Plemya (2014)

Plemya-posterAmbientada en un internado para jóvenes sordos, la película ucraniana Plemya (The Tribe) es narrada de una forma bastante especial. Al comienzo de la cinta aparece un mensaje que nos explica que los personajes se comunican entre sí a través de lenguaje de señas, y que no existen subtítulos ni narración que nos traduzca lo que están diciendo. Se trata de un desafío narrativo muy complejo, ya que incluso las películas mudas de comienzos del siglo XX contaban con algunos textos que explicaban a grandes rasgos lo que estaba ocurriendo en la pantalla. Debido a la estrategia escogida por el director Myroslav Slaboshpytskiy, las palabras son reemplazadas por las imágenes, y el lenguaje cinematográfico pasa a ocupar el principal foco de atención.

No nos encontramos ante un truco como el que Michel Hazanavicius utilizó en The Artist (2011), esa cinta ganadora del Óscar que imitaba el aspecto de las películas mudas. La decisión de ocupar el lenguaje de señas no peca de artificiosa, y su objetivo es más profundo y no una simple anécdota. El principal efecto que se nota al ver la película es la inversión que se produce en el lugar que ocupan los personajes y los espectadores dentro de la sociedad. En el día a día, las personas sordas se encuentran en un entorno que les resulta ajeno, ya que el mundo está organizado pensando en quienes no poseen esa discapacidad. En la película, en cambio, la situación varía, ya que ahora son el resto de las personas quienes deben lidiar con este obstáculo comunicacional.

El resultado es una experiencia cautivante, a la que en un comienzo cuesta un poco acostumbrarse, pero que a la larga termina sintiéndose más natural. Es tan así, que cuando escuchamos a unos extras hablando en una escena del último tercio del metraje, resulta algo extraño, debido al tiempo que hemos pasado sin oír diálogos. La forma en que es contada la cinta nos obliga además a prestar mucha atención a lo que está ocurriendo en la pantalla, y nos pone en un rol activo al momento de descifrar qué ocurre entre los personajes. Pasamos así a ser intérpretes de las conversaciones, cuyos detalles pueden ir cambiando según la percepción que tenga cada espectador.

Además de la expresividad física que son capaces de demostrar los actores, tanto en sus rostros como en sus gestos, es necesario que la película recurra a otros elementos para transmitir lo que quiere decir. Es allí donde adquiere gran relevancia cómo el director utiliza la cámara, y qué cosas muestra con ella. Su estrategia consiste en estructurar las escenas con planos únicos, ininterrumpidos, de manera similar a lo que el cineasta sueco Roy Andersson ha hecho en sus últimos trabajos. Sin embargo, y a diferencia de aquellas películas, Slaboshpytskiy no ocupa una cámara estática que va captando lo que ocurre desde una sola posición, sino que la mueve de manera precisa y fluida, para guiarnos a través de las locaciones y mostrarnos lo que quiere.

Entendiendo que el lenguaje utilizado por los personajes no se limita solo a una parte de sus cuerpos, el director emplea mayoritariamente planos generales y medios a lo largo de sus escenas. Esto crea una sensación de distancia, que en algunas ocasiones resulta algo impersonal, pero también es capaz de entregar un efecto bastante potente. Es lo que ocurre en los momentos de violencia, donde la frialdad imperante resalta la crudeza de lo que está ocurriendo. Podemos notarlo sobre todo en la escena de un aborto, que sin necesidad de mostrar los detalles del procedimiento quirúrgico, provoca una impresión muy fuerte en el espectador.

La historia es protagonizada por Sergei (Grygoriy Fesenko), un adolescente sordo que llega a vivir al internado. Durante los primeros minutos lo vemos comunicarse con la directora de la institución y ser presentado en su primera clase, pero estos son los únicos momentos donde vemos el aspecto educativo de la escuela. El interés de la cinta se encuentra en lo que ocurre cuando los alumnos no están en clases, y cómo se relacionan entre sí. El protagonista no tarda en descubrir que sus compañeros están organizados en grupos que se dedican a varias actividades delictuales, como robos e incluso la prostitución. Al ser un recién llegado, sin contactos ni experiencia, Sergei decide integrarse a esta dinámica, ascendiendo poco a poco en la jerarquía que existe. Sin embargo, durante su camino se encontrará más de algún problema.

Como los personajes viven en un internado y se comunican a través de un lenguaje propio, se crea una separación del resto de la sociedad, lo que da como resultado un mundo propio, con sus propias reglas. De manera similar a la novela El señor de las moscas de William Golding, que narra la experiencia de un grupo de niños que llegan a una isla desierta, la cinta nos entrega una visión bastante desoladora acerca del ser humano y la manera en que se comporta con otras personas cuando las normas sociales ocupan un segundo plano. La violencia y la intimidación se convierten en las principales pautas de conducta, y al igual que el libro de Golding, las implicancias morales que se desenvuelven entre los personajes no caen en una simplificación del tipo blanco o negro.

Las interpretaciones pueden ser variadas, como lo demuestran las críticas que han comparado a la película con la situación que ha vivido Ucrania durante el último par de años (pese a que fue concebida y creada antes de esos sucesos). Lo que no se puede negar es que estamos ante una visión pesimista del mundo, el que es presentado como un lugar hostil, donde el triunfo del más fuerte es la regla fundamental. El protagonista se debate constantemente entre hacer lo correcto o seguir el comportamiento del resto, en un dilema cuyas consecuencias no están exentas de tragedia. La combinación precisa de sus elementos hace que Plemya sea una película que provoca y estimula al espectador, convirtiéndose así en una experiencia difícil de olvidar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s