The Night Comes for Us (2018)

The_Night_Comes_for_Us-posterHace algunas semanas, el director Gareth Evans señaló que no tenía pensado hacer una tercera película de The Raid, la franquicia que lo convirtió en un nombre conocido dentro del género de la acción. Su atención en otros proyectos lo llevó a reformular sus prioridades, dejando de lado los planes de hacer una nueva cinta dentro de ese universo. Para aquellos que estaban esperando una nueva entrega de artes marciales ultraviolentas proveniente desde Indonesia, la película The Night Comes for Us puede ser un efectivo sustituto, ya que esta obra dirigida por Timo Tjahjanto cuenta con la participación de varios actores que habían aparecido en las dos películas de Evans.

Un texto al comienzo del metraje nos indica que las grandes mafias del sudeste asiático cuentan con una elite de asesinos que se encargan de mantener el orden dentro de sus operaciones, pudiendo tomar medidas extremas si resulta necesario. Conocidos como los “Seis Mares”, este grupo es temido por sus métodos violentos, lo que queda de manifiesto en la primera escena de la película, donde una aldea entera es exterminada a modo de represalia por un robo. El protagonista de la historia es Ito (Joe Taslim), un miembro de estos asesinos que decide rebelarse contra la mafia para salvar la vida de una niña llamada Reina (Asha Kenyeri Bermudez), la única sobreviviente de esa masacre. Su decisión lo convierte inmediatamente en un fugitivo, debiendo buscar la ayuda de otros compañeros, mientras los asesinos más despiadados son enviados en su búsqueda, incluido Arian (Iko Uwais), su antiguo amigo.

El desarrollo de esta premisa es rudimentario, recurriendo a una trama simple, donde las situaciones narradas se van acomodando a lo que necesitan las secuencias de peleas, y no al revés. Aunque de vez en cuando se introducen algunos elementos más embrollados, como la relación entre Ito y Arian, quienes tienen una historia en común que se remonta varios años atrás, se trata de cuestiones que no complican demasiado la historia y de las que incluso podría haber prescindido. El núcleo de la obra es la redención del protagonista y el peligro que debe enfrentar por adoptar un nuevo estilo de vida, pero hasta ese elemento es tratado de forma ligera por el guion.

Tjahjanto sabe muy bien cuál es el elemento más atractivo de su película, así que el énfasis está puesto sobre las peleas de los personajes, haciendo que el resto de los elementos giren en torno a esas secuencias. Mientras el cine de artes marciales más clásico se contenta con que las peleas terminen con una simple inmovilización de los rivales, en The Night Comes for Us y en las películas de The Raid estos enfrentamientos son de vida o muerte, y no cualquier tipo de muerte. Los huesos rotos, los balazos y las puñaladas ocurren a un ritmo frenético durante las peleas, que están cargadas de un alto nivel de brutalidad. La película no se cohíbe al momento de mostrar la violencia gráfica de estas escenas y no es raro que los personajes terminen cubiertos de sangre tras las peleas.

En este tipo de cine de artes marciales, la suspensión de la incredulidad de los espectadores no se limita solo a aquella regla tácita del género de aceptar que en una pelea donde hay un gran número de rivales se respeten los turnos de cada uno, atacando al protagonista de manera sucesiva y no todos juntos. Un nuevo elemento a considerar es la resistencia física de los personajes durante sus brutales enfrentamientos, ya que pese al nivel de daño que se producen entre sí, no es raro que las peleas continúen a pesar de que los personajes sufrieron lesiones que habrían acabado con cualquier otra persona.

La habilidad técnica de Uwais y Taslim, así como la intensidad que ocupan en sus movimientos, hace que no nos cuestionemos demasiado esas cosas, sobre todo en la pelea final. Sin embargo, el nivel constante de violencia de la película puede arriesgar que el ritmo del relato no resulte tan dinámico como uno esperaría. Al compartir tantos elementos con la franquicia de The Raid, las comparaciones entre ambas son difíciles de eludir, y en este caso resultan poco beneficiosas para la cinta de Tjahjanto, ya que son las obras de Gareth Evans las que terminan imponiéndose. Si bien el nivel técnico de algunas peleas parece ser mejor en esta nueva película, al examinar estos trabajos como un todo se llega a la conclusión de que aquellos dirigidos por Evans son los que demuestran un resultado más pulcro y consumado.

The Raid 2: Berandal (2014), por ejemplo, no posee una trama que sea infinitamente más compleja que la de The Night Comes for Us, pero la forma en que la se va desarrollando es mucho más efectiva. Esto se debe al ritmo del relato, que sabe bien cuándo recurrir a escenas más pausadas, las que permiten acentuar la intensidad de las secuencias de acción posteriores, y también a la idiosincrasia especial que le otorga al mundo donde transcurre su historia. Aunque no hay tiempo para desarrollar en profundidad a cada uno de los personajes, la película de Evans tenía el mérito de caracterizarlos de forma breve pero efectiva, sugiriendo más de lo que había a simple vista. Esto se intenta hacer también en la obra de Tjahjanto, pero sin tanto éxito, lo que se puede notar si comparamos los personajes que la actriz Julie Estelle interpreta en ambas cintas.

Mantener un flujo casi constante de acción a lo largo de una película no es sencillo. Cuando se hace bien, se pueden alcanzar niveles extraordinarios como el de Mad Max: Fury Road (2015), donde cada uno de sus elementos es combinado y posicionado con precisión. Sin embargo, para lograr eso el manejo de los ritmos es fundamental, ya que incluso las secuencias más impresionantes pueden perder su impacto si no es capaz de relacionarse con las escenas que la rodean. A medida que pasan los minutos, The Night Comes for Us se va acercando peligrosamente a un resultado como ese, ya que las situaciones mostradas y la intensidad con la que son plasmadas crean una uniformidad que puede dar paso a la monotonía.

La obra no llega a ese extremo, pero si es un riesgo que debe enfrentar, sobre todo durante su última media hora, que se supone debe ser la más potente. No es ideal que en una película donde ocurren cosas tan violentas como en esta, uno se esté preguntando si habría sido mejor cortar algunas escenas para que no se sienta tan larga.

Un pensamiento en “The Night Comes for Us (2018)

  1. Pingback: Sebelum Iblis Menjemput (2018) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s