Searching (2018)

Searching-posterEl enorme desarrollo de las tecnologías digitales ha cambiado la manera en que funciona nuestro mundo, fenómeno que tarde o temprano también debía ser abordado por el arte, incluido el cine. Si bien durante los años 80 y 90 la manera en que las películas representaban este tipo de herramientas y entornos era estrafalaria, a través de visualizaciones que hacían referencia a ideas como la realidad virtual, con el transcurso del tiempo y a medida que pasaron a formar parte de la vida cotidiana de las personas, las cintas pudieron hacer alusiones más aterrizadas a este tipo de tecnologías. Ya no era necesario transformar el uso de un computador en algo aparatoso, sino que se podían ocupar las interfaces que nosotros mismos utilizamos en el día a día.

La familiaridad del público con el entorno digital ha llegado a tal punto que el cine es capaz de estrenar películas que transcurren dentro de la pantalla de un computador, con obras que combinan el lenguaje audiovisual clásico del cine con novedosos mecanismos emanados de estas nuevas tecnologías. El temor de utilizar este tipo de estrategias no es tan grande como antes, ya que la audiencia puede entender lo que ocurre sin que deba ser explicado de manera excesiva. Uno de los ejemplos más conocidos es la película de terror Unfriended (2014), de Levan Gabriadze, que tomó un concepto arriesgado y logró crear un efectivo relato donde se aprovechan las posibilidades del medio donde transcurre.

Una de las compañías productoras de aquella cinta, Bazelevs Productions, decidió hacer otra película narrada a través de la pantalla de un computador, razón por la cual contactó a    Aneesh Chaganty y Sev Ohanian. Aunque la idea inicial de ambos era crear una antología de segmentos ambientados en un entorno digital, ya que no consideraban que este “truco” funcionara con la misma fortaleza durante un largometraje completo, la idea de contar la historia de una familia a partir de esa técnica les demostró que dichas herramientas podían servir para contar relatos con sustancia, que puedan abarcar más de 90 minutos. Lo importante, por lo tanto, más que la forma en sí es cómo puede ser ocupada para contar de la mejor manera una determinada historia.

La secuencia es utilizada como una especie de prólogo para la película, que fue titulada Searching (Buscando), y muestra varios años en la vida de David (John Cho) y Pamela Kim (Sara Sohn), y la hija de ambos, Margot (interpretada por varias actrices a lo largo de la cinta, siendo Michelle La quien tiene un mayor protagonismo como su versión adolescente). Tras la muerte de Pamela debido a un linfoma, David y Margot pasan a llevar rutinas separadas, a pesar de vivir en la misma casa. El recuerdo de ella está en la mente de los dos, pero se trata de algo que no conversan entre sí, limitando sus interacciones a cosas superficiales como sacar la basura o elegir qué programa de televisión ver.

La pregunta de qué tanto conoce el protagonista a su hija se torna fundamental cuando Margot desaparece de manera repentina, obligando al padre a buscar cualquier tipo de información que lo ayude a descubrir su paradero. Su principal herramienta será el rastro que mantiene en internet, específicamente en sus redes sociales, donde comenzará a encontrar diferentes pistas acerca de lo que ocurrió con ella. Es esto lo que permite justificar que la cinta transcurra en pantallas de computadores y teléfonos, ya que son estos aparatos los que David ocupa para descubrir el lado que no conocía de Margot. Los esfuerzos del protagonista son también aprovechados por Rosemary Vick (Debra Messing), la detective encargada del caso, quien se comunica de manera constante con él para intercambiar información.

Antes de que la desaparición de Margot se convierta en algo grave, que obligue a su padre a contactar a la policía, la película se toma su tiempo para acostumbrarnos a su técnica narrativa, mostrando primero aspectos más cotidianos de la vida de los personajes. Es por medio de estas secuencias que vemos cuál es la dinámica que mantienen entre ellos, lo que es transmitido a través de mensajes de texto o videollamadas. Estos aspectos más mundanos de la cinta pueden parecer poco interesantes para ciertos espectadores, pero es una introducción necesaria que nos prepara para lo que ocurrirá después. El relato avanza de forma pausada durante estas secuencias, pero una vez que da su primer paso al terreno del thriller la intensidad va en aumento.

Lo que parecía al comienzo un acotado drama familiar, en el que probablemente la hija decidió irse de su hogar por cuenta propia, comienza a adquirir tintes más siniestros, y todo esto es representado a través de sitios web y aplicaciones que nosotros mismos ocupamos de forma rutinaria. El guion de Chaganty y Ohanian aprovecha de ocupar la tensión de la obra para explorar también la relación existente entre David y Margot, así como la manera en que los dos han lidiado con la muerte de Pamela. Que la película se estructure en torno al género del thriller parece la decisión más correcta, ya que resulta dudoso que la técnica narrativa de contar todo a través de pantallas de computadores y teléfonos hubiese funcionado con una historia más aterrizada.

Así como el tipo de relato justifica la utilización de esta particular herramienta narrativa, el entorno en el que transcurre la película permite que pese a sus elementos familiares el guion pueda destacar en comparación a otras películas. Tanto en la caracterización de sus personajes, desarrollo de la trama y temas explorados, Searching no innova demasiado, lo que se puede notar si intentamos imaginar la cinta contada a través de medios más convencionales. La complementación de la historia y la manera en que es contada, es decir, su forma, le otorga un valor adicional a la película, tanto así que uno es capaz de pasar por alto la falta de verosimilitud de ciertos aspectos de la trama gracias a la efectividad con que es relatada.

La estrategia ocupada por la cinta para contar una historia en un entorno digital es sorpresivamente clásica, ocupando técnicas elementales del lenguaje cinematográfico como los tipos de planos y el montaje para enfatizar aquello que quiere mostrar. La cámara, por lo tanto, no se mantiene estática mientras se desenvuelve la acción dentro de la pantalla, sino que se mueve con determinación para acercarse a unas palabras escritas, seguir el cursor o destacar otros detalles que podrían pasar desapercibidos. Cuando la pantalla está tan llena de información, el encuadre se transforma en una herramienta fundamental para evitar distracciones visuales innecesarias.

Todavía es muy pronto para saber hasta dónde llegarán este tipo de películas que transcurren en las pantallas de computadores o teléfonos, y cuánto tiempo pasará hasta que se transformen en algo demasiado repetido. Por el momento, todavía se trata de excepciones que se sienten como algo novedoso, y cintas como Searching están dentro de ese primer grupo que está tanteando las aguas y definiendo las reglas que otras seguirán posteriormente. No es lo mismo que haya sido estrenada ahora, cuando aun es algo que está en plena etapa de gestación, que años después, cuando ya se hayan explorado sus principales posibilidades, y ese además es uno de los méritos de sus realizadores, ya que no solo hicieron algo relativamente nuevo y fresco, sino también de buena calidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s