10 Cloverfield Lane (2016)

10_Cloverfield_Lane-posterEsta película parece haber aparecido de la nada. Algunos meses atrás, no teníamos idea de que 10 Cloverfield Lane (Avenida Cloverfield 10) siquiera existía, ya que su producción se mantuvo en estricto silencio, ocupando el nombre falso de “Valencia” para despistar. Incluso cuando apareció el primer tráiler se revelaron pocos detalles acerca de su trama, y hasta el nombre del director entregaba escasa información ya que se trata de su primer largometraje. Con ese tipo de estrategia publicitaria, no resulta extraño que la cinta haya sido producida por la empresa Bad Robot, que se ha caracterizado por el misterio que rodea a sus proyectos, prefiriendo generar curiosidad en vez de recurrir a la sobreexposición.

El único elemento familiar se encuentra en el título, ya que hace referencia a otra obra del estudio. Cloverfield (2008) de Matt Reeves fue una película del género kaiju filmada con la técnica del metraje encontrado (found footage), la que tuvo una campaña de publicidad que también se basó en anuncios virales y en aumentar las incógnitas en torno al producto final. Sin embargo, no estamos precisamente ante una secuela directa de aquella cinta, sino que a una especie de “sucesora espiritual”, en la que son elementos más intangibles como la atmósfera y el tono los que se mantienen, prescindiendo de una continuidad de personajes e historia. El director se ha referido a la relación que existe entre ambas obras como una antología, al estilo de The Twilight Zone, donde los episodios estaban unidos por un lazo más sutil. Esta conexión de carácter difuso se nota en el hecho de que el título no fue escogido con demasiada anticipación, sino que fue definido poco antes de estrenar el primer material promocional.

Su título original, The Cellar (literalmente “el sótano”), era menos llamativo, pero su vínculo con la trama es más evidente. Es en ese lugar donde transcurre la mayor parte de la película, en un refugio subterráneo que está aislado del mundo exterior y está equipado para poder vivir dentro de él durante un largo tiempo. Es allí donde la protagonista, Michelle (Mary Elizabeth Winstead), despierta horas después de sufrir un accidente automovilístico. Quien la lleva a ese lugar es Howard (John Goodman), un hombre conspiranoico que construyó el búnker como mecanismo de defensa ante algún posible ataque. Hay un tercer huésped, llamado Emmett (John Gallagher Jr.), que ayudó a construir el lugar y a diferencia de Michelle no fue llevado al refugio sino que decidió quedarse voluntariamente dentro de él. Howard le explica a la joven que la llevó al búnker para protegerla, ya que el país ha sido atacado con un arma de enorme poder, contaminando la atmósfera, por lo que exponerse  a la intemperie puede ser fatal.

Como la historia es contada desde la perspectiva de Michelle, los espectadores compartimos su conocimiento limitado de la situación. Durante los primeros momentos en el búnker, lo único que sabemos acerca de lo que ocurrió es lo que Howard y Emmett le dicen a la protagonista. La película es cuidadosa en relación a cuánta información revela y de qué manera lo hace, con el objetivo de mantener a la audiencia preguntándose constantemente qué es verdadero y qué no. Desde las circunstancias que rodean al accidente automovilístico, hasta la naturaleza del supuesto ataque que sufrió el planeta, pasando por la historia del propio Howard, es esta profunda incertidumbre la que alimenta el relato y mantiene nuestro interés.

La atención por la manera en que es entregada la información también se expresa en los aspectos más técnicos de la cinta. A través de un uso de la cámara que recuerda lo que hizo Alfred Hitchcock al comienzo de Rear Window (1954), la película nos muestra algunos detalles acerca de la vida de la protagonista durante los primeros minutos del metraje sin necesidad de decir un solo diálogo. El director Dan Trachtenberg entiende que el cine es un medio visual, así que aprovecha ese aspecto de la obra para contar su historia. Como gran parte del relato ocurre en una locación tan restringida, 10 Cloverfield Lane hace un buen trabajo trazando la espacialidad del lugar, para que entendamos dónde se encuentra cada rincón del búnker y cómo se conectan sus habitaciones. El refugio en el que se encuentran los personajes no es solo un escenario donde ocurren las situaciones, sino que es parte fundamental de la trama, lo que evita que se caiga en la monotonía de estar siempre en un mismo lugar.

A eso también contribuye la manera en que están construidos los personajes. El guion les da el tiempo suficiente para que se vayan desarrollando a lo largo del metraje -teniendo Michelle un claro arco desde el principio hasta el final-, lo que sumado a la buena labor de los actores permite una efectiva interacción entre el trío protagonista. De ellos, es John Goodman quien destaca más, debido a una interpretación magnética e intimidante. Son pocas las veces que vemos al actor en roles atemorizantes, pero cuando ocurre, como en Barton Fink (1991), el resultado es de primer nivel. En el caso de Mary Elizabeth Winstead, su personaje no se limita a ser una damisela en apuros, sino que es mucho más proactiva, cuestionando constantemente lo que ocurre e intentando encontrar alguna solución.

Aunque 10 Cloverfield Lane es predominantemente un thriller, y maneja muy bien la tensión que va creando, también es capaz de trabajar con otros tipos de tonos. La película se da el gusto de reducir la velocidad del relato para crear escenas más íntimas entre los personajes, agregando así un componente más dramático a la obra. Incluso hay secuencias donde se opta por el humor, lo que permite liberar la tensión que se ha ido acumulando y dejar a la audiencia desprevenida para lo que ocurrirá después. Los cambios de tono que ocurren a lo largo de la cinta se van alternando de manera fluida, complementándose entre sí. El ritmo pausado que ocupa la obra en algunos pasajes puede no ser del gusto de todos los espectadores, pero creo que eso es suplido por una muy admirable habilidad artística de sus realizadores.

El cambio más grande dentro de la película se produce durante sus últimos minutos, con un final que probablemente se convertirá en el gran punto de discordia entre la audiencia. [SPOILERS] Si en el resto del metraje se optó por un estilo aterrizado, centrado más en lo realista que en lo fantástico, las últimas escenas optan por una estrategia más estridente, alejándose de las sutilezas. Lo que no me terminó de convencer con el final no fue la elección que se hizo, sino la forma en que fue ejecutada. Ya sea que se hubiese preferido el camino de tratar el ataque como un simple invento, privilegiando la ironía y el humor negro de la situación, o el de tratarlo como algo real, cualquiera de las dos soluciones podría haber sido satisfactoria. Personalmente, considero que un desenlace más sobrio, como el de The Mist (2007), que encuentra un equilibrio preciso entre mostrar y sugerir, dejando una importante cuota de incertidumbre, habría sido más adecuado.

En el caso de esta película, no solo se opta por mostrar, sino que además se recalca lo que se muestra. Lo que podría haber sido un final potente para la cinta, es alargado para incorporar unas secuencias de acción que están de más, lo que disminuye el efecto que se buscaba. Saber si estas escenas fueron incluidas como una manera de relacionarla más con Cloverfield no es tan fácil, ya que la versión oficial que el director ha explicado en las entrevistas es que éstas ya formaban parte del guion cuando él se integró al proyecto. Lo que sí se puede decir es que el resultado logrado, si bien es osado, crea un contraste tan grande con el resto de la obra que puede descolocar a algunas personas. [FIN DE SPOILERS]

No creo que el final sea malo, pero si evita que la obra alcance los niveles de grandeza que estaba prometiendo en los minutos previos. De todas maneras, es un buen exponente del género del thriller y está inteligentemente construida. Si bien la presencia de la palabra “Cloverfield” en su título parece obedecer más a razones publicitarias que artísticas, por lo menos ha permitido que más personas vean esta película, algo que merece.

Anuncios

Un pensamiento en “10 Cloverfield Lane (2016)

  1. Pingback: Split (2016) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s