Clouds of Sils Maria (2014)

Clouds_of_Sils_Maria_posterEn Clouds of Sils Maria, la más reciente película de Olivier Assayas, Juliette Binoche interpreta a una respetada actriz de fama internacional. El proyecto fue iniciado casi a petición de Binoche, quien quería volver a trabajar con el director, y éste lo escribió inspirándose en la primera colaboración que realizaron, la cinta Rendez-vous (1985). Explorando algunos temas ligados al mundo del espectáculo, la película cuenta con una interesante perspectiva metacinematográfica, pero se aleja de intentos más cerebrales y ambiciosos como The Congress (2013) o Birdman (2014), optando en cambio por una visión más íntima, más cercana. La atención está puesta sobre los personajes y lo que sienten, iniciando a partir de ahí una reflexión sobre asuntos más intelectuales.

Vemos por primera vez a la protagonista, Maria Enders, a bordo de un tren que atraviesa los Alpes suizos en compañía de su asistente Valentine (Kristen Stewart). La actriz va a participar de una ceremonia donde aceptará un premio en nombre de Wilhelm Melchior, un dramaturgo que formó parte importante de su carrera. Sin embargo, durante el trayecto recibe la noticia de que el escritor falleció, y su viaje adquiere un repentino tinte funerario. Durante su estadía, Maria conoce a un director teatral que está trabajando en una nueva versión de la obra La serpiente de Maloja, en la que participó algunas décadas atrás, siendo una de las principales razones de su salto a la fama. La trama gira en torno a una joven llamada Sigrid, personaje que interpretó Maria, quien inicia una tormentosa relación sentimental con su jefa Helena, la que termina en tragedia. El plan del director es que Maria participe en esta nueva versión interpretando al otro personaje, ya que el rol de Sigrid estaría a cargo de Jo-Ann Ellis (Chloë Grace Moretz), una prometedora pero conflictiva actriz. La proposición es recibida con incomodidad por Maria, pero finalmente acepta el papel.

Durante el resto del metraje vemos a la actriz y a su asistente ensayando en la cabaña del fallecido dramaturgo, en un proceso que la obliga a lidiar con el pasado, el presente, y el ineludible transcurso del tiempo. Los más de veinte años que han pasado desde que interpretó a Sigrid han modificado la manera en que Maria ve a la obra y a sus personajes. El tiempo le ha dado una nueva perspectiva, a partir de la cual las acciones de la joven ya no le parecen fascinantes, sino que hirientes, y su empatía con lo que debe soportar Helena se vuelve más potente. Esto se acrecienta por el hecho de que se trata de una actriz que está interpretando un personaje, ya que su labor exige un mayor grado de compenetración con el texto que el que puede tener un simple lector.

La manera en que uno se relaciona con una obra artística posee una innegable dimensión personal, y por lo mismo nuestras experiencias y la situación que estamos viviendo en aquel momento influyen de manera esencial en la apreciación que tenemos de ella. Leer una novela a los 15 años no tiene el mismo efecto que leerla a los 25 o a los 35. Esa es una de las razones además por la que decidí escribir este blog, ya que sirve como un registro acerca de lo que pienso en una determinada etapa de mi vida, y en el futuro me puede ayudar a ver cómo mi visión acerca del mundo ha ido cambiando en ciertas materias y se ha mantenido en otras. Es como subrayar un libro que se leyó y revisarlo años después, para ver qué cosas nos habían llamado la atención antes.

Podemos notar el carácter personal del proceso cuando otros personajes dan su punto de vista acerca de lo que representa la obra para ellos. Hay una gran diferencia entre la visión de Maria y Valentine, por ejemplo, siendo la perspectiva de la asistente más optimista que la de su jefa, lo que se debe probablemente a la diferencia de edad que existe entre ellas. La película llega incluso a hacer un paralelo entre los personajes de la obra de teatro y los de la cinta, omitiendo el tema de la relación sentimental, pero acentuando la forma en que el hecho de pertenecer a generaciones diversas las va formando como personas. La línea entre realidad y ficción se diluye con facilidad, sobre todo cuando una escena comienza con un diálogo aparentemente natural entre las dos mujeres y posteriormente nos damos cuenta que estaban repasando las líneas de la obra.

Si bien hay una notoria diferencia en el tono que utilizan, no pude evitar relacionar a esta cinta con While We’re Young (2014) de Noah Baumbach. En ambas se intenta retratar la compleja relación que existe entre las generaciones jóvenes y las mayores. El conflicto parece ser inevitable, ya que se produce un choque de principios difícil de reconciliar. Esto se ve en algunas de las conversaciones entre Valentine y Maria, pero es más evidente en las diferencias que separan a la protagonista con Jo-Ann. Hay una manera de enfrentar la fama y el éxito abismante entre ellas, lo que se produce entre otras cosas por el desarrollo tecnológico que ha experimentado el mundo. Las relaciones sentimentales de Maria, como la que tuvo con un compañero de elenco años atrás, son simples anécdotas que le cuenta a su asistente, mientras que los líos amorosos de Jo-Ann están esparcidos a través de internet y forman parte inseparable de su carrera.

La dirección de Assayas resulta sobria y efectiva. El cineasta es consciente del talento que tiene a su disposición, así que le da la libertad necesaria a sus actrices para que trabajen con comodidad. Esto es claro en el caso de Juliette Binoche, quien saca a relucir sus años de trayectoria, pero también se nota respecto de Kristen Stewart, quien si bien tiene un registro bastante acotado, en esta ocasión es capaz de demostrar un mayor perfeccionamiento de lo que habíamos visto en sus trabajos previos. Su labor en Clouds of Sils Maria fue reconocida incluso en Francia, donde obtuvo el premio César en la categoría de mejor actriz de reparto, convirtiéndose en la primera intérprete estadounidense en obtener el galardón.

Otro de los aspectos aprovechados por el cineasta es el lugar donde fue filmada la película. El título de la obra de Wilhelm –que además es referenciado de manera indirecta en el nombre de la propia cinta- corresponde a un fenómeno climático que se produce en las montañas de Suiza. Se trata de un cúmulo de nubes proveniente de los lagos italianos, el que se desliza a través de las montañas como si se tratase de una gigantesca serpiente blanca. Es una visión tan espectacular como efímera, y sirve como una manera perfecta de simbolizar la naturaleza siempre cambiante del tiempo.

Anuncios

Un pensamiento en “Clouds of Sils Maria (2014)

  1. Pingback: Las mejores películas de 2015 | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s