Mustang (2015)

Mustang-posterLa trama de la película Mustang se pone en movimiento a raíz de un simple juego entre adolescentes. Aprovechando que acaban de salir de vacaciones y el clima es agradable, cinco hermanas turcas –Sonay (Ilayda Akdogan), Selma (Tugba Sunguroglu), Ece (Elit Iscan), Nur (Doga Doguslu) y Lale (Günes Sensoy)- van a la playa después de clases para jugar junto a unos compañeros de colegio. Lo que parece una inocente actividad en el mar no es tomada de la misma manera por el resto de los habitantes del pueblo, y los rumores de que las jóvenes estaban involucradas en actos obscenos llegan rápidamente a oídos de su abuela (Nihal Koldas), quien no solo las castiga, sino que decide obligarlas a seguir un camino alejadas de lo impúdico.

Después de deshacerse de todas las cosas que puedan servir como mala influencia, como el maquillaje y el computador, la abuela restringe la libertad de sus nietas hasta el punto de convertir su casa en una verdadera prisión, con rejas en las ventanas incluidas. A continuación las adolescentes son instruidas en toda clase de conocimientos que las convertirán en amas de casa ejemplares, y una a una serán ofrecidas como esposas a posibles pretendientes. Cuestiones como el tipo de ropa que usan o el hecho de que sean vírgenes se convierten en temas de gran importancia, y el grado de autonomía que las adolescentes poseen disminuye de manera drástica. Las rígidas reglas que les impone su cultura chocan con el espíritu libre de las protagonistas, que prefieren explorar por su propia cuenta los cambios corporales y emocionales que están experimentando.

Aunque el conflicto presentado resulta claro, la cinta no cae en una simplificación excesiva al momento de diferenciar cada postura, permitiendo algunos interesantes matices. La creencia de que las tradiciones esgrimidas por la familia de las protagonistas se justifican al mantener la pureza de las jóvenes, por ejemplo, es en realidad todo lo contrario, ya que obligarlas a pensar en el matrimonio desde tan corta edad las está sexualizando, especialmente cuando son presentadas casi como objetos a las familias de los futuros maridos. Otro punto llamativo es el rol de las mujeres mayores que forman parte de esa cultura, ya que si bien ayudan a perpetuar una forma de pensar que las deja en una posición de desigualdad respecto de los hombres, de vez en cuando vemos algunas muestras de solidaridad de género hacia las jóvenes, lo que evita verlas como simples villanas de la historia.

El choque que se produce entre el pensamiento occidental y el fundamentalismo religioso hace recordar a la cinta animada Persepolis (2007), que narra la vida de una mujer que pasó su infancia en Irán durante la revolución islámica. En ambas obras, la dicotomía se encuentra inspirada por la experiencia de las propias autoras, cuyas vidas también se vieron divididas entre dos mundos. Deniz Gamze Ergüven, la directora de Mustang, nació en Turquía y fue testigo de cómo las normas culturales restringían el actuar espontáneo de las mujeres, lo que fue más evidente una vez que se trasladó a Francia. El carácter multicultural de la cineasta se refleja también en su creación, dado que la cinta es una coproducción francesa-turca-alemana, y pese a estar ambientada en Turquía y hablada en ese idioma, Francia la escogió para que la representara en los premios Óscar, donde fue nominada en la categoría de mejor película extranjera.

La opresión que afecta a las protagonistas no se encuentra tan extendida como en Persepolis, donde era todo el país el que estaba bajo el control de los fundamentalistas. En este caso las barreras dependen de sectores sociales o de zonas geográficas más acotadas. Así, la ciudad más poblada de la nación, Estambul, es vista como una especie de tierra prometida por las jóvenes, como una urbe cosmopolita que funciona como contrapunto del pueblo en el que viven. Además, y a pesar de que la historia narrada incorpora elementos propios de la cultura turca, la idea de un dogma utilizado para controlar la vida incluso de aquellos que no comparten esas creencias se puede extender a otros lugares del planeta e incluso a otras situaciones donde el género femenino se ve dominado.

Durante las primeras escenas, las protagonistas son presentadas de manera colectiva, como un conjunto inseparable, cuyos miembros son difíciles de distinguir entre sí. Esto va cambiando a medida que la película avanza, ya que cada una de las hermanas reacciona de manera diferente ante el problema que están enfrentando. Salvo un par de casos donde la caracterización no es tan clara, a la larga cada una de las adolescentes termina adquiriendo una personalidad distintiva y un destino propio. De las cinco, quien tiene un mayor protagonismo es Lale, la menor, cuya impulsividad la lleva a desafiar las injusticias que ocurren a su alrededor en vez de sufrirlas en silencio.

Como la historia es contada desde su perspectiva, esto permite que la película adquiera un tono particular. En términos visuales, la cinta apunta a una apariencia realista, pero sin caer en ese aspecto deslavado y desmoralizante que existe a veces en el cine arte contemporáneo, siendo capaz de crear una belleza sutil. En las primeras escenas, y coincidiendo con la personalidad despreocupada de las hermanas, se nota una atmósfera alegre, desenvuelto, la que es acentuada con el tipo de iluminación ocupada. Cuando van ocurriendo los momentos más dramáticos, la imagen se vuelve más sombría, y el ánimo de las protagonistas se va apagando. A pesar de que se narran algunas situaciones crudas, la película no recurre a un efectismo barato, conservando una admirable dignidad.

La principal razón de que Mustang no caiga en lo deprimente pese a las tragedias que cuenta se debe a la energía que transmite Lale, a su constante cuestionamiento que la lleva a adoptar una posición activa ante lo que ocurre. En vez de aceptar el destino que le impone su cultura, prefiere buscar una alternativa y lucha contra esa opresión. Su actitud crea un rayo de esperanza entre tanta oscuridad, llevándonos inevitablemente a estar de su parte y a desear que triunfe. La cinta, por lo tanto, no se conforma solo con mostrarnos un problema, sino que además resalta los esfuerzos por superarlo.

Anuncios

Un pensamiento en “Mustang (2015)

  1. Pingback: Las mejores películas de 2016 – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s