Ma vie de Courgette (2016)

Ma_vie_de_Courgette-posterVisualmente, la película Ma vie de Courgette (My Life as a Zucchini; La vida de Calabacín), del director suizo Claude Barras, no se diferencia demasiado de las cintas animadas que se estrenan cada semana dirigidas al público infantil. Filmada utilizando la técnica del stop motion, es una obra colorida, con personajes expresivos y una estética simple pero llamativa. Lo realmente interesante, sin embargo, se encuentra en los temas que explora y la forma en que lo hace, algo que la aleja de aquel cine de animación al que estamos habituados, haciéndola más “adulta”. Algo que se nota desde los primeros minutos es que la obra no tiene miedo de tratar asuntos complejos.

El protagonista es un niño llamado Icare, quien es apodado “Calabacín” por su madre, una mujer que tiene problemas de alcoholismo y una personalidad violenta. El padre del protagonista está ausente, no sabemos si porque murió o porque se fue del hogar. La vida del niño cambia radicalmente cuando su madre fallece en un accidente en el cual él mismo tuvo algo de responsabilidad, siendo posteriormente trasladado a un orfanato. Solo en el mundo, sin familiares que se puedan hacer cargo de él, Calabacín tiene que aprender a adaptarse a esta nueva situación, creando vínculos con los demás niños que están en el hogar, quienes tienen historias tan o más trágicas que la del protagonista.

Basado en el libro Autobiographie d’une Courgette de Gilles Paris, el guion de la película fue escrito por Céline Sciamma, directora francesa que hace un par de años estrenó la cinta Bande de filles (Girlhood; 2014). Sciamma tuvo que resolver el difícil problema de encontrar el tono adecuado de esta adaptación, ya que los niños que aparecen en ella provienen de familias fracturadas, siendo algunos de sus padres adictos a las drogas, delincuentes o deportados. La solución consistió en hablar sobre esas situaciones con franqueza, sin esconder lo que realmente ocurrió con ellos pero sin tampoco caer en el drama excesivo. El dolor ha sido parte importante de la infancia de los personajes, pero la clave se encuentra en buscar una forma de sanar esas heridas a través del apoyo entre ellos mismos.

Al llegar al orfanato, el primer desafío que debe enfrentar el protagonista consiste en adaptarse a una nueva realidad que le resulta extraña y ajena. Sin embargo, la película se aleja de los prejuicios que generalmente rodean a esas instituciones, mostrando al orfanato como un lugar benevolente, donde trabajan personas preocupadas del bienestar de los niños. La principal cuota de optimismo que emana de la cinta proviene de este aspecto, lo que hace que la posible tristeza que pueda surgir no dependa de la permanencia de Calabacín y sus compañeros en aquella institución, sino que su salida de ella, ya que significa decirle adiós a sus amigos que lo ayudaron esa etapa tan difícil.

Ma vie de Courgette no es una obra dirigida exclusivamente al público infantil, debido a los temas dolorosos que toca, y tampoco fue creada solo para ser vista por personas adultas, dado que posee ciertos elementos estéticos y narrativos similares a las cintas de corte familiar. La película se encuentra en un terreno más intermedio, en una ambivalencia generacional que la convierte en algo diferente, propio. Esto se encuentra reflejado por el hecho de que además de estar nominada en la categoría de mejor película animada en los premios Óscar de este año, la cinta también fue seleccionada por Suiza para representar al país en la categoría de mejor película extranjera, llegando a estar dentro de las nueve obras preseleccionadas, aunque no alcanzó a estar incluida posteriormente entre las cinco finalistas.

La animación es algo rústica, lo que se debe al bajo presupuesto con el que fue hecha, limitando los movimientos a lo estrictamente necesario. No estamos ante ese tipo de stop motion de estudios como Laika, que cuentan con un gran número de detalles y una calidad técnica increíble, sino que se trata de algo más sencillo, elemental incluso, lo que le da un aire hasta clásico. El diseño de los personajes enfatiza los rostros, especialmente los ojos, que se convierten así en el principal elemento a través del cual se van expresando las emociones de los niños. Todo esto le otorga un efectivo aire melancólico al relato.

Aunque mi conocimiento del francés es muy básico, aún así pude notar la calidad del trabajo de los actores que les dan sus voces originales a los personajes. En el caso de los personajes infantiles no se recurrió a actores profesionales, sino que a niños sin mayor experiencia actoral, una decisión que le entrega una mayor veracidad y espontaneidad al resultado final. Es algo parecido a lo que ocurre con los primeros especiales de televisión de Peanuts, donde las voces de Charlie Brown y sus amigos suenan como niños genuinos y no como esos actores infantiles que tratan de imitar la chispa que perdieron hace tiempo. La idea resulta también coherente con la franqueza que el guion quiere capturar en relación a las emociones y los temas que explora la cinta.

Las virtudes de Ma vie de Courgette hacen que el principal punto débil de la película sea su corta duración, que apenas alcanza los 65 minutos. Por las ideas que toca, y su deseo por entregarles sustancia a sus personajes, habría sido mejor que la obra contase con unos quince minutos más, para darles más momentos de interacción a los personajes y evitar que los cambios que se van generando dentro de sus respectivos arcos no resulten tan apresurados. Sin esos minutos adicionales, la trama no avanza con tanta naturalidad como requiere, lo que evita una progresión más fluida de la misma.

Pero esa falencia parece un simple detalle al lado de las fortalezas de la cinta, que la convierten en una obra que pese a tratar con temas duros como el dolor y la culpa, cuenta una historia que en su centro guarda una dulzura conmovedora. Los momentos emotivos de la cinta no se sienten artificiosos ni tramposos, sino que merecidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s