Wind River (2017)

Wind_River-posterTras una incursión poco destacada en el mundo de la actuación, Taylor Sheridan decidió diversificar su carrera y comenzó a escribir guiones. Los primeros tres proyectos que completó fueron Sicario (2015), que narra la turbia guerra contra las drogas, Hell or High Water (2016), una historia sobre ladrones de bancos de Texas, y Wind River (Viento salvaje), que gira en torno a la investigación de un asesinato ocurrido en una reserva indígena. A diferencia de las dos primeras películas, que fueron dirigidas por otras personas -Denis Villeneuve y David Mackenzie, respectivamente-, Sheridan no se sentía seguro de confiar la realización del tercer guion a alguien más. Existía una conexión personal con la historia, que presentaba unos elementos culturales bastante particulares, así que decidió él mismo asumir la dirección para que la cinta fuese lo más fiel posible a su visión.

En esas tres películas, el lugar en el que están ambientadas no es un mero telón de fondo ni un detalle trivial de la historia. Sheridan emplea la idiosincrasia de sus habitantes para darle un aire característico a cada una de ellas. Este aspecto se nota especialmente en Wind River, donde el estilo de vida que existe dentro de esa reserva indígena de Wyoming ha ido modelando a sus personajes. El inclemente frío del invierno, la vasta extensión geográfica y escaza densidad poblacional, la composición étnica de quienes habitan allí, la baja presencia de autoridades, las poco prometedoras expectativas laborales, todos esos elementos contribuyen para crear el contexto dentro del cual se desarrolla su trama.

La película comienza mostrando la muerte de una joven indígena (Kelsey Asbille), quien corre descalza por una zona cubierta de nieve. Su cuerpo es encontrado posteriormente por Cory Lambert (Jeremy Renner), un cazador que trabaja para el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos. El hallazgo es reportado a la policía y debido a la naturaleza del crimen el caso es asumido por el FBI, que envía a la agente Jane Banner (Elizabeth Olsen) a investigar. A diferencia de Cory, que ha vivido durante años en la zona y conoce muy bien sus rincones y habitantes, Jane fue trasladada desde Las Vegas a un tipo de ambiente que no conoce. Esto hace que ambos personajes colaboren para descubrir al responsable de la muerte de la joven, algo que para el cazador tiene además tintes personales ya que tiempo atrás debió enfrentar una tragedia familiar muy parecida.

Cory es personificado como ese arquetipo típico de los westerns, del hombre solitario y taciturno, que ha tenido un pasar duro y ha debido levantar una coraza a su alrededor para no volver a ser herido. Se trata de ese personaje que se convirtió en el rasgo definitorio de la carrera de actores como John Wayne y Clint Eastwood. Jane, por su parte, es la forastera que debe entrar a un mundo que desconoce, en el que existe un gran hermetismo, pero cuya intrepidez la hace enfrentar cualquier desafío que se ponga en su camino. La dinámica que se produce entre ambos protagonistas, por lo tanto, obedece a lugares comunes que se han visto en otras obras, y el desarrollo de la relación entre ellos sigue un recorrido más o menos predecible.

Pero el atractivo de la cinta no depende tanto de eso, sino que del mundo en el que transcurre su historia. Que la víctima sea una mujer indígena no es casualidad, dado que la obra se basa en un problema  tan grave como desconocido que existe en Estados Unidos. La violencia contra las mujeres es especialmente nociva para el caso de ese grupo, y lo más preocupante es que se ha ido normalizando.  En caso como esos, la desigualdad de poder que surge de las relaciones de género es acrecentada por el factor de la etnia, demostrando que incluso dentro de un sector oprimido de la población también pueden existir subdivisiones dependiendo de otros aspectos ligados a cada persona. El ambiente dentro del cual se desenvuelve la situación también es destacado por la obra, mostrando las características especiales de las vidas que tienen quienes se encuentran dentro de una reserva indígena.

Aunque las intenciones de Sheridan son buenas, al mostrar este grave problema que deben enfrentar los indígenas, pueden surgir algunas dudas acerca de la que forma en que aborda el tema. Dentro de la cinta, las víctimas mujeres son relegadas a un rol bastante acotado, casi como meros elementos de la trama, dejando la investigación del caso a dos personas de raza blanca. La figura se puede asimilar a una convención conocida como white savior (“salvador blanco”), en el que el peligro que sufren los personajes de color son solucionados por una persona blanca que actúa guiada por un sentimiento de justicia; así, el bienestar de los personajes pertenecientes a minorías raciales está condicionado por la acción de personajes en una posición de privilegio.

Estos cuestionamientos pueden ser desestimados en parte si pensamos que a Sheridan no le correspondía contar la historia desde la perspectiva de un indígena, ya que no pertenece a esa etnia. Debido a su raza, la forma de abordar el problema era desde afuera, por lo que no es criticable que sus protagonistas sean blancos, ya que con esa decisión está reconociendo su propio entendimiento limitado del asunto. Haber hecho lo contrario podría ser considerado como un acto de usurpación o imitación que le habría restado sinceridad al relato. El director no tenía la obligación de adoptar la voz de un grupo al que no pertenece, siendo su único deber el representarlos con respeto y autenticidad, algo que se cumple en la película.

Wind River pasa a formar una especie de trilogía temática con los otros dos guiones escritos por Sheridan. Según sus propias palabras, las tres obras hablan acerca de “La Frontera”, un concepto no solo territorial sino que humano. Los mundos retratados se ubican en los márgenes de la civilización y del imperio de la ley, llevando a sus personajes a recurrir a la fuerza para obtener lo que desean; los paralelos que se hacen entre humanos y animales son claros en cada una de las cintas. La idea también se nota en el crimen que es investigando en esta cinta, el que no fue provocado de manera determinada ni calculadora, sino que ocurre de repente, en un acto lleno de banalidad.

Si bien estamos ante el segundo largometraje dirigido por Sheridan, la cinta demuestra un correcto manejo narrativo. Un momento de la película, por ejemplo, hace recordar a la famosa secuencia de The Silence of the Lambs (1991), en la que a través de un montaje paralelo se unen dos hechos que están ocurriendo en lugares distintos, sorprendiendo finalmente al espectador con una revelación inesperada. En el caso de esta obra, la transición no es espacial sino que temporal, saltando de manera abrupta a un flashback de algo que ocurrió en el mismo lugar tiempo atrás. Además del efecto imprevisto en la audiencia, la estrategia sirve para entregar información nueva y generar además una pausa antes de unas intensas escenas de acción.

Pero si comparamos su trabajo como director con el que Villeneuve o Mackenzie hicieron en las dos películas previas, existen claramente diferencias en la calidad de cada una de ellas, sobre todo si examinamos la categoría con la que el director canadiense impregna cada una de sus obras. Aun así, Wind River es buena y demuestra el futuro que Sheridan tiene como creador de historias, con relatos que emplean elementos del western y del thriller, otorgándoles además una necesaria cuota de humanidad a través del desarrollo de sus personajes, quienes cuentan con escenas más pausadas para expresar su vulnerabilidad.

Un pensamiento en “Wind River (2017)

  1. Pingback: Hold the Dark (2018) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s