Tully (2018)

Tully-posterEl debut de Diablo Cody como guionista no pudo haber sido mejor. Aunque fue pensada como una película que aspiraba solo a tener un buen rendimiento dentro del círculo del cine independiente de Estados Unidos, Juno (2007) se convirtió en un éxito inesperado, llegando a permitir que la escritora ganase un premio Óscar por su guion. Desde aquel entonces, Cody ha colaborado dos veces más con el director Jason Reitman, con cintas que no alcanzan a ser tan comercialmente masivas ni premiadas como aquella primera obra, pero a través de las cuales se puede ver una evolución en la manera en que ambos cuentan sus historias. Gracias a esta especie de trilogía temática, los dos fueron madurando su visión del mundo.

Con estos tres relatos, Cody y Reitman han ido aumentando la edad de sus protagonistas de manera progresiva, explorando diferentes temas relacionados con estas respectivas etapas. Así, mientras Juno giraba en torno a una adolescente que aún estaba en la escuela, Young Adult (2011) muestra la perspectiva de una mujer adulta que añora su pasado con nostalgia y que lamenta las oportunidades que perdió en el camino. Ahora, con el estreno de su largometraje más reciente, Tully, el dúo ha decidido centrarse en una mujer que se acerca a la mediana edad. Las tres películas, además, tratan en mayor o menor medida la idea de maternidad. Así, Juno es una historia acerca de la maternidad primeriza, y de las decisiones asociadas a ella, mientras que Young Adult habla sobre la maternidad que no fue, y por último Tully presenta la visión de una protagonista que se encuentra en su tercer embarazo, siendo su rol de madre no algo nuevo ni ajeno, sino que parte fundamental de su vida.

La actriz Charlize Theron vuelve a colaborar con el director y la guionista tras la película Young Adult, y en esta ocasión lo hace interpretando a Marlo Moreau, una mujer que vive junto a su marido Drew (Ron Livingston) y sus hijos Sarah (Lia Frankland) y Jonah (Asher Miles Fallica). La llegada de un tercer hijo complica las cosas para la protagonista, quien además debe preocuparse del rendimiento de Jonah en el colegio, debido a un comportamiento que parece ubicarlo dentro del espectro autista.  Craig (Mark Duplass), el adinerado hermano de Marlo, intuye las dificultades que deberá enfrentar la protagonista con el nuevo bebé, así que le regala los servicios de una niñera nocturna que se haga cargo de su cuidado mientras la madre aprovecha de dormir.

Esta oferta no convence del todo a su hermana, quien mira con algo de desconfianza que otra persona cuide a su hija, pero producto de la extenuante rutina a la que está sometida finalmente acepta. La encargada de asumir ese rol es Tully (Mackenzie Davis), una joven que busca no solo cuidar a la hija de Marlo sino también a la protagonista, algo que va creando un fuerte lazo entre ambas. La juventud de la niñera y su manera de ver el mundo llaman la atención de Marlo, quien comienza a mirar con más detención su propia vida y las decisiones que ha tomado.

De manera similar a lo que ocurre con otros guiones de Diablo Cody, Tully es una cinta que trata con sinceridad sus ideas. La obra no maquilla las dificultades asociadas a la maternidad, la que es representada como una tarea agotadora, y no tanto como una “bendición”. Marlo ama a sus hijos, es cierto, pero haber mostrado su rol de madre como si fuese algo sencillo no era el objetivo de la guionista, ya que la realidad no se acerca a esa visión tan edulcorada (Cody también tiene tres hijos). No son pocas las veces en que la protagonista se ve superada por las circunstancias o transmite su frustración, y son precisamente estos problemas los que le otorgan mayor interés a la película. Estos problemas asociados a la maternidad son de carácter más cotidiano, alejándose de otras obras que asocian el vínculo de una madre con sus hijos desde una perspectiva patológica o sombría.

Mientras en Juno el estilo de Cody y Reitman era más centelleante, a través de diálogos vivaces y una apariencia muy calculada, en sus largometrajes posteriores fueron aterrizando esa ambición estética, prefiriendo un enfoque más realista. El mordaz sarcasmo de los diálogos sigue ahí, pero ahora es utilizado de manera más controlada y sutil. La dirección, por su parte, trata de adoptar una posición que no llame demasiado la atención, acentuando solo de vez en cuando algunos elementos que rompen con esa naturalidad, como una secuencia que transmite la rutina de la protagonista por medio de un frenético montaje, o algunas metáforas visuales sobre sirenas que vemos esparcidas a lo largo del metraje.

Gran parte de la película trata acerca del rol que ocupa Marlo en el mundo, tanto en función de otras personas como en su identidad de individuo. Aunque su marido tiene buenas intenciones, es la protagonista quien debe hacerse cargo de la mayoría de las necesidades de sus hijos, pasando a ocupar una posición de simple servidora de los demás. La aparición de Tully la lleva a valorar su propia singularidad, y a reconocer que recibir ayuda de otros no es una muestra de debilidad, sino que algo necesario. Debido al tipo de historia narrada, Theron se convierte en uno de los pilares de la cinta, transmitiendo el cansancio inicial del personaje, sus emociones en conflicto y su posterior florecimiento.

Cuando la película llega a sus últimos minutos, y como espectadores esperamos una conclusión de la historia que hemos estado viendo, el guion de Diablo Cody introduce una revelación inesperada. Al principio me confundió, ya que es un tipo de giro que uno ha visto en otro tipo de cintas, pero definitivamente no en una como esta. De hecho, mi reacción inicial fue de desagrado, ya que parecía un elemento innecesario, que desentonaba con el resto del relato, pero a medida que pensé en lo que ocurrió lo fui aceptando. No se trata solo de un elemento extravagante de la trama, que busca desconcertar a la audiencia, sino que permite entregarle una nueva dimensión a lo que habíamos visto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s