Us (2019)

Us-posterEl ascenso de Jordan Peele como una figura dentro del cine de terror ha sido meteórica. Aunque su carrera estuvo principalmente ligada a la comedia, el estreno de su primer largometraje como director y guionista, Get Out (2017), se convirtió en un verdadero ícono de la cultura popular estadounidense, y le significó a Peele ganar un premio Óscar en la categoría de mejor guion original. Esta nueva faceta quedó remarcada con su elección como el presentador de la próxima versión de The Twilight Zone, ocupando así el rol que tuvo el mítico Rod Sterling. Todos estos reconocimientos han generado altas expectativas sobre su siguiente trabajo como cineasta, la película Us (Nosotros), que se estrenó este año.

Dicha obra también tiene una conexión con The Twilight Zone, ya que una de las influencias de su trama fue el episodio “Mirror Image”, donde una mujer es atormentada por alguien que luce idéntica a ella. La idea del doppelgänger, del doble, ha sido utilizada de forma recurrente en la ficción, siendo una noción que provoca inquietud debido a las siniestras implicancias de enfrentarse a uno mismo. Es algo que reúne dos elementos muy diferentes entre sí, hasta contradictorios, como son la identidad (o similitud) y la ajenidad. Esa persona se ve como nosotros, pero presenta características opuestas a las de uno mismo, personificando una cara más oscura de nuestro ser, como ocurre con la doble personalidad de Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

La película comienza algunas décadas en el pasado, en 1986, mostrando a una niña llamada Adelaide (Madison Curry) que está en un parque de atracciones junto a sus padres, en Santa Cruz, California. Mientras ellos discuten, la niña se aleja y entra a un lugar que está apartado del resto de las atracciones, una casa de espejos donde no solo ve su reflejo en las paredes, sino que se encuentra con una niña idéntica a ella. Este episodio produce un profundo impacto en la protagonista, y hasta el día de hoy teme que se va a encontrar nuevamente con su doble. Ahora adulta, Adeleide (Lupita Nyong’o) regresa a la playa donde todo ocurrió en compañía de su marido Gabe (Winston Duke) y sus hijos Zora (Shahadi Wright Joseph) y Jason (Evan Alex), para vacacionar. Sin embargo, su miedo se hace realidad una noche, cuando descubre que frente a su casa han llegado cuatro siniestras personas, quienes lucen igual a ella y al resto de su familia.

Hasta la llegada de esos seres, la obra va construyendo la tensión a través de ciertas señales que instalan una sensación de inquietud, de que algo no anda bien. Esas señales utilizan la noción de lo recurrente, creando coincidencias que adelantan el peligro que aparecerá más adelante. Peele, junto a su director de fotografía Mike Gioulakis, aprovecha las posibilidades del plano para transmitir información de manera visual, recurriendo a movimientos de cámara fluidos, a encuadres meticulosos y a una iluminación llamativa. Gioulakis, que trabajó también en la película It Follows (2014), sabe que el impacto de algo que aparece en el fondo de una imagen puede llegar a ser más memorable que un simple jump scare.

Como Get Out instaló algunos conceptos e imágenes indelebles en la cultura popular, Peele vuelve a esforzarse para alcanzar ese tipo de impacto. De esta manera, el diseño de vestuario de Kym Barrett, la dirección artística de Cara Brower, la banda sonora de Michael Abels y el diseño de producción de Ruth De Jong dan forma a un universo que tiene personalidad y que complementa aquello que se quiere contar en el relato. Incluso las actuaciones contribuyen a este fin, especialmente la de Lupita Nyong’o, que no solo interpreta a la protagonista sino también a su doble. Gracias a un increíble manejo de su lenguaje físico es capaz de crear un personaje que se siente ajeno, de otro mundo, que funciona con sus propias reglas.

El miedo que provoca este tipo de situación fue explorado por el director George A. Romero, uno de los grandes exponentes del cine de zombies, existiendo una conexión entre Us y Night of the Living Dead (1968), la película que prácticamente dio origen a ese tipo de historias. Como los doppelgängers, los zombies también presentan la particularidad de transformar algo familiar en una amenaza. Mientras en el caso de los dobles ese elemento está personificado por la imagen de uno mismo, los muertos vivientes pueden llegar a ser personas que los protagonistas conocían, como amigos o familiares, quienes fueron infectados y son presas de una fuerte ansia de sangre. Romero además era consciente del potencial que tiene el cine de terror como medio para crear metáforas, incorporando en sus obras algunas reflexiones acerca de la sociedad contemporánea estadounidense, algo que Peele también ha logrado.

Si en Get Out el mensaje acerca del racismo era claro, criticando la cosificación y la reducción de las minorías raciales a meros ideales, con este segundo largometraje el director ha optado por una mayor ambigüedad, dejando espacio para diferentes interpretaciones. Según se explica en la misma cinta, los dobles que asechan a la familia protagonista son una especie de “sombra” de los personajes, con vidas que son tan similares como opuestas a las de ellos. Al igual que en la imagen de un espejo, se produce una duplicidad que conecta a la persona y a su doble, pero esa repetición se produce en un entorno contrario al original. Así, mientras Adeleide tenía una vida feliz y acomodada, su doble debía sufrir una existencia miserable.

La llegada de estos dobles puede ser vista desde una perspectiva social, como un reflejo de las desigualdades económicas que existen dentro de la población o las crisis migratorias que atraviesan algunos países. Podemos también examinarlo como algo más abstracto, representando aquella faceta más oscura que se esconde en cada persona, apelando a la dualidad del ser humano, o desde una faceta política, como el ascenso de una ideología que comienza a apoderarse de una nación y contamina a sus ciudadanos. El propio título de la obra parece ser una invitación a las interpretaciones, ya que funciona no solo como la palabra “nosotros” en inglés, sino también como las siglas de “United States”.

Aunque la cinta incentiva la diversidad de interpretaciones y recurre a la ambigüedad en relación con el subtexto, destina una parte importante del metraje a explicar la mecánica interna del mundo donde transcurre su historia. La explicación acerca de la naturaleza y origen de los dobles podría haber quedado en el misterio, pero Peele crea un complejo sistema para esclarecer esos puntos, el que no llega a convencer del todo. Si tomamos al relato como algo literal, estas explicaciones resultan inverosímiles y medio forzadas, arriesgando incluso dañar el buen trabajo que se había hecho durante los dos primeros tercios del metraje. La clave se encuentra en ver estos momentos finales de manera acotada, dentro del contexto del universo en el que transcurre la obra, pero no como algo que defina a la cinta en sí.

El objetivo de Us no se encuentra en tratar de descifrar el misterio de cuáles son las motivaciones de los dobles ni de dónde salieron. Esas explicaciones son casi una excusa para una historia que podría haber prescindido de ellas. El atractivo de la cinta no está en esas certezas, sino en el misterio que persiste. Da lo mismo el funcionamiento interno de la situación narrada, ya que siendo algo psicológico o algo real, es al final la presencia misma de los dobles lo que forma parte del núcleo de la película. Es, por ejemplo, lo que pasa con otras obras acerca de doppelgängers, como Enemy (2013) o The Double (2013), donde da lo mismo determinar ese tipo de cosas, siendo más interesante el conflicto que se produce entre sus protagonistas y sus duplicados.

En una época donde los espectadores parecen estar más preocupados de encontrar las explicaciones o “claves” de las películas, sería un error limitar el alcance de la cinta solo a los momentos expositivos de sus minutos finales. Sería como quedar mirando el dedo de la persona que está apuntando a algo, en vez de fijar la vista en aquello que está más allá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s