Una mujer fantástica (2017)

Una_mujer_fantastica-posterCuatro años después de haber participado en el Festival de Cine de Berlín con Gloria (2013), que ganó el oso de plata a la mejor actriz por el trabajo de Paulina García, el director Sebastián Lelio volvió a competir en el mismo certamen con su nueva película, Una mujer fantástica. La cinta fue muy bien recibida y esta vez obtuvo el premio al mejor guion, lo que viene a confirmar el buen momento de su carrera. Junto a Pablo Larraín, que es uno de los productores de la cinta a través de la compañía Fábula, Lelio es uno de los directores chilenos más prometedores de la actualidad, gozando además de una buena proyección internacional. Justamente, este año filmó su debut en el cine en inglés, Disobedience, protagonizado por Rachel Weisz y Rachel McAdams.

Larraín estrenó su primer largometraje en inglés el año pasado, Jackie (2016), pero si bien ese era su primer acercamiento a una película protagonizada por una mujer, en el caso de Lelio se trata de una tendencia que se ha extendido durante la etapa más reciente de su filmografía. De hecho, por la forma en que sus personajes principales deben enfrentar los obstáculos de su entorno, Gloria y Una mujer fantástica pueden ser vistas como obras complementarias, como películas vinculadas por la esencia que quieren transmitir. Ambas además son protagonizadas por mujeres que generalmente no reciben la atención que se merecen, en el primer caso una divorciada de mediana edad que está intentando rehacer su vida, y en el segundo una mujer transgénero que está buscando su lugar en el mundo.

El desafío de hacer esta cinta no fue sencillo para Lelio, quien escribió junto a Gonzalo Maza una historia protagonizada no solo por una mujer, sino que por una mujer trans, situación que escapa de su experiencia personal. Para poder crear un relato honesto, fiel a la realidad, el director tuvo varias conversaciones con la actriz transgénero Daniela Vega, quien se terminó convirtiendo en la elegida para interpretar al personaje. Lelio ha señalado en varias entrevistas que la versión final de Una mujer fantástica no podría haber sido concretada sin Vega, quien ayudó a modelar la historia a su estado definitivo. Así como los directores y guionistas son generalmente identificados como los autores de una película, de vez en cuando los actores también participan de esas tareas, lo que se nota con esta obra. Sin ella, el personaje principal no solo tendría que haber sido interpretado por otra persona, sino que probablemente ni siquiera habría existido, ya que el borrador inicial del guion era muy distinto antes de su colaboración.

Si en Gloria el viaje personal de la protagonista consistía en encontrar su independencia, de valorarse a sí misma como individuo, dejando de lado una relación tóxica con un hombre pusilánime, en Una mujer fantástica su personaje principal, Marina (Daniela Vega), se ve enfrentada de forma repentina a la soledad. En esta cinta la protagonista no escapa voluntariamente de una pareja dañina, todo lo contrario, ya que la muerte le arrebata a Orlando (Francisco Reyes), un hombre comprensivo, con quien había comenzado a tener un vínculo más estable, yendo incluso a vivir a su departamento. Sin previo aviso, un aneurisma le quita la vida al empresario y Marina se ve enfrentada a un entorno hostil, cuestionador.

Las escenas iniciales que retratan los momentos en que Marina y Orlando están juntos son construidas con un aire de cotidianeidad que resulta extraño en una sociedad tan prejuiciosa como la chilena. No hay en el comportamiento del hombre nada que haga denotar una diferenciación entre Marina y una mujer cualquiera, tratándola simplemente como lo que es, una persona. Es cuando Orlando muere que surgen los problemas que uno esperaría de un país como este; incluso cuando se encuentra en el hospital Marina debe aguantar las sospechas del médico que trata a su pareja y hasta de un carabinero, quienes ven con suspicacia la relación que tenía con Orlando. Si en ojos del empresario la protagonista era, como dice el título, una mujer fantástica, para el resto de las personas hay algo extraño en ella, antinatural.

Este sentimiento también es expresado por la familia de Orlando, quienes quieren evitar a cualquier costo que Marina participe del funeral, ya que no la consideran una semejante a ellos. La aprehensión que tienen es demostrada en varios grados, desde la cólera de Bruno (Nicolás Saavedra), su hijo, que no disimula su desagrado hacia la protagonista, hasta la condescendencia de Sonia (Aline Küppenheim), su exesposa, quien intenta comportarse de forma cordial con ella, pero aún así la trata como algo raro y ajeno. Los familiares del fallecido ven su relación con la protagonista como una ofensa adicional al hecho de tener como novia a alguien menor que él. Sonia incluso considera que la decisión de su exmarido de estar con Marina obedece a la perversión más que al afecto.

La película posee un tinte de thriller, debido a las sospechas que debe enfrentar la protagonista por las circunstancias en las que ocurrió la muerte de Orlando. Una caída accidental mientras lo llevaba al hospital le generó unas heridas que levantan preguntas por parte de la policía y la familia del fallecido. También hay algunos detalles que acrecientan esta sensación de misterio, como la desaparición de un sobre que contenía unos pasajes de avión o la existencia de una llave que pertenecía a la pareja de la protagonista. Sin embargo, esas preguntas no son el foco de la película, por lo que no debemos preocuparnos si son solucionadas o no. El núcleo de la obra se encuentra en el personaje principal y en cómo enfrenta estas situaciones.

Si hay una palabra que describe a Marina es resistencia. Aunque el mundo exterior es adverso, el personaje hace todo lo posible por mantener su compostura y no desmoronarse. La protagonista transmite una dignidad admirable, lo que hace imposible no estar de su lado. La capacidad de generar empatía que posee el cine, haciendo que el espectador se pueda poner en los zapatos de otra persona, se nota de forma palpable en este caso. Si bien la cinta trata temas relativos a la comunidad LGBT y sus obstáculos, no se transforma en una obra sermoneadora, sino que privilegia la narración de su historia y la exploración de su protagonista por sobre la instalación de un mensaje. Una mujer fantástica entiende que el contenido de una película debe estar integrado con el relato que está contando.

Lelio además escapa de algunos lugares comunes presentes en obras con temática LGBT, las que al narrar las dificultades de estas personas optan por una estética apagada, tendiendo a lo naturalista y sombrío. Esta cinta, en cambio, no tiene miedo de recurrir a un tono menos deprimente y a una apariencia más cuidada, gracias a la labor de su director de fotografía Benjamín Echazarreta. De vez en cuando las escenas se sumergen en lo lírico, intentando reflejar lo que siente el personaje principal, como una escena donde participa de una secuencia de baile, llena de colores y exuberancia, pero incluso en los momentos más cotidianos de su vida hay una elegancia estilística que refleja el esmero que hay detrás.

A lo largo del metraje, Marina debe aguantar una serie de humillaciones, desde no ser reconocida como mujer por parte de las autoridades hasta violencia física proveniente de personas que ni siquiera conoce. Con todo esto, la obra podría haber caído fácilmente en un drama donde la protagonista es arrastrada por la miseria, pero el interés de la cinta está en otra parte. Dado que los insultos van dirigidos a quien ella es en esencia, Marina no cede ante la presión de los demás para poder evitar los ataques, sino que opta por reforzar sus defensas. En vez de victimizarla, la película la envigoriza, la empodera.

Anuncios

Un pensamiento en “Una mujer fantástica (2017)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s