional son escasas.

La situación cambia cuando una peligrosa traficante de armas húngara llamada Rayna Boyanov (Rose Byrne) revela que conoce la identidad de todos los agentes activos, por lo que será prácticamente imposible impedir que venda una bomba nuclear que será utilizada por un grupo terrorista en Nueva York. Debido a esto, Susan se ofrece como espía para seguir los pasos de Rayna y descubrir cómo se hará el intercambio, ya que la protagonista no está en los registros de la agencia. Esta misión a través de Europa es la oportunidad perfecta para demostrar que puede lograr algo grande, con el objetivo no solo de salvar a su país y vengar la muerte de un compañero, sino también para recibir ese reconocimiento que le ha sido tan esquivo.

A diferencia de lo que hacían esperar los tráilers, e incluso la mala traducción de su título al español, el humor de la película no depende tanto de burlarse de Susan, transformándola en un mero blanco de humillaciones. Afortunadamente, la película evita caer en el territorio de Paul Blart: Mall Cop (2009). Al comienzo se recurre a chistes de este tipo, como las identidades que le son asignadas o el hecho de que los demás agentes la menosprecien, pero tienen el objetivo de potenciar la idea de que estamos ante una underdog, que tiene todo en contra pero se esforzará por triunfar. Los problemas que tiene la protagonista a lo largo de la historia están relacionados más con su inexperiencia que con su incompetencia, ya que en más de una ocasión se destaca su inteligencia y habilidades para pelear. Hay una entretenida secuencia de acción ambientada en una cocina que demuestra algo que no esperaba: que McCarthy puede hacer un trabajo bastante convincente como heroína de acción.

Es este tipo de prejuicios los que debe enfrentar Susan, y a partir de esta dinámica se va construyendo el gran mensaje de la película, que es no mirar en menos a alguien por su apariencia o por la primera impresión que realiza. La travesía de la protagonista no consiste en encontrar un objeto que la va a hacer mejor ni una habilidad física que aprender. Las herramientas para tener éxito ya se encuentran a su alcance, lo que necesita es la cuota de confianza para utilizarlas. Es una lección optimista con la que se puede identificar a cualquier persona, pero el hecho de que el personaje principal sea una mujer permite que resuene de una mejor manera, considerando la manera en que el sexismo levanta barreras difíciles de franquear en todos los ámbitos de la sociedad.

En términos de trama, la cinta hace un trabajo adecuado pero no demasiado destacable. Los giros de la historia se pueden adivinar con facilidad, y los elementos sacados del cine de espías se limitan a cumplir su rol, nada más. El mérito de Spy va más ligado a las interacciones de sus personajes, que es donde encontramos su verdadera alma. Ya sean los hirientes comentarios que Rose Byrne hace a la protagonista, o la particular amistad que Susan tiene con su compañera de trabajo Nancy (Miranda Hart), es gracias a estos momentos que la película escapa de lo desechable. Uno de los puntos más destacables es el personaje interpretado por Jason Statham, que básicamente se ríe de los tipos ultra masculinos y rudos que ha encarnado en cintas como The Transporter (2002) o Crank (2006).

De las tres colaboraciones entre McCarthy y Feig, esta parece la menos lograda, pero presenta una honestidad y un cariño por su protagonista que es difícil de pasar por alto. Si, sus dos horas de duración son algo excesivas, y algunas de las líneas improvisadas por los actores caen en el error de subrayar demasiado los chistes, pero en términos generales se trata de una cinta entretenida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s