Hell or High Water (2016)

hell_or_high_water-posterAmbientada en el oeste de Texas, la película Hell or High Water tiene un vínculo innegable con el género del western. Sus protagonistas son los hermanos Tanner y Toby Howard (Ben Foster y Chris Pine), que se dedican a robar bancos. Tras sus pasos están dos Texas Rangers, Marcus Hamilton (Jeff Bridges), que está pronto a jubilarse, y su compañero Alberto Parker (Gil Birmingham), un oficial de ascendencia comanche y mexicana que debe aguantar los comentarios racistas del primero. A simple vista esta cinta puede parecer simplemente un western que transcurre en la época actual, donde los caballos han sido reemplazados por automóviles, pero hay muchas cosas más bajo su superficie.

Durante los primeros minutos del metraje nos presentan a los personajes y se da inicio a la persecución en la que participarán. La premisa mostrada resulta bastante sencilla, con dos delincuentes que roban bancos en diferentes pueblos y dos oficiales que intentan atraparlos, por lo que todo parece anticipar una película con elementos de thriller algo convencionales, incluso predecibles. Fue debido a esa primera impresión que creí que vería una obra correcta, sin muchas pretensiones, que probablemente entregaría un buen rato pero sin llegar a ser demasiado memorable. Sin embargo, el guion de Taylor Sheridan, que ha escrito también la muy buena Sicario (2015), toma elementos que pueden ser familiares impregnándolos de una riqueza y sustancia que terminan elevando el resultado final.

Esto se nota, por ejemplo, en la motivación que impulsa a los hermanos protagonistas, la que va más allá del deseo de ganar dinero fácil o de infringir la ley. Hay además una razón para que roben diferentes sucursales del mismo banco y para que en cada atraco se lleven cantidades de dinero inferiores a las que podrían haberse llevado. El robo de los bancos es solo la primera parte de un plan más meticuloso de lo que aparentaba al comienzo. Para ellos no basta con apoderarse del dinero, sino que es necesario además limpiar todo rastro de él, lavándolo y posteriormente camuflándolo de tal manera que aún en el caso de que los delincuentes sean atrapados, no pierdan lo que obtuvieron.

Es Toby quien ideó todo esto, ya que a diferencia de su impulsivo hermano Tanner, su personalidad es más reflexiva y previsora. Mientras Tanner ha estado en la cárcel y su vida parece no tener un rumbo claro, siendo el robo de bancos una consecuencia casi natural de su forma de ser, Toby llevaba una vida relativamente normal, pero se divorció, perdió su trabajo y se ve enfrentado a dificultades económicas que amenazan con destruir lo poco que tiene en el mundo. Es, por lo tanto, un hombre apremiado por las circunstancias, que al verse arrinconado ha decidido recurrir a medidas drásticas para solucionar sus problemas.

Son pocas las veces que hemos podido ver el talento actoral de Chris Pine en todo su esplendor, ya que su carrera ha estado más ligada al cine comercial, donde su trabajo ha sido más funcional que trascendental. Es en Hell or High Water donde demuestra el gran potencial que tiene, gracias a una interpretación sutil, medida, que sugiere más que subraya. A pesar de los actos que comete, sus ojos transmiten una cierta nobleza que nos permite conectar con él. Toby jamás demuestra placer por los crímenes que comete, aún cuando obtiene aquello que busca; por el contrario, el peso que lleva dentro de si aumenta, así como su sensación de malestar.

Hay un claro componente trágico en lo que vive ese personaje, quien ve la pobreza como una enfermedad que ha afectado a su familia durante generaciones, y que cuando creía haber comenzado a superarla, la realidad le da un cruel golpe que lo deja perplejo. El anhelo de enfrentar aquella injusticia lo convence de recurrir a métodos peligrosos e ilegales, pero está dispuesto a asumir las consecuencias con tal de auxiliar a su familia. Esta idea de ver el sufrimiento propio –y hasta la muerte- como una consecuencia aceptable si eso le permite cumplir con su fin, lo vincula con el pensamiento del propio Marcus, quien también está dispuesto a morir por su trabajo y ve su jubilación como una condena. Se crean así algunos puntos en común entre cada bando, demostrando que no son tan distintos entre sí.

Por esto, no se trata de una lucha entre bandos completamente diferenciados, con los malos en un lado y los buenos en el otro. Aunque Sheridan no llega a la turbiedad y nihilismo que mostró en Sicario, si recurre a una complejidad moral que impide categorizar a los personajes bajo conceptos muy tajantes; su guion se da el tiempo de mostrarnos por qué los protagonistas hacen lo que hacen, permitiendo que entendamos sus motivaciones. Podríamos decir incluso que la empatía que sentimos como espectadores llega a ser mayor hacia Toby, el ladrón de bancos, que hacia Marcus Hamilton, el representante de la ley.

A eso también contribuye el contexto socioeconómico en el que transcurre la película, que nos muestra un Estados Unidos sumido en una recesión económica que afecta especialmente a pueblos chicos como los que aparecen en esta cinta. Si en un western clásico el robo de un banco sería representado como un acto vil, realizado por personas de cuestionable integridad, la realidad actual le otorga una nueva perspectiva a esa acción, ya que la reputación de las instituciones financieras es diferente. Debido a sus robos, los hermanos Howard llegan incluso a adquirir una apariencia de Robin Hood modernos, levantando ciertas muestras de solidaridad de personas comunes y corrientes que optan por no cooperar con la policía ya que eso implicaría ayudar al mismo banco que los ha perjudicado en el pasado.

Sin embargo, la reacción de los testigos de los robos no siempre es tan favorable para los delincuentes. En más de alguna ocasión, Tanner y Toby se ven encarados por ese arquetipo del habitante de Texas que ama su derecho a portar armas y prefiere hacerse cargo por su cuenta de los problemas. Es una de las tantas muestras de idiosincrasia que hay en la cinta, como una muy cómica escena donde una anciana mesera (interpretada por Margaret Browman) atiende a Marcus y Alberto. Se trata de elementos que le otorgan una personalidad propia a la obra, evitando que caiga en el terreno de lo genérico, algo que el director David Mackenzie logra manejar bien, pese a ser un escocés contando un tipo de historia que está ligada íntimamente a la idea de vivir en Estados Unidos.

Hay algunos puntos bajos en la obra, como un exceso de diálogos expositivos entre Marcus y Alberto para entregarnos una idea de qué es lo que siente el personaje sobre su inminente jubilación, y cierto simbolismo acerca de la mala situación económica que resulta demasiado evidente, pero en términos generales Hell or High Water logra destacar sobre la gran mayoría de películas que se estrenan cada año. Mackenzie recurre a un estilo preciso, sobrio y lacónico, que se da el lujo de vez en cuando de emplear técnicas vistosas como unos buenos planos secuencias, sin que esas decisiones resulten excesivas o autoindulgentes. Esto ocurre porque el foco del director no se encuentra en el estilo vacío, sino que privilegia la sustancia del relato y la profundidad de sus protagonistas.

Una muestra de todo eso se encuentra en la última escena de la cinta, que en otros westerns probablemente habría consistido en un duelo de pistolas, pero que en esta obra es una simple conversación entre dos personajes. El encuentro posee la tensión característica de uno de esos enfrentamientos, donde la aparente calma puede ser interrumpida de forma repentina y violenta, pero su ejecución es más cauta, algo que remarca la identidad propia de la película y demuestra cuál es su verdadero interés.

Anuncios

Un pensamiento en “Hell or High Water (2016)

  1. Pingback: Las mejores películas de 2016 – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s