High-Rise (2015)

High_Rise-posterEl género distópico nos muestra un mundo corrompido, indeseable, donde los principios que consideramos valiosos se encuentran en ruinas. Este tipo de obras son capaces de entregar un comentario acerca de nuestra propia sociedad, ya que los problemas presentes en su entorno ficticio son generalmente una magnificación de los que ya existen en la realidad. Lo que se busca decir con eso es lo cerca que estamos de alcanzar un punto de no retorno, en el que terminemos asimilándonos a esos mundos aterradores. Uno de los aspectos oscuros de este género es que las advertencias que ha realizado a lo largo de los años no han sido suficientes para cambiar nuestro rumbo, ya que títulos de décadas pasadas pueden ser perfectamente ocupados para entender el presente. Es lo que ocurre con la película High-Rise, basada en el libro que  J.G. Ballard publicó en 1975.

Ocupando la estética setentera que existía cuando apareció la novela, la película acentúa su carácter anacrónico como si estuviésemos ante una obra retrofuturista. El protagonista es Robert Laing (Tom Hiddleston), un médico que se acaba de mudar a un moderno edificio ubicado en las afueras de Londres. El lugar se encuentra equipado con una gran variedad de servicios, desde supermercados hasta gimnasios, permitiendo que sus residentes puedan desarrollar su día a día dentro del edificio, sin tener que salir de él. Los habitantes se encuentran organizados por estratos sociales, estando los sectores más pudientes en los pisos superiores, mientras que más abajo se encuentran las familias más modestas. Esta división también se nota en el nivel de comodidad que reciben, ya que cuando comienzan a surgir desperfectos eléctricos y problemas con la basura, son los pisos inferiores los que se ven más perjudicados. Esto va creando tensión entre los diferentes niveles, la que termina explotando en un conflicto fuera de control.

Debido al carácter autosuficiente de la trama, el edificio donde transcurre la película se convierte en un microcosmos de la sociedad en general, lo que entrega una gran capacidad para crear metáforas. Esto, sumado a las tensiones socioeconómicas presentes entre sus habitantes, permite trazar algunos paralelos entre esta obra y la cinta Snowpiercer (2013) de Bong Joon-ho. Sin embargo, en caso de haber una influencia o inspiración entre ellas, hay que considerar el año en que se publicaron las obras en las que están basadas, siendo la novela de Ballard anterior a la novela gráfica Le Transperceneige. Además, existen diferencias importantes entre una y otra, ya que en High-Rise el conflicto no considera a las clases más desposeídas de la sociedad, prefiriendo en cambio mostrar el choque entre la clase alta y la clase media. El director Ben Wheatley prescinde también de la narración altamente estructurada y lineal que ocupó Bong Joon-ho, prefiriendo las bifurcaciones y un estilo menos convencional.

Esa dispersión se extiende al mismo protagonista, que va recorriendo el edificio y conociendo a otros personajes ocupando una actitud más bien contemplativa, evitando tomar partido por alguna de las posiciones de los demás. Si bien vamos descubriendo algunos detalles sobre la vida de Laing, como el vínculo con su hermana, se trata de aspectos que se mantienen en secreto, entre las sombras. Son los otros personajes quienes pasan a ocupar el foco de atención, como Wilder (Luke Evans), un rebelde documentalista; Charlotte (Sienna Miller), una madre soltera; y Royal (Jeremy Irons), el arquitecto del edificio. El protagonista termina siendo una herramienta de la trama, a través de la cual vamos conociendo a los habitantes del lugar, siendo su rol más funcional que sustancial.

Aunque el director Ben Wheatley demuestra un innegable talento al momento de crear imágenes llamativas, su estilización no llega a tener demasiada potencia. Si comparamos al mundo mostrado en High-Rise con el de A Clockwork Orange (1971) de Stanley Kubrick o Brazil (1985) de Terry Gilliam, que también estaban ambientadas en distopías, el trabajo de Wheatley palidece ante la energía e imaginación visual que presentan esos otros trabajos. Los méritos que encontramos en esta película son apreciados desde la distancia, con una cierta frialdad. Incluso el caos representado en sus escenas adquiere una apariencia etérea, donde las consecuencias de los actos mostrados en pantalla no resultan tan palpables. Afortunadamente el humor negro que aparece de vez en cuando sirve para salvar algunas de las falencias en la personalidad de la obra.

El conflicto presentado en la cinta es bastante familiar, mostrando por un lado los excesos y decadencia de las clases más acomodadas frente al rencor que se va acumulando entre los sectores menos privilegiados. Pero el desarrollo del mismo escapa de lo predecible, ya que la trama es capaz de escoger caminos poco obvios, incluido el desenlace, donde no existe un triunfo de uno de los bandos por sobre el otro, sino más bien una especie de perplejidad y aceptación. Con sus reflexiones en torno al sistema capitalista, la superficialidad, el sexo y el rol de la prensa, el principal atractivo de la película se encuentra más en sus ideas que en la forma en que éstas fueron presentadas.

High-Rise es una película que deambula a través de los diversos elementos que tiene a su alcance en vez de encauzarlos hacia un objetivo concreto. Su enfoque poco convencional es apreciado, ya que intenta algo novedoso, pero lo que hace con él no termina de convencer, creando una obra irregular. Estamos ante una de esas cintas que son reconocidas por conceptos abstractos como su ambición, por el potencial que tenían, por sus buenas intenciones, ya que el resultado final no es suficiente por si mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s