Ant-Man and the Wasp (2018)

Ant-Man_and_the_Wasp-posterEn comparación a los hechos ocurridos en Avengers: Infinity War (2018), una película que servía como hito dentro del Universo Cinematográfico de Marvel, contando una historia de escala intergaláctica y entregando una importante cuota de incertidumbre acerca del futuro de varios de sus personajes, el estreno de Ant-Man and the Wasp surge como un evidente contraste. Debido a que la trama transcurre antes de los sucesos de Infinity War, la obra muestra un mundo que aun no debe lidiar con los efectos del ataque de Thanos. Así como su superhéroe protagonista tiene la habilidad de disminuir su tamaño al de una hormiga, la historia de esta cinta opta por un enfoque más modesto, limitando su extensión a un puñado de personajes.

Tras los acontecimientos de Captain America: Civil War (2016), donde decidió ayudar al bando del Capitán América, Scott Lang / Ant-Man (Paul Rudd) ha sido sancionado por infringir el Acuerdo de Sokovia, quedando sometido a un arresto domiciliario y a la prohibición de participar en actividades que involucren superpoderes. Además de ver limitada su propia vida familiar debido a las restricciones de esta medida, su relación con Hope van Dyne (Evangeline Lilly) y Hank Pym (Michael Douglas) se deterioró ya que ambos se vieron obligados a pasar a la clandestinidad, con tal de no ser capturados por las autoridades. Sin embargo, el camino de los tres se volverá a cruzar cuando Hope y Hank deciden abrir un portal al Reino Cuántico, una dimensión submicroscópica en la que esperan encontrar a la desaparecida madre de Hope, Janet (Michelle Pfeiffer).

La primera novedad de esta cinta, y que está reflejada en su propio título, es la mayor participación que adquiere Hope dentro de la historia. Mientras en la primera Ant-Man (2015) tenía un rol limitado, de ayudante del protagonista, en esta segunda parte pasa a convertirse en uno de los pilares de la trama y pone en movimiento la historia. Además, en esta película cuenta con su propio traje, adquiriendo la identidad de la Avispa/Wasp, lo que la convierte en la primera superheroína de Marvel Studios en protagonizar un largometraje. Antes del estreno de la cinta sobre Captain Marvel el próximo año, y antes de la anunciada película sobre Black Widow, Hope van Dyne pasó a llenar un vacío que ya llevaba una década en este universo cinematográfico.

Si bien las películas de Marvel Studios comparten una cierta uniformidad que las hace parte de un mismo universo, entre ellas también existen ciertas diferencias que permiten una mayor variedad de estilos. Las dos películas de Ant-Man se alejan de las cintas más serias del estudio y se adentran en una zona donde se admite el carácter absurdo de las historias de superhéroes, optando por un tono liviano y distendido. Por lo mismo, no es extraño que el director de ambas cintas sea Peyton Reed, quien ha desarrollado una carrera ligada a la comedia con trabajos como Bring It On (2000) y Yes Man (2008). En Ant-Man and the Wasp, el hecho de que una hormiga gigante toque batería o se ocupe un salero durante una pelea para bloquear una puerta, son elementos que resultan coherentes con el contexto en el que transcurren sus escenas.

Que el relato tienda a la comedia, no obstante, no debe ser un impedimento para alcanzar algunos momentos emotivos o crear interacciones interesantes entre los personajes. Este es precisamente uno de los puntos bajos de la segunda parte, ya que no es capaz de alcanzar el peso que tenía la primera con la relación entre Scott o su hija, ni el vínculo que se va formando entre él y Hope. Es poco lo que esta obra logra profundizar sobre los aspectos humanos que fueron presentados en la anterior entrega, ya que el guion se limita a caracterizar de forma superficial a sus personajes. El elemento que más destaca dentro de esta esfera es Fantasma (Hannah John-Kamen), una de las antagonistas de la historia, cuyas desesperadas motivaciones la transforman más en una figura trágica que en una villana.

El otro enemigo de la cinta, Sonny Burch (Walton Goggins), cumple un papel más convencional, dado que se trata de un traficante de tecnología que quiere robar los inventos de Hank Pym, algo que no lo diferencia mucho del objetivo que tenía el villano de la primera película. Burch forma parte de aquella porción de la obra que es más funcional que interesante, sensación que parece extenderse a gran parte de sus elementos, sobre todo a la trama, que no entrega demasiadas sorpresas. Más que la historia en sí, lo más destacable de Ant-Man and the Wasp son sus aspectos periféricos o complementarios, es decir, esos detalles que le van dando color a un esqueleto bastante familiar.

Las secuencias de acción que involucran los recurrentes cambios de tamaño de los protagonistas y los objetos que tienen a su alcance, el humor de personajes como Luis (Michael Peña), quien se roba todas las escenas donde aparece, permiten que, pese a lo poco novedoso del relato, la experiencia de ver esta cinta resulte entretenida. No es un gran descubrimiento decir que Marvel Studios sabe cómo hacer productos comerciales de buena calidad, algo que vuelven a reflejar en esta cinta. El productor Kevin Feige logró encontrar la clave para crear blockbusters exitosos, que conecten con el público y con la crítica, y no tiene miedo en ocuparla.

Soy de las personas que tiende a ser más permisiva con las películas de este estudio, ya que mantener el buen nivel que han tenido por diez años no es sencillo, y las acusaciones de recurrir a una fórmula repetitiva no impiden que dentro de esas similitudes entre sus obras uno pueda encontrar una diversidad de enfoques. Sin embargo, en esta película se nota la importancia de tener la voz de un autor particular que le entregue una personalidad propia a la cinta. Así ocurrió, por ejemplo, con el caso de James Gunn, que escribió Guardians of the Galaxy Vol. 2 (2017) en solitario, mientras que en esta otra secuela el hecho de tener cinco guionistas demuestra que no siempre es bueno contar con muchas manos sobre un mismo proyecto.

2 pensamientos en “Ant-Man and the Wasp (2018)

  1. Pingback: Aquaman (2018) – sin sentido

  2. Pingback: Captain Marvel (2019) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s