Child 44 (2015)

Child_44_posterLa batalla de Berlín fue uno de los enfrentamientos claves en la Segunda Guerra Mundial, convirtiéndose en el último gran hito europeo de aquel conflicto bélico. Representó la derrota definitiva del ejército alemán luego de que la capital del Tercer Reich fuese tomada por el ejército rojo, un hecho que fue inmortalizado a través de una famosa fotografía de Yevgeny Khaldei donde se muestra a un grupo de soldados izando una bandera soviética sobre el edificio del Reichstag. En la versión ficticia narrada por la película Child 44 (Crímenes ocultos), basada en la novela del escritor inglés Tom Rob Smith, uno de esos hombres es Leo Demidov (Tom Hardy), el protagonista de la cinta a quien seguimos a lo largo del metraje.

Tras sobrevivir la fatal hambruna que asoló a Ucrania a comienzos de los años 30, Leo se unió al ejército soviético y se convirtió en un héroe de guerra. Esto le permitió obtener un puesto en la MGB, una agencia destinada a la seguridad del estado, donde su principal misión consistía en descubrir y atrapar a los disidentes que se encontraban en el país. Su efectivo trabajo, que depende de métodos como la tortura y la intimidación, es apreciado por sus superiores, quienes lo ven como un miembro ejemplar de la organización. Sin embargo, todo esto cambia cuando recibe la noticia de que su esposa Raisa (Noomi Rapace) está siendo investigada por una supuesta traición. En vez de delatarla, Leo decide negar los cargos, lo que es visto por la agencia como un acto de deslealtad, siendo ambos enviados a un pequeño pueblo industrial, lejos de las comodidades que tenían en Moscú.

Allí se interesará por una serie de homicidios que comparten el mismo modus operandi. Las víctimas son niños que son encontrados sin ropa, cerca de las vías del ferrocarril, con signos de haber sido ahogados. Pero pese a la evidencia que indica que sus muertes fueron provocadas, las autoridades se limitan a catalogarlos como simples accidentes o se dedican a capturar a cualquier persona que esté a su alcance para poder cerrar rápidamente las investigaciones. La razón, le explican, es que el homicidio no es algo que pertenece al sistema que se busca instaurar en la Unión Soviética, así que la estrategia consiste en negar que existe un asesino o en atribuir los hechos a una influencia externa. En vez de reconocer el problema e intentar solucionarlo, el estado opta por ocultarlo.

En cierta manera, este elemento de la trama me hizo recordar la novela 2666 de Roberto Bolaño y la serie True Detective de Nic Pizzolatto. En ambas obras se utilizan unos asesinatos horrorosos para simbolizar un problema más profundo; las muertes son síntomas de una sociedad enferma y decadente, donde aspectos como la corrupción, la violencia y la injusticia impiden un desenlace completamente satisfactorio para los protagonistas. Se pueden resolver los asesinatos, o parte de ellos, pero en el fondo el problemas más grave persiste, lo que entrega un final agridulce. La investigación que emprende Leo lo lleva a descubrir los rincones más oscuros del régimen autoritario en el que vive. A diferencia de sus superiores y otros de sus compañeros, el personaje principal posee la capacidad para dejar de lado el fanatismo político y ver sus aspectos más problemáticos.

Sin embargo, y pese a que en términos teóricos la película cuenta con una estrategia interesante, es en la ejecución de sus ideas donde se notan sus mayores defectos. El guion, que estuvo a cargo de Richard Price, trata de desarrollar tantos elementos que pierde su foco de atención. Además de la trama sobre los asesinatos, la cinta nos muestra los problemas maritales de la pareja protagonista, la rivalidad entre Leo y un compañero de la agencia, la persecución a los disidentes soviéticos, la llegada al nuevo pueblo, y algunos aspectos sobre la vida del asesino. La dispersión narrativa, sumada a las más de dos horas de duración de Child 44, evita que el relato avance de una manera demasiado fluida.

La recepción que tuvo la cinta en Estados Unidos y el Reino Unido fue desastrosa, tanto en términos de taquilla como de la crítica. Uno de los aspectos atacados, además de las deficiencias narrativas, fue el acento ruso con el que hablan los personajes. Pese a que es algo que desconcentra, no creo que haya sido tan desastroso como señalan aquellos críticos, probablemente porque el inglés no es mi lengua materna y detalles como esos no tienen para mí el mismo peso que pudieron tener para ellos. A mi parecer, hay elementos positivos en la película que permiten rescatarla del menosprecio que sufrió, aunque dejando en claro que no estamos ante una obra extraordinaria.

Podemos notar las virtudes inherentes a una producción de esta envergadura, como un diseño de producción de gran nivel, que abarca el vestuario de los personajes, la dirección artística y los decorados. Pero también hay otras cuestiones a destacar como la atmósfera angustiante que se extiende a lo largo del metraje, tratando de transmitir la sensación de paranoia e inseguridad de la Guerra Fría. A esto se agregan las buenas actuaciones de Tom Hardy y Noomi Rapace en los roles principales, quienes le otorgan una carga emocional adicional a la historia. Es una lástima que el resto del elenco tenga una participación tan acotada, ya que está compuesto por nombres del calibre de Paddy Considine, Gary Oldman y Vincent Cassel.

En términos generales, el resultado final no es mejor que sus partes individuales, y hay elementos que parecen haber sido desaprovechados, pero Child 44 sigue siendo mejor de lo que ha sido pintada. Para muchas personas, el bajo porcentaje que tiene en Rotten Tomatoes será la razón suficiente para que se les quiten las ganar de ver la película. Es una obra irregular, es cierto, pero estoy seguro que parte importante de esos espectadores la habrían apreciado si se hubiesen atrevido a ver más allá de un simple número.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s