La misma sangre (2019)

La_misma_sangre-posterEn los thrillers, el uso de la información es fundamental. La forma en que el relato va revelando sus misterios influye directamente en la tensión que quiere construir, así que la dosificación de la información debe ser tratada con precisión. Esta idea es aplicada en la película argentino-chilena La misma sangre de Miguel Cohan, que parte con una clara interrogante, pero que opta por un camino menos obvio para mostrar algunas cosas que se habían mantenido ocultas durante sus primeros minutos. La obra ocupa las diferentes perspectivas de sus personajes al momento de construir la historia, entregándole nuevas apariencias a elementos que previamente habíamos captado de una manera diferente.

Su punto de partida es la muerte de Adriana (Paulina García), la esposa de un empresario agropecuario llamado Elías (Oscar Martínez), quienes llevaban aproximadamente 35 años de casados. El fallecimiento parece ser producto de un accidente doméstico, ocurrido mientras la mujer estaba cocinando, pero algunos detalles que rodean al hecho llaman la atención de Santiago (Diego Velázquez), yerno de la víctima, quien presenció una fuerte discusión entre el matrimonio la misma noche de la muerte, algo que lo lleva a sospechar del propio Elías. Sus sospechas no son compartidas por su esposa, Carla (Dolores Fonzi), que se niega a considerar la idea de que su padre pudo estar involucrado en lo que ocurrió con su madre.

Aunque el camino a recorrer se presenta como algo claro, con la investigación de Santiago y las pistas que va acumulando a lo largo del metraje, el guion escrito por Cohan junto a su hermana Ana decide ocupar un enfoque distinto al que uno podría esperar. Quizás es el formulismo que surge después de ver varios thrillers, pero tras conocer la premisa de la historia uno como espectador llega a anticiparse a ciertas cosas que finalmente no ocurren. Uno espera, por ejemplo, que, tras la misma muerte de Adriana, o tras el vínculo que ella tenía con su primo Lautaro (Luis Gnecco), surjan algunos detalles retorcidos, típicos de un relato de este género, pero lo que se esconde son aspectos más aterrizados. Si bien hay una cuota de oscuridad en todo lo narrado, no consiste en una especie de intriga tan violenta, sino que a algo más sobrio.

La verdadera causa de la muerte de Adriana, que en una película más convencional funcionaría como el gran misterio a resolver, es explicada durante el primer tercio de esta cinta, por lo que la atención de La misma sangre no se encuentra centrada en esas cuestiones. En vez de dilucidar la forma en que ocurrió ese hecho, la obra prefiere explorar los aspectos que lo rodean, como la relación que existía entre Adriana y Elías, mostrando el estado deteriorado de su matrimonio, los problemas económicos del marido y las perspectivas personales de la esposa. De esta manera, la película se ubica en un punto intermedio entre el thriller a secas y el drama familiar, construyendo sobre su premisa no un enigma siniestro, sino que una realidad compleja.

Para hacer eso, el guion cambia la perspectiva del relato desde Santiago a Elías, con el fin de mostrar la historia desde ambos puntos de vista. La manera en que presenta la información le permite a la cinta explorar dos veces los mismos momentos, desde dos visiones distintas, lo que da la posibilidad de redescubrir cosas que no habían quedado claras la primera vez. En este segundo tercio del metraje vemos mayores matices de parte del personaje de Oscar Martínez, cuya actuación además le entrega unas sutilezas interesantes a Elías. Entre los aciertos de la obra se encuentra el no dividir a personajes entre buenos y malos, cayendo en un excesivo simplismo, sino que en reconocer lo enrevesadas que pueden llegar a ser las relaciones humanas.

Gracias a una estructura inteligente, capaz de dosificar la información y entregar nuevos enfoques a los hechos narrados, La misma sangre crea un relato que mantiene la atención del espectador. El hecho de que no opere con todas las reglas que uno espera encontrar en un thriller puede ser algo desconcertante, creando incluso la percepción de que la historia no es lo suficientemente atractiva, pero no hay que verla solo como un ejemplar de ese género cinematográfico sino como una obra que cambia su estrategia y quiere lograr un resultado distinto. Es en el drama donde reside uno de sus principales intereses.

La muerte ha marcado la historia familiar de Elías, quien gracias al cambio de perspectiva que se produce entre el primer y segundo tercio de la cinta, pasa de simple antagonista a un protagonista más difícil de definir, adquiriendo incluso unos rasgos de tragedia y patetismo. Su hermano falleció décadas atrás, su padre murió hace poco más de cinco años, y su esposa perdió la vida en misteriosas circunstancias. Todo eso pesa sobre Elías y se convierte en una marca imborrable dentro de su propia vida, como la decisión de asumir la administración del negocio de su padre, algo que parece estar influido por conflictos no resueltos entre ambos y que finalmente provoca los problemas económicos que desencadenan el conflicto narrado en la película.

La importancia de los vínculos familiares, algo que está también reflejado en el título de la obra, y su relación con los aspectos más oscuros de la cinta, llevan a que eventualmente el personaje de Carla adquiera un rol más esencial en la historia. En el último tercio del metraje, la hija de Elías y Adriana se ve obligada a adentrarse en un terreno que antes no había querido explorar, enfrentando así ciertos secretos o interrogantes incómodos acerca de sus padres. La muerte, asociada íntimamente a las relaciones filiales, sirve como introducción y corolario para esta película, que finaliza además con la sensación de que se trata de algo que se repetirá con las futuras generaciones de la familia protagonista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s