The Lobster (2015)

The_Lobster-posterCuando una película está ambientada en un mundo distópico, cuyas reglas son distintas al nuestro, hay algunos requisitos que debe cumplir para que el resultado funcione. En primer lugar, los principios que rigen a ese universo deben ser comprensibles por el espectador y deben tener la suficiente lógica interna para que no las cuestionemos demasiado. Además de eso, su estructura debe tener ciertos elementos familiares que podamos asimilar a nuestro propio entorno, con el fin de que haya un vínculo de identificación con lo que está ocurriendo en la pantalla. Todo esto se cumple en la cinta The Lobster, el primer trabajo que el director griego Yorgos Lanthimos ha hecho en inglés y con actores conocidos, la que entrega unas interesantes reflexiones acerca de nuestra sociedad.

El protagonista de la historia es David (Colin Farrell), quien tras separarse de su esposa se registra junto a su perro en un hotel que está en una zona rural. Lo que en un comienzo parece una simple estadía voluntaria, posteriormente es revelada como una obligación con inquietantes consecuencias. En el mundo donde está ambientada la película, las personas solteras deben ir a ese tipo de hoteles y encontrar una pareja dentro del plazo de 45 días, de lo contrario serán convertidas en algún animal de su elección; de hecho, el perro que acompaña al protagonista es en realidad su hermano, que estuvo en el hotel tiempo atrás. Los administradores del hotel siguen un estricto código de conducta y tratan de adoctrinar constantemente a sus huéspedes para que entiendan las ventajas de vivir en pareja.

A pesar de lo extraña de su premisa, la cinta logra mantener un tono aterrizado que hace toda esta situación plausible dentro de los límites de la obra. Hay un claro parecido con la apariencia del mundo en el que vivimos actualmente, al que se le han hecho algunos cambios muy específicos. Su atención a los detalles cotidianos la asemejan a Her (2013), de Spike Jonze, con la que comparte además un protagonista hombre, solitario y melancólico con bigote. Pero es difícil hablar de esta película como ciencia ficción, ya que los detalles en torno a la transformación de las personas en animales no son explicados, lo que la acerca más a los terrenos de la fantasía. Como en La metamorfosis de Franz Kafka, las razones de ese elemento de la historia no son tan importantes como su significado, ya que posee un evidente objetivo simbólico.

Aprovechando el particular marco de su historia, Lanthimos juega con la sátira, ya que lo que vemos en la película es básicamente una exageración de algo que ocurre en nuestro entorno. La excesiva importancia que se le da al hecho de tener una pareja, algo que es potenciado por la publicidad e incluso el arte, es ridiculizada en The Lobster, en cuyo universo los solteros son vistos como parias. Es tal el deseo de que las personas se mantengan juntas en aquella sociedad, que se llega al extremo de que los hijos son representados como simples herramientas que tienden a ese fin. La forma en que se hacen resaltar los aspectos absurdos de esta y otras creencias hace recordar a la serie británica Black Mirror, que también ocupa un hipotético futuro cercano para comentar acerca de lo que ocurre en el presente.

Otro de los aspectos criticados por la película es la manera en que se forman las parejas, ya que en una cultura donde lo superficial se ha convertido en lo más valioso, se recurre a las meras coincidencias para saber si estamos ante nuestra alma gemela. De esta manera, los personajes de la cinta son guiados por sus “características definitorias” para determinar quién es su compañero ideal. El protagonista, que es miope, tiende a escoger a ese tipo de personas, y lo mismo ocurre con los residentes que cecean o que tienen un bonito pelo. Es tal la importancia de estos factores, que uno de los personajes (Ben Whishaw) inventa que sufre de repentinas hemorragias nasales para llamar la atención de una de los huéspedes (Jessica Barden), y la relación que se forma entre ellos gira en torno a esa característica.

La cinta tampoco presenta a los detractores del sistema de forma positiva. Aquellos que logran escapar de esta estructura se van a vivir al bosque, alejados del resto de la civilización. Los miembros de este grupo, que son apodados “solitarios”, son liderados por una mujer (Léa Seydoux) tan inflexible como las personas que resguardan el status quo. Quienes se unen a este grupo no pueden interactuar de manera romántica con ninguna de las demás personas o de lo contrario sufrirán un cruel castigo. Esto complica sobre todo al protagonista, quien al unirse a ellos conoce a una mujer miope (Rachel Weisz) con quien va formando una relación sentimental. Como el riesgo de ser descubiertos es demasiado grande, deben crear un lenguaje de señas para que nadie se entere del contenido de sus conversaciones.

Uno de los grandes méritos de The Lobster es su atmósfera, que logra darle una identidad propia al mundo en el que está ambientada la historia. Esto es muy importante ya que le otorga una cuota de autenticidad a lo que vemos en pantalla, haciendo que todos sus elementos se sientan parte de un mismo universo. La fotografía a cargo de Thimios Bakatakis crea una apariencia opresiva, acentuando el hecho de que estamos viendo un mundo hermético, regido por sus propias reglas. Esta sensación inquietante se ve complementada por la banda sonora, que está compuesta de canciones preexistentes de artistas como Beethoven y Stravinsky. El diseño de vestuario también contribuye a esta idea de foraneidad, ya que en el hotel los residentes deben ocupar la misma ropa, lo que disminuye la identidad propia de cada personaje. Hasta las actuaciones resultan extravagantes, al poseer un grado de artificialidad que las diferencia de lo que uno está acostumbrado a ver en el resto de las películas.

Yorgos Lanthimos es consciente de los elementos peculiares de su cinta y en vez de tratar de esconderlos los celebra. El tono de la obra es tan singular como el mundo creado por el director, combinando diversas emociones a lo largo del metraje, creando a veces una mezcla que es difícil de definir. Hay momentos donde el humor negro es evidente, tanto así que una de las escenas más chistosas del metraje muestra a Colin Farrell pegándole a una niña. Pero también se recurre a situaciones muy sombrías, como aquella que lleva al protagonista a abandonar el hotel. Entre medio se encuentran unas secuencias donde el espectador no tiene muy claro si debe reír, alarmarse o entristecerse, lo que refleja la especial voz del director. Es alentador ver a cineastas que poseen un estilo tan propio y que se atreven a seguir fórmulas poco convencionales.

Esa fascinación que se transmite durante la primera mitad de la cinta, de conocer cómo funciona su mundo y descubrir qué posibilidades tiene, se va diluyendo una vez que David llega al bosque. El efecto no debe confundirse con una caída en la calidad de la obra, sino que en un cambio de foco, ya que la atención pasa a centrarse en el peso emocional de la historia más que en la intriga que genera. Es una vez que el protagonista escapa de las reglas del hotel que lo obligaban a encontrar una pareja, que finalmente conoce a alguien que le interesa. The Lobster es una película que habla sobre el romance, y lo hace desde una perspectiva propia. Critica, por ejemplo, la rigidez de las convenciones sociales que obligan a las personas a actuar de una determinada manera, pero no desconoce las dudas que rodean a la relación entre el protagonista y la mujer miope. ¿Es un vínculo genuino o está contaminado por la influencia de la sociedad a la que pertenecen?

Creo que la obra es, en última instancia, optimista en torno a la existencia del amor, pero prefiere omitir las respuestas sobre su naturaleza y alcance. La forma poco tradicional en que aborda estos temas la convierte en una de esas películas románticas que escapan de la norma, como Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004) o Blue Valentine (2010).

Anuncios

Un pensamiento en “The Lobster (2015)

  1. Pingback: Las mejores películas de 2016 – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s