Star Trek Beyond (2016)

star_trek_beyond-posterEste año, en el que se estrena la película Star Trek Beyond (Star Trek sin límites), también se cumple el aniversario número 50 de esta famosa franquicia de ciencia ficción. La serie de televisión original, creada por Gene Roddenberry, fue un verdadero hito de la cultura popular estadounidense, al servir como promotora de ideas progresistas e introducir ciertos elementos que no eran comunes en aquella época. La serie tenía como base una visión optimista de la humanidad y de lo que como especie somos capaces de lograr si trabajamos juntos, otorgándole un gran énfasis a la resolución pacífica de los conflictos y a la colaboración entre diversos sectores, idea que estaba materializada a través de un elenco racialmente diverso.

La franquicia recuperó parte importante de su popularidad en 2009 gracias al reinicio cinematográfico que estuvo a cargo de J.J. Abrams. Con un nuevo enfoque a la acción y la aventura, las películas permitieron que nuevas generaciones pudiesen familiarizarse con esos personajes y sus historias. Sin embargo, no han sido pocos los que dicen que las nuevas cintas se alejaron del espíritu original de la saga, acercándose más a la dinámica de Star Wars que al acercamiento más reflexivo que tenía Star Trek sobre la ciencia ficción. Con el estreno de la tercera entrega del reinicio,  uno de los desafíos asumidos por el director Justin Lin y los guionistas Simon Pegg y  Doug Jung consistió precisamente en volver a aquella esencia que caracterizó a la franquicia.

Para lograrlo, la película recurre a un ejercicio de autoanálisis, con tal de poner de manifiesto aquello que define a Star Trek y lo que la distingue de otras obras. No es casual, por lo tanto, que la cinta parta mostrando una crisis existencial de su protagonista, el capitán James T. Kirk (Chris Pine), quien no solo está a días de un nuevo aniversario del fallecimiento de su padre, sino también de su propio cumpleaños, en el que alcanzará un año más que la edad de su padre cuando éste murió. Kirk, que entró a la Flota Estelar siguiendo el ejemplo de su progenitor, comienza a cuestionar algunas decisiones de su vida y a preguntarse si está desarrollando su verdadera vocación. Este tipo de preguntas son difíciles de evitar cuando se está en medio de un viaje espacial de cinco años.

A bordo de la nave USS Enterprise, Kirk es acompañado por su tripulación habitual: Spock (Zachary Quinto), Leonard “Bones” McCoy (Karl Urban), Nyota Uhura (Zoe Saldana), Montgomery “Scotty” Scott (Simon Pegg), Hikaru Sulu (John Cho) y Pavel Chekov (Anton Yelchin). Mientras están en una parada momentánea en la estación espacial Yorktown, los personajes asumen la misión de rescatar la nave de una alienígena que se estrelló en el planeta Altamid, el que se encuentra dentro de una nébula inexplorada del espacio. Sin embargo, al llegar al lugar indicado descubren que todo era una emboscada diseñada por Krall (Idris Elba), un líder militar que planea apoderarse de una poderosa arma que se encuentra dentro del Enterprise. Los aliados de Krall logran destruir la nave de Kirk, obligando a la tripulación a aterrizar en el planeta. Dispersos y con escasos recursos a su disposición, los personajes deberán hacer lo posible por detener el plan de Krall.

El villano de la historia es caracterizado de tal manera que se convierte en el contrapunto de todo lo que representa la Flota Estelar. Ante la diplomacia e inclusión que busca alcanzar esa institución, Krall aboga por el militarismo y el uso de la fuerza. El trabajo en equipo, que constituye la principal herramienta del Enterprise, es menospreciada por su enemigo, que ve en la empatía y solidaridad de la tripulación su gran punto débil. La amenaza que crea Krall viene a poner en duda aquello por lo que luchan Kirk y sus compañeros, obligándolos a replantear su manera de actuar. La lucha de los protagonistas es al mismo tiempo la lucha de aquellos principios que Roddenberry quería promover cinco décadas atrás, por lo que estamos ante la película más trekkie de este reinicio cinematográfico.

Las secuencias de acción de gran escala todavía están ahí, ya que se trata de un blockbuster y juega con las mismas reglas del resto de las grandes producciones hollywoodenses, pero en su núcleo están alojadas ideas como la cooperación, la diversidad y el pacifismo. Star Trek Beyond no solo defiende la visión de Roddenberry, sino que la adapta a los nuevos tiempos, lo que se nota en detalles como la orientación sexual de Sulu y la composición de su familia, un aspecto que fue introducido por los guionistas como tributo a George Takei, el actor que interpretó originalmente al personaje. Si bien el propio Takei llegó a criticar la medida, ya que pensó que lo mejor habría sido crear un personaje nuevo para representar a las personas LGBT, en vez de utilizar a uno ya conocido, no se puede negar la importancia que tiene para la franquicia y lo coherente que es con el pensamiento de su creador.

Entretenida y todo, la película también tiene algunas falencias. A pesar del rol metalingüístico que tiene Krall, su rol como villano dentro de la historia no llama demasiado la atención, ya que se enmarca dentro del lugar común del personaje que busca venganza y quiere apoderarse de un arma de destrucción masiva. Incluso un actor tan talentoso como Idris Elba se ve disminuido cuando lo interpreta, debido a lo restringidas que son sus líneas y a la gran cantidad de maquillaje que debe llevar sobre su rostro. El interés que levanta viene más bien en forma de una idea tardía, una vez que la cinta termina; es ahí cuando empezamos a pensar en sus motivaciones y en lo que debió experimentar durante todos esos años, pero durante la película misma la reacción que provoca no es muy poderosa.

Otra cosa que se nota es el cambio de director, ya que en el caso de J.J. Abrams su visión era palpable en las dos primeras entregas de este reinicio, lo que no se siente de la misma manera en esta tercera entrega. Justin Lin hace un trabajo adecuado llenando el vacío dejado, pero hay aspectos que no terminan de convencer, como su forma de filmar las escenas de acción. El abuso de la cámara temblorosa, los primeros planos y los cortes rápidos hace que sea difícil de comprender totalmente lo que está ocurriendo en la pantalla, algo que ya se notaba en algunas de sus cintas de The Fast and the Furious. Uno no puede evitar pensar cómo habría resultado la película si una voz más singular la hubiese hecho.

Esto es suplido en parte gracias al guion de Pegg y Jung, sobre todo en ciertos detalles que reflejan una especial dedicación en lo que hacen. Hay elementos de la trama que son introducidos durante la primera mitad del metraje y posteriormente son traídos de vuelta para ocuparlos de manera ingeniosa, como un collar que Spock le regaló a Uhura o el uso de la música. También se agradece la atención que se le da a la relación entre los personajes, uno de los puntos fuertes de este reinicio cinematográfico. Al quedar dispersos en el planeta en el que aterrizan, se producen algunos curiosos pero efectivos vínculos, como el de Bones y Spock o el de Scotty y Jaylah (Sofia Boutella), una alienígena que se alía a los tripulantes del Enterprise.

Las interacciones entre sus personajes son uno de los grandes atractivos de la cinta, aunque se podrían haber agregado más momentos entre los miembros de la tripulación, ya que en algunos casos se siente como si ciertas ideas estuviesen más planteadas que exploradas. Aún así, es evidente la conexión que existe entre los protagonistas, lo que hace que las últimas escenas de la película tengan un significado especial si tenemos en cuenta el fallecimiento de Anton Yelchin este mismo año. Con una trama algo más acotada que sus predecesoras, Star Trek Beyond logra un resultado más redondo y honesto, convirtiéndose en una de las mejores superproducciones de un verano estadounidense que no brilló demasiado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s