Zootopia (2016)

Zootopia-posterSi en The Good Dinosaur (2015) la historia transcurría en un universo paralelo donde los dinosaurios nunca se extinguieron y alcanzaron a coexistir con el ser humano, la película animada Zootopia da un paso más allá y nos muestra un mundo en el que las personas no existen, por lo que el resto de los animales han pasado a ocupar nuestro lugar. De esta manera, los animales han logrado dejar de lado sus instintos salvajes y han evolucionado al punto de construir una compleja civilización similar a la de nosotros, donde diversas especies viven juntas, con automóviles, un lenguaje común, distintos trabajos y hasta un sistema político que los gobierna.

No es la primera vez que el estudio de Disney recurre a animales antropomórficos para sus obras –su personaje más conocido es un ratón que habla-, pero en esta ocasión se le da una mayor importancia a la forma en que todo este sistema funciona. En una sociedad donde depredadores y presas deben interactuar constantemente, es necesario un equilibrio que mantenga a raya ese impulso de atacarse mutuamente. Como si se tratase de una versión familiar del pensamiento del filósofo Thomas Hobbes, la cinta retrata a la civilización como una manera de controlar la enemistad natural que existe entre sus miembros. Sin embargo, y pese a ese orden que se ha alcanzado, se trata de una armonía frágil, donde las diferencias todavía se notan.

La protagonista de la película es Judy Hopps (Ginnifer Goodwin), una decidida coneja que siempre ha soñado con convertirse en policía. A pesar de las dudas de su familia y el hecho de que nunca ha existido una coneja policía, Judy logra graduarse con honores de la academia y es asignada para trabajar en Zootopia, una enorme metrópolis donde viven miles de animales en diferentes hábitats. No será fácil para el personaje adaptarse a este nuevo ambiente, ya que mientras el resto de sus compañeros son asignados a investigaciones importantes, su jefe la relega a la tarea de repartir multas de tránsito. Sin embargo, su insistencia le da la oportunidad de seguirle la pista al caso de una nutria desaparecida, debiendo aliarse con un tramposo zorro llamado Nick Wilde (Jason Bateman) para intentar descubrir su paradero.

Cuando Judy llega por primera vez a la ciudad, la audiencia comparte su asombro debido a la escala y el nivel de detalle que hay en cada imagen. Un estudio con el tamaño y la experiencia de Disney es capaz de sobresalir en cada uno de los aspectos técnicos de sus películas, como el diseño de personajes, la fluidez de la animación o las texturas utilizadas, por lo que estos elementos se dan habitualmente por sentados, pero nunca está de más reconocer el nivel de creatividad que son capaces de alcanzar sus artistas, lo que se nota sobre todo en esta cinta. Los animadores toman en cuenta la gran variedad de especies de animales que viven en Zootopia al momento de imaginar su funcionamiento, jugando con parámetros como el tamaño de sus ciudadanos o los diferentes hábitats que necesitan. La construcción del mundo en el que está ambientada la historia es colorida e ingeniosa, capturando nuestra atención desde el primer momento.

El relato combina una serie de fórmulas familiares, como la historia del personaje que se muda del campo a la ciudad, la particular relación entre dos individuos que tienen personalidades opuestas pero que aprenden a trabajar juntos, una investigación policial e incluso muestras de intriga política. Todas esas piezas se combinan de tal manera que crean una historia entretenida, con buenas dosis de humor y protagonistas que generan empatía en el espectador. Haber visto la película en inglés me hizo apreciar más el trabajo de los actores originales que prestaron sus voces para los personajes, especialmente Jason Bateman, cuyo tono sarcástico queda muy bien reflejado en el carácter de Nick. A pesar de ser un tipo de historia que se ha visto múltiples veces, la relación entre él y Judy resulta creíble, convirtiéndose en la columna vertebral de la obra.

Además de todo eso, Zootopia posee un interesante subtexto. Debido a la especie a la que pertenece, el viaje de Judy se ve obstaculizado por una serie de prejuicios respecto de qué puede y no puede hacer. La protagonista se convierte en la primera coneja policía de la ciudad, debiendo trabajar junto a animales de mayor tamaño, como elefantes o rinocerontes, quienes subestiman su capacidad. Algo similar ocurre con Nick, quien es reducido a un perfil determinado por el hecho de ser un zorro. La película ocupa los grupos que existen dentro de ese mundo animado para tratar cuestiones que son de gran relevancia en el nuestro, como las relaciones raciales, la inmigración, las dinámicas de género y la desigualdad social. El mensaje que busca transmitir apela a la inclusión, a crear un ambiente que considere nuestras diferencias para poder aprender a vivir juntos.

Sin embargo, hay que considerar que las relaciones que existen entre las diferentes especies animales no son una analogía exacta de la situación que se produce entre diversos grupos de personas. La armonía que se creó en Zootopia se basa en una inhibición de necesidades naturales como la depredación, mientras que los conflictos que existen dentro de nuestra sociedad obedecen más bien a diferencias artificiales creadas por nosotros mismos. Aunque esto puede ser visto como una deficiencia de la película, al comparar circunstancias dispares, la verdad es que esto termina actuando a su favor, ya que crea mayores matices, evitando caer en una simplificación excesiva. No todas las tensiones que vemos dentro de la película pueden ser directamente vinculadas con lo que ocurre en nuestra sociedad, lo que ayuda a otorgarle una identidad propia al mundo creado por sus autores.

Otro mérito de la obra es que evita entregar soluciones mágicas que arreglen todos los problemas, reconociendo que muchas veces el desafío es tan complejo que es necesario considerar más factores al momento de abordarlo. Además, el mensaje entregado por la película es un valor adicional de la obra y no su único punto destacable. Existen algunas cintas que se preocupan demasiado de lo que tratan de decir, dejando de lado la manera en que lo dicen. Eso no ocurre acá, ya que tanto la historia como los personajes son lo suficientemente cautivantes para triunfar por su propia cuenta, llegando incluso a funcionar en varios niveles, permitiendo referencias que el público más adulto entenderá, como un guiño a la serie Breaking Bad o a la película The Godfather (1972).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s