The Duke of Burgundy (2014)

The_Duke_of_Burgundy_posterLos primeros minutos de una película son fundamentales para capturar la atención del espectador y darle una muestra de la visión que se quiere transmitir. Así lo entiende la cinta The Duke of Burgundy, que utiliza las preconcepciones y la perspectiva del público para crear una memorable introducción. Durante sus primeras escenas seguimos a una joven llamada Evelyn (Chiara D’Anna), que viaja con su bicicleta hacia una casa ubicada en un pequeño pueblo. Allí es recibida por Cynthia (Sidse Babett Knudsen), una mujer madura que le indica con severidad los quehaceres que deberá realizar ese día. La relación entre ambas está marcada por una clara desigualdad de poder, quedando Evelyn a disposición del cruel trato de la dueña de casa, quien le reprocha todo lo que hace, llegando incluso a castigarla de una manera bastante denigrante.

Sin embargo, la película no tarda en explicar que la dinámica entre sus personajes no es exactamente lo que parece. La relación entre empleadora y sirvienta es, en realidad, parte de una ficción que ambas practican, la que se encuentra ligada al BDSM. No se dice de manera expresa cuánto tiempo lleva la relación sentimental de ambas, pero por la forma en que sus prácticas eróticas han sido pensadas, prestando una gran atención por los detalles, parece ser un vínculo que no es reciente. Y a diferencia de otras películas que tratan el tema del BDSM, como por ejemplo Fifty Shades of Grey (2015), la iniciativa dentro de las prácticas eróticas no es llevada por la parte “dominante”, sino que por la “sumisa”. Es Evelyn quien convence a Cynthia de probar cosas nuevas, y es ella quien controla la manera en que esta experiencia se desarrolla.

La perspectiva, por lo tanto, es uno de los aspectos fundamentales dentro de la cinta. Esto es resaltado a través de la repetición de varios momentos a lo largo del metraje, en una rutina donde los elementos superficiales se mantienen constantes, pero la manera en que se abordan va variando. Gracias a eso nos damos cuenta que Cynthia acepta participar en ese tipo de dinámicas más por el cariño que siente por Evelyn que por convicción propia. Su personaje, que es presentado como una mujer autoritaria, no es más que una fachada, una invención que su pareja necesita para lograr su propio placer. Detrás de esa máscara se esconde alguien sensible, que en ocasiones puede ser demasiado permisiva, lo que demuestra una inversión de los roles que buscan representar.

Por lo mismo, el foco de la cinta se encuentra en los aspectos sentimentales que rodean a la historia, y no en el erotismo de la relación de sus protagonistas, pese a que el sexo tiene un rol esencial dentro su vida de pareja. El director Peter Strickland es capaz de sugerir este último elemento recurriendo a alusiones indirectas, lo que permite que ni siquiera exista un plano donde las actrices se muestren completamente desnudas. Uno de los momentos más atrevidos que realizan Cynthia y Evelyn ocurre tras una puerta cerrada, donde es el sonido el que le indica al espectador lo que está ocurriendo. Aunque fue inspirada por el controversial género del sexploitation, The Duke of Burgundy opta por abordar este tipo de temáticas desde un lente distinto, centrándose en sus aspectos más complejos y profundos.

No estamos ante una película donde los aspectos narrativos tienen un gran predominio, optando Strickland más por la atmósfera y las sensaciones que se buscan transmitir. Debido a eso, se nota su interés por la creación del mundo donde está ambientada la historia. Se trata de un lugar casi irreal, separado del mundo que conocemos, guiado por sus propias reglas. La época en cuestión parece corresponder a los años 60 o 70, antes de la llegada de las herramientas digitales, pero el resto de los elementos presentes a lo largo de la cinta le otorgan un carácter casi atemporal al relato. La comunidad en la que viven las protagonistas está conformada exclusivamente por mujeres, todas quienes parecen dedicarse a la entomología, en un ambiente además donde ciertas prácticas eróticas se encuentran normalizadas. De vez en cuando somos testigos de secuencias oníricas que nos adentran en el subconsciente de Evelyn y Cynthia, revelando sus ansiedades y miedos.

La presencia de mariposas y polillas en la historia logra un potente resultado visual, especialmente en una escena que ocurre durante el último tercio de la película. Sin embargo, puede resultar difícil determinar con certeza cuál es el significado de estas criaturas en relación con lo que viven las protagonistas. ¿Hay un vínculo simbólico o es simplemente una decisión estilística del director? Como en toda obra artística, las interpretaciones pueden ser muy variadas, y esta no es la excepción. Personalmente creo que hay una relación que justifica la presencia de los insectos, considerando que la idea de cambio es uno de los puntos centrales de la cinta, lo que se encuentra reflejado por el ciclo vital de las polillas y las mariposas.

Si bien The Duke of Burgudy gira en torno a una práctica que es poco común dentro de nuestra sociedad, tiene el mérito de explorar cuestiones que son más generales, y que pueden ser reconocidas por cualquier espectador. El conflicto que se desenvuelve entre Evelyn y Cynthia dice relación con el compromiso, y la forma en que las relaciones de pareja nos llevan a aceptar ciertas cosas de la otra persona. La pregunta que se plantea consiste en determinar el límite de las concesiones que se pueden realizar dentro de una relación sentimental, y el equilibrio que debe existir entre ambos sujetos. En el caso de las protagonistas hay una clara diferencia en el compromiso que cada una tiene, llegando al extremo de que solo una de ellas parece estar soportando el sacrificio que una relación conlleva.

Gracias a las buenas actuaciones de Chiara D’Anna y Sidse Babett Knudsen, estas reflexiones se desarrollan no solo en una dimensión intelectual, sino también emotiva, ya que podemos entender lo que sienten sus personajes. Pese a lo particular que es esta historia, su núcleo apela a un mensaje universal: el amor y lo que éste representa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s