The Gift (2015)

The_Gift-posterLos casos de actores que deciden pasar a la dirección de películas son muchos, pero no todos logran hacer esa transición de manera satisfactoria. Generalmente, sus largometrajes debut se centran en el aspecto que mejor conocen, así que las interpretaciones pasan a ocupar el foco central de la cinta. Pero existen casos donde la ambición es mayor, donde otros aspectos son considerados, como ocurre con The Gift, de Joel Edgerton. Al pertenecer a un género como el thriller, esta película requiere más que actuaciones buenas para cumplir su objetivo, y eso es algo que su director comprende, ya que tanto su guion como la atmósfera creada contribuyen a crear una historia sólida, que capta la atención del espectador.

Simon (Jason Bateman) y Robyn Callum (Rebecca Hall) son un matrimonio que acaba de mudarse desde Chicago a Los Ángeles. Tras un infructuoso intento por ser padres, la pareja ha decidido cambiar sus aires, guiados por mejores condiciones laborales. Mientras están en una tienda, los personajes se encuentran con un hombre llamado Gordon Mosley (Joel Edgerton), quien había sido compañero de colegio de Simon. La interacción inicial entre ambos resulta incómoda, debido a las dificultades que Gordon demuestra en situaciones sociales, y termina con una vaga promesa de juntarse nuevamente para ponerse al día. El enigmático hombre se toma muy en serio esta propuesta, y durante los días siguientes sorprende al matrimonio con regalos y visitas inesperadas a su nueva casa. Pese a que sus acciones no resultan peligrosas, y a que Robyn se muestra genuinamente halagada, la insistencia que demuestra Gordon por ser amigo del matrimonio alarma a Simon, quien cree que está escondiendo algo.

Las sospechas también brotan entre la audiencia, ya que efectivamente el comportamiento de Gordon parece indicar algo más siniestro. Como solo se trata de inofensivas muestras de consideración, Simon no puede recurrir a medidas drásticas como acudir a la policía, así que debe limitarse a esperar, para descubrir hacia dónde quiere llegar esta persona. La tensión se va apoderando de la película poco a poco, levantando una sensación de inseguridad, debido a la anticipación de que ocurrirá algo grave. El director demuestra un buen manejo de las convenciones del género, y por lo mismo la aparición de un par de jump scares innecesarios crea una breve decepción, ya que es una estrategia que está más ligada a las películas de terror baratas que a un thriller de calidad. Afortunadamente, se trata solo unos pequeños traspiés que no afectan el trabajo general de Edgerton, quien sabe lo que está haciendo.

Se nota en su dirección un conocimiento de la importancia que tienen los elementos visuales al momento de contar historias en el cine. La propia casa donde vive el matrimonio protagonista sirve como ejemplo de esto, ya que posee una arquitectura moderna, con una gran cantidad de ventanas, lo que enfatiza el carácter voyerista de la amenaza a la que se enfrentan. Durante el día la vista del paisaje es una belleza, pero en la noche, cuando las luces están encendidas, funciona al revés, y quienes están en el interior de la casa pasan a convertirse en los observados. La fotografía a cargo de Eduard Grau aprovecha también los movimientos de la cámara a través de las habitaciones y pasillos para crear una presencia invisible pero peligrosa. Además de tener claras las convenciones del género, Edgerton se las ingenia para jugar con ellas y dar forma a un relato que no se conforma con lo básico, sino que busca dar un paso más allá.

Con una premisa como esta, habría sido fácil recurrir a la historia del psicópata que asecha a la familia ejemplar, convirtiendo esto en una relación simplemente unidireccional, pero durante el segundo tercio del metraje se van introduciendo algunos datos que nos ayudan a ver la situación desde una perspectiva más amplia. El interés que demuestra Gordon no es arbitrario, sino que obedece a algo que ocurrió años atrás. Cuando descubrimos de qué se trata, los roles que encarnan los personajes se intercambian, ya que por fin podemos ver lo que estaban escondiendo. Aunque la manera en que esta información es revelada podría haber sido mejor, la idea en si es fascinante, y les otorga mayor profundidad a los protagonistas.

Algo que ayuda a esto son las actuaciones del trío de personajes. Jason Bateman, que se ha caracterizado por una carrera más ligada a la comedia, es capaz de entregar mayores matices como Simon, transformándose en el personaje más complejo de la cinta. Edgerton, por su parte, toma una buena decisión al momento de interpretar a Gordon, alejándose de los estereotipos psicopáticos que pueblan este tipo de relatos, y adoptando una visión más discreta y creíble. El personaje de Rebecca Hall se encuentra al medio del conflicto, y por lo tanto se transforma en el punto de vista más cercano al del propio espectador. Si bien Robyn no tiene tantas capas como los otros dos, encarna un rol necesario, ya que constituye un punto de apoyo para la audiencia.

A medida que los secretos van saliendo a la luz, la narración se va arrinconando y debe hacer algo para salir airosa, en un clímax que resulte apropiado. La estrategia escogida es un giro de tuerca algo rebuscado, similar a los que estuvieron tan de moda en los thrillers noventeros, pero su impacto es tal que sirve para dejar de lado los cuestionamientos lógicos (al menos momentáneamente). El mayor mérito de lo que ocurre durante los minutos finales es que resulta coherente con el hecho que lo origina, siendo una especie de golpe psicológico, donde el daño se produce de manera indirecta, a través de la duda. El terror que produce se basa en la incertidumbre, en la posibilidad de que efectivamente haya ocurrido, lo que es bastante ingenioso.

Sin ser un gran exponente del género, The Gift cumple con su cometido y se transforma en un buen debut para Joel Edgerton como director. Esta obra demuestra que conoce las reglas del género al que pertenece, y es capaz de jugar lo suficiente con ellas para crear algo relativamente novedoso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s