Bohemian Rhapsody (2018)

Bohemian_Rhapsody-posterA veces, cuando se estrena una película en países de habla hispana, las compañías distribuidoras deciden mantener el título de las cintas en su idioma original, pero agregando alguna innecesaria frase en español que busca precisar algo que ya era evidente. Eso es justamente lo que ocurre con Bohemian Rhapsody (Bohemian Rhapsody: La historia de Freddie Mercury), dado que el título en inglés ya apuntaba a que estábamos ante algo relacionado con la banda inglesa que compuso esa canción. Sin embargo, y pese a su redundancia, la frase adicional sirve para reforzar la idea de que más que narrar la historia de Queen, el principal foco del relato se encuentra sobre su vocalista. Armado de un carisma magnético sobre el escenario, que lo convirtió en uno de los grandes frontman de la música popular, su vida tiene un evidente potencial para ser llevada al cine, incluido su trágico final.

El guion de la película ocupa la trayectoria de la banda como columna vertebral, pero es claro el predominio del cantante a lo largo del relato, ya que de todos los miembros del grupo es el único que es retratado fuera de su rol como músico. De esta manera, el guitarrista Brian May (Gwilym Lee), el baterista Roger Taylor (Ben Hardy) y el bajista John Deacon (Joseph Mazzello), ocupan roles más limitados, que consisten básicamente en orbitar alrededor de esa estrella llamada Freddie Mercury (Rami Malek). Aunque la obra muestra también la dependencia que el vocalista tuvo del grupo, debido a sus fallidos proyectos como solista, reconoce que Mercury logró brillar con una luz más potente que el resto de sus compañeros, algo que lo llevó a alcanzar el esquivo estatus de leyenda.

Extendiéndose desde el primer encuentro de Mercury con May y Taylor, quienes eran parte de un grupo llamado Smile, y hasta la presentación que Queen tuvo en el evento benéfico Live Aid, la cinta abarca más de quince años en la vida del protagonista. Mientras algunas películas biográficas salen de lo normal y prefieren centrarse en algún hito o periodo específico de la vida de sus protagonistas, como The End of the Tour (2015), o destacar los momentos más cotidianos por sobre los extraordinarios, como Mr. Turner (2014), esta obra en cambio se acerca al terreno más convencional de este tipo de historias, mostrando los “grandes éxitos” del grupo en vez de sus temas más desconocidos.

Debido a eso, y al amplio periodo de tiempo que explora, la cinta modifica la forma en que ocurrieron ciertas cosas para ajustarlas a las necesidades narrativas del guion. La primera mitad del metraje comprime un gran número de sucesos que son tratados de forma rauda, pasando de una escena a otra sin mucho respiro. En un breve transcurso de tiempo vemos a Mercury uniéndose a la banda, forjando su relación platónica con Mary Austin (Lucy Boynton), y alcanzando el estrellato musical. Durante estas secuencias la película no se da el tiempo de descansar, de detenerse un rato para dejar que las escenas reposen, sino que las trata con una celeridad que resulta incluso impersonal.

Los instantes más pausados de la obra surgen durante su segunda mitad, cuando desarrolla la etapa más compleja del protagonista. Son escenas donde Freddie Mercury trata de comprender su orientación sexual, se ve presa de los excesos de la fama, y va dañando los lazos con aquellas personas que se preocupaban por él. Si bien en estas secuencias hay momentos donde se deja respirar a los personajes, el guion no llega a profundizar demasiado los temas explorados, prefiriendo un planteamiento más superficial donde los diálogos tampoco entregan mucha sustancia. No hay demasiado espacio para las sutilezas ni para las interpretaciones, así que cada idea termina siendo deletreada para que los espectadores lo entiendan.

Uno de los lugares comunes a los que recurre la película, y que es frecuente en aquellas cintas que narran la vida de algún artista, consiste en mostrar el nacimiento de aquellos trabajos que los hicieron famosos. Son escenas en las que los personajes se ven fulminados por una idea, por algo que los inspira a crear -de forma rápida y simple, para que la audiencia comprenda lo que está ocurriendo-, alguna obra que se convertirá en un pilar fundamental de sus carreras. Pese a que son escenas vistosas, tienden a simplificar en exceso el proceso creativo de los personajes, trivializando algo que probablemente fue más complejo en la realidad.

Es difícil identificar al “autor” de esta obra, ya que no hay elementos que permitan encontrar una impronta personal, una huella que refleje la visión de alguien que estuvo a cargo de la película. El director Bryan Singer fue reemplazado durante las últimas semanas de rodaje por Dexter Fletcher, debido a problemas en la producción (algunos rumores apuntaron a discusiones con Malek debido a una supuesta actitud poco profesional de Singer), pero el resultado final no da luces acerca de una mirada demasiado definida de alguno de ellos. Tampoco se nota una voz fuerte en el guion de Anthony McCarten, que se contenta con cumplir una serie de requisitos predefinidos de una biopic promedio.

Sin tomar grandes riesgos, Bohemian Rhapsody privilegia la estabilidad de un producto hecho para todo tipo de público, que no incomode ni desafíe a los espectadores. Este tipo de objetivo, más que provenir de directores o guionistas, se asemeja más a lo que busca un productor, así que no es de extrañar que tres de los personajes que aparecen representados en la cinta también ocupen esos roles detrás de cámara (May, Taylor y Jim Beach). Cuando eso ocurre, la idea de preservar el legado de los involucrados adquiere una gran importancia entre las metas que quiere alcanzar la obra, así que la historia pasa a ser contada con más cautela, cuidando muy bien qué se mostrará y qué no.

Es curioso que entre los productores de la película se encuentre también Graham King, quien había producido verdaderos clásicos del cine biográfico como Ali (2001) de Michael Mann o The Aviator (2004) de Martin Scorsese, donde si se nota la huella de sus respectivos directores. Al no contar con una voz tan potente como la de ellos, en esta cinta los actores pasan a adquirir un rol más crucial, y es Rami Malek quien merece los mayores reconocimientos. No era sencillo encarnar a Freddie Mercury, tarea que implicaba transmitir su energía y presencia característicos, pero el actor hace un buen trabajo, aunque cuesta un poco acostumbrarse a su papel debido a un par de elementos que distraen durante los primeros minutos, como la contextura más menuda de Malek en comparación a Mercury o la prótesis dental que debe utilizar para imitar su apariencia.

Las dudas que uno puede tener respecto del actor desaparecen durante las escenas ambientadas en los conciertos. Demostrando que el lenguaje corporal puede lograr resultados muy efectivos al momento de capturar la esencia de otra persona, el actor replica los diferentes manierismos que Freddie Mercury tenía sobre el escenario, lo que culmina en los veinte minutos finales del metraje que son una adaptación casi total de la presentación de Queen en el Live Aid de 1985. La secuencia es mostrada como un momento triunfal de la banda, siendo la consolidación del grupo de personajes después de un periodo en el que estuvieron separados. Es, además, un final muy distinto al que podría haber sido uno centrado en la muerte del protagonista, que ocurrió solo seis años después.

Estos minutos finales de la obra están cargados de entusiasmo y energía, cerrando la película en una nota alta, que hace perdonar parcialmente las debilidades del resto del metraje. Más que por mérito propio de la cinta, esto se debe a la fuerza de la música de Queen, cuyo valor la cinta nos permite recordar a través del espectáculo sensorial que significa ver algo en la pantalla del cine. Sus canciones fueron hechas para ser tocadas a una escala gigantesca, por algo la banda ha sido considerada una de las grandes exponentes del arena rock. Los últimos veinte minutos de Bohemian Rhapsody se agarran de esa idea para transmitir una sensación electrizante, que probablemente no se habría alcanzado a través de la música de otro grupo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s