The Big Sick (2017)

The_Big_Sick-posterExiste un pequeño pero llamativo grupo dentro de las series de televisión y películas protagonizadas por comediantes. Se trata de aquellas obras que giran precisamente en torno al mundo de la comedia, y en las cuales esas personas interpretan a sujetos que se dedican a este oficio, lo que crea una clara conexión con sus propias vidas. El grado de ficción presente en esas historias irá variando casa a caso, desde títulos como The King of Comedy (1982) con Jerry Lewis, Funny People (2009) con Adam Sandler, y Top Five (2014) con Chris Rock, donde sus personajes son creados especialmente para la respectiva cinta, pasando por casos como Man on the Moon (1999), donde Jim Carrey interpretó a otro famoso comediante, Andy Kaufman, hasta obras donde los comediantes encarnan a personajes que llevan hasta sus propios nombres, como las series Seinfeld y Louie, que muestran versiones ficticias de las vidas de esas personas.

La película The Big Sick (Por eso lo llaman amor) se ubica en el lado más cercano a la realidad de este espectro, ya que está basada en la experiencia que su protagonista Kumail Nanjiani tuvo con Emily V. Gordon, su actual pareja. Pese a algunas modificaciones en el relato que eran necesarias para hacerlo más interesante y acorde a una película, la historia se asemeja a lo que ambos efectivamente vivieron. Fueron ellos mismos quienes escribieron el guion, alentados por el productor Judd Apatow, quien se ha caracterizado por aplicar esa estrategia con los actores de otras de sus películas. Con Nanjiani interpretando a su propio personaje y la actriz Zoe Kazan en el rol de Gordon, la cinta narra la forma en que ambos se conocieron mientras vivían en Chicago, donde ella estudiaba en la universidad y él desarrollaba su carrera en el stand-up.

En la primera mitad del metraje la dinámica de los personajes se asemeja a lo que uno puede esperar de una comedia romántica. El encuentro casual, el interés del uno por el otro, el acercamiento inicial, el desarrollo de la relación, la química entre los personajes, sus personalidades peculiares, las situaciones cómicas. Todo sigue una fórmula más o menos conocida, tanto así que cuando ocurre la inevitable discusión entre ellos y el quiebre momentáneo que deberán superar para reunirse posteriormente, me sorprendió que ese momento ocurriera tan rápido dentro de la película, ya que generalmente ocurre al finalizar el segundo tercio de la obra.

La razón de eso es que en la mitad de la cinta ocurre un hecho que incorpora una nueva circunstancia a la trama, algo que le entrega una importante cuota de personalidad propia. Días después de que los protagonistas pelean, Emily sufre una descompensación que la lleva al hospital, donde los médicos deciden dejarla en un coma inducido para poder evaluar de mejor manera qué le ocurre y qué se puede hacer. Esto lleva a Kumail a estar junto a Emily mientras ella se encuentra en ese estado, pese a que su relación ya había terminado, obligándolo incluso a interactuar con los padres de su ex novia (Ray Romano y Holly Hunter) mientras esperan alguna novedad.

Ese cambio en el enfoque de la película genera un atractivo adicional, subvirtiendo las expectativas de la audiencia y creando nuevos puntos de interés. De repente, Kumail se ve envuelto en la tarea de lidiar con los padres de Emily, quienes en un principio no lo ven de la mejor manera debido al quiebre de su relación, pero poco a poco su vínculo irá cambiando. La situación también lleva al protagonista a redefinir sus prioridades y a examinar con más detención lo que siente por su ex novia, lo que contribuye al crecimiento personal que da forma al arco de ese personaje. Esta enfermedad es capaz también de entregar un mayor peso dramático a la historia, ya que introduce la noción de que hay mayores cosas en juego que la simple pregunta de si la pareja protagonista terminará junta o no.

Otra forma que The Big Sick tiene para desarrollar un relato con aire propio es el aspecto cultural que rodea al protagonista. Al provenir de una familia de origen paquistaní y además musulmana, hay cuestiones ligadas a esa identidad que influirán en su vida, sobre todo en su relación con Emily. La figura del matrimonio arreglado es de gran importancia para su familia, y cuando Kumail conoce a Emily se encuentra en medio de un proceso de selección de su futura esposa por iniciativa de su madre. De hecho, es este secreto el que desencadena la pelea que finalmente termina con el quiebre de su relación. Este tipo de aspectos que forman parte del personaje le dan una idiosincrasia especial a la cinta, gracias al cual destaca dentro de un mar de comedias románticas que tratan acerca de la experiencia de parejas de raza blanca estadounidenses.

Una cuestión interesante que explora la película es la noción de Kumail como alguien que se encuentra entre dos mundos. Ha pasado la mayor parte de su vida en Estados Unidos, por lo que naturalmente sus aspiraciones de vida se han acomodado más a la cultura de aquel país que a la de sus raíces de Medio Oriente, algo que incomoda a su familia, pero su condición de ciudadano estadounidense no es del todo reconocida por quienes viven ahí, siendo visto como alguien “ajeno” a esa nación. Así, sin pertenecer de forma absoluta a uno ni a otro mundo, el protagonista está en un constante estado de indefinición, de falta de identidad, situación a la que pertenece un importante grupo de personas en el país norteamericano.

El racismo que debe enfrentar es tanto directo, como los comentarios que recibe de uno de los espectadores de su rutina humorística que lo vinculan con grupos terroristas, como implícito, como la pregunta que recibe por parte del padre de Emily acerca de su opinión sobre el atentado del 11 de septiembre de 2001. Se trata de una duda que ese personaje no formula con la intención de molestar a Kumail, pero evidentemente le está pidiendo que actúe como una especie de vocero de toda una religión, sometiéndolo a un estricto examen moral. Lo mejor de esta escena es la respuesta del protagonista, quien no solo recurre al ingenio para burlarse de la situación sino que además lo hace a través de uno de los chistes más efectivos de la película y probablemente uno de los más oscuros que he escuchado sobre el atentado a la Torres Gemelas.

Por lo general el humor de la cinta funciona, y el ritmo de la misma se mantiene fluido, sin que las secuencias más calmadas se sientan tediosas sino que como una pausa necesaria dentro del relato. A diferencia de otras películas producidas por Apatow, donde la improvisación tiende a alargar de manera innecesarias las escenas, en esta obra se nota una mayor cohesión entre sus partes. Las dos horas que dura la película avanzan de manera ágil gracias a las interacciones entre los personajes, que se convierten en el alma de la cinta y le van dando diferentes matices; ya sea hablando con sus amigos, con su familia o con la familia de su ex novia, las conversaciones de Kumail tienen diferentes enfoques y se evita así caer en la monotonía.

La manera en que The Big Sick aborda el género de la comedia romántica no es tan arriesgado como, por ejemplo, My Best Friend’s Weedding (1997), una obra que se arriesga bastante en su forma de caracterizar a sus personajes, jugar con las expectativas y tomar decisiones poco usuales, y tampoco llega a cuestionar ciertas fórmulas del género como lo hace Ruby Sparks (2012), donde también actuó Zoe Kazan. De hecho, el desenlace de la historia puede ser tildado hasta de predecible, pero su atractivo está más en la forma en que es representada su trama, haciendo que cosas que pueden resultar familiares para los espectadores adquieran una perspectiva más fresca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s