Black Mass (2015)

Black_Mass-posterEn la película Public Enemies (2009), Johnny Depp dio vida al legendario ladrón de bancos John Dillinger. Este año el actor vuelve a interpretar a un famoso delincuente de la historia de Estados Unidos, Jimmy “Whitey” Bulger, en la cinta Black Mass (Pacto criminal), pero existe una diferencia elemental entre ambos personajes. Si bien los robos de Dillinger eran a mano armada, sus delitos se limitaron en gran parte al derecho de propiedad, siendo el único cargo por homicidio en su contra solo una acusación, ya que no llegó a ser condenado por él. Bulger, en cambio, ha sido responsable de una veintena de asesinatos, así como de extorsión y tráfico de drogas. Su carácter siniestro lo alejó de la figura de leyenda que tienen delincuentes como Dillinger, lo que también se nota en la manera en que ha sido retratado en esta película.

El abismo que separa a ambos personajes parece ser generacional; la forma de ver el mundo cambia según la época en que uno se encuentra. Es similar a lo que ocurre cuando se comparan cintas como The Godfather (1972) y Goodfellas (1990). Si durante la primera mitad del siglo XX el crimen organizado parecía ser manejado por una serie de formalidades y protocolos, la situación de las décadas siguientes pasó a ser más brutal, carente de este tipo de regulaciones. El homicidio deja de ser la última opción a considerar y se convierte en una herramienta común para los delincuentes. Esta visión sombría ya se encontraba presente en la anterior cinta del director Scott Cooper, Out of the Furnace (2013), una obra rescatable aunque algo desestimada por la crítica cuando fue estrenada.

Un aspecto interesante de Black Mass, y que permite diferenciarla de otras películas de gángsters, es que presenta una variación en la ya vista persecución del delincuente por parte de las autoridades. Bulger, que durante los años 70 era una importante figura criminal del sur de Boston, es contactado por el detective del FBI John Connolly (Joel Edgerton), quien le propone trabajar como su informante. El protagonista está absolutamente en contra de los soplones, y los castigos que aplica en tales casos son severos, pero ve en esta idea una oportunidad para sacar cierto provecho. El plan consiste en revelar información acerca de una banda rival, un grupo de italianos que controlan el norte de la ciudad, lo que le permitiría deshacerse de ellos y expandir su dominio. Connolly, por su parte, obtendría el arresto de esos delincuentes, y a cambio le permitiría a Bulger realizar sus actividades con relativa libertad, con la condición que no cometa asesinatos.

Se trata de un acuerdo bastante peculiar, donde los límites que separan a perseguidores de perseguidos se difuminan con el fin de obtener beneficios mutuos. Lo que inspira al detective Connolly a probar este plan es el hecho de que creció en el mismo barrio que Bulger, así que existe un vínculo que se remonta a la infancia de ambos, creando una especie de hermandad de origen entre ellos. La fuerza de las raíces ocupa un lugar privilegiado en la cinta, y el sentido de pertenencia al lugar donde crecieron define a sus personajes y los influye incluso años después. Esta idea es condensada en una efectiva frase: “Los chicos del sur pasamos de jugar a policías y ladrones en el parque a hacerlo de verdad en las calles. E igual que en el parque, no siempre era fácil saber quién era quién”.

Temas como ese, y la importancia de la lealtad, forman parte esencial de una historia como la contada, aunque desafortunadamente no llegan a ser explorados con la detención que requieren. La trama de la cinta se extiende por más de dos décadas, pero en términos narrativos ese paso del tiempo no se siente, pareciendo más unos cuantos meses. El objetivo de contar estos hechos de manera fidedigna termina comprimiéndolos, sin dejar espacio para prestar atención a cuestiones más sutiles. Ese es uno de los riesgos de hacer películas basadas en historiales reales, ya que no siempre la manera en que sucedieron las cosas va a coincidir con las necesidades narrativas de una obra de arte. Existen aspectos como el ritmo, la fluidez y la cohesión que también deben ser tomados en cuenta.

Lo que si funciona de la película es la atmósfera que intenta crear. La ciudad de Boston es mostrada como un lugar frío, decadente, que sirve como el escenario propicio para los crímenes de Bulger y su grupo. La fotografía a cargo de Masanobu Takayanagi no solo se preocupa de resaltar las calles de este lugar, sino también los rostros de los personajes que las transitan. La cinta comienza con un primer plano de Kevin Weeks (Jesse Plemons), uno de los subalternos del protagonista, en una imagen que captura con gran detalle los rasgos faciales, las arrugas e imperfecciones de la piel de alguien que no ha tenido una vida fácil. Esto se repite a lo largo de la cinta en varios personajes. No se trata de una relación causal como la que postuló el criminólogo italiano Cesare Lombroso, quien decía que las características fisiológicas servían como antecedente para reconocer a los delincuentes. Lo que se intenta decir, de manera simbólica, es cómo las acciones que comete alguien tienen efectos en su propia persona.

De manera coherente con esto, la apariencia de Bulger ocupa un lugar importante en Black Mass. Resulta sorpresivo ver por primera vez a Johnny Depp con el maquillaje y las prótesis que usa durante la película, pero a la larga uno se acostumbra. El actor aprovecha estos elementos para crear un personaje intimidante, difícil de descifrar, cuyos ojos parecen atravesar a las personas que mira, lo que le da un aire vampiresco. El resto del elenco está conformado por un importante grupo de actores, entre ellos Benedict Cumberbatch, Kevin Bacon, Joel Edgerton, Dakota Johnson, Peter Sarsgaard, Rory Cochrane, Julianne Nicholson y Juno Temple, quienes hacen un buen trabajo. Sin embargo, la cinta claramente es una oportunidad para que sea Depp el que brille, transformándose en un proyecto que viene a corregir la preocupante tendencia que tenía recientemente su carrera.

Aunque la cinta incluye momentos más íntimos en la vida de Bulger, donde vemos la relación que tiene con su madre, su hermano y su hijo, no es mucho lo que descubrimos de él como persona. Estos intentos por transformarlo en un personaje “complejo” no son suficientes para borrar la visión más bien unidimensional que proyecta, donde su actuar violento es tan difícil de predecir como de explicar. El principal punto de apoyo que tenemos como espectadores es el personaje de John Connolly, quien está más cerca de la noción de persona que de monstruo, a diferencia del protagonista. Sin embargo, la película tampoco se adentra demasiado en lo que el detective siente durante las difíciles situaciones que debe enfrentar. Hay destellos de la lealtad que siente por el barrio donde creció, las ansias que tiene de ascender profesionalmente dentro del FBI, el materialismo que demuestra cuando su relación con Bulger le otorga beneficios económicos, o la preocupación cuando todo está a punto de ser descubierto, pero no son suficientes para crear una conexión emocional fuerte con la audiencia.

Black Mass es una buena película, tiene algunos aspectos interesantes que evitan que se transforme en una cinta genérica de gángsters, y cuenta con un envidiable grupo de actores, pero sus defectos no pueden ser pasados por alto. El anhelo por incorporar todos los elementos que forman parte de la historia real de Bulger termina afectando su efectividad narrativa, debido a un número de personajes y sucesos que no permiten un desarrollo más detenido de lo que se está tratando de decir. Quizás lo mejor habría sido centrarse en algunos aspectos específicos de la historia, ya que una cinta de dos horas no es suficiente para tratarlos todos, o simplemente haber hecho una miniserie de televisión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s