Booksmart (2019)

Booksmart-posterDentro de la comedia adolescente existe un subgénero dedicado a la experiencia de personajes que están a punto de graduarse de la escuela secundaria y que, enfrentados a este gran cambio en sus vidas, deciden cerrar esa etapa de una manera significativa. Aunque las fórmulas y lugares comunes son habituales en este tipo de relatos, eso no es un impedimento para encontrar de vez en cuando películas que entregan una perspectiva distinta y fresca, a través de caracterizaciones con matices interesantes, un contexto llamativo y una efectiva honestidad emocional, elementos que encontramos en Booksmart (La noche de las nerds), el primer largometraje dirigido por la actriz Olivia Wilde.

Molly Davidson (Beanie Feldstein) y Amy Antsler (Kaitlyn Dever) son las dos adolescentes que protagonizan la película, una pareja de amigas que siempre han sobresalido académicamente y que lograron entrar a prestigiosas universidades. Su dedicación a los estudios las privó de varias experiencias que el resto de sus compañeros vivieron, pero ven este camino como un sacrificio necesario para poder optar a algo más. Sin embargo, el día anterior a la graduación, las jóvenes descubren que, pese a sus esfuerzos por resaltar, sus demás compañeros -los mismos que habían subestimado por no esforzarse tanto- también pudieron entrar a universidades importantes. Como las privaciones a las que se sometieron no crearon la esperada diferencia entre ellas y el resto, deciden aprovechar su último día como estudiantes de secundaria para ir a la fiesta del joven más popular de la escuela y probar que no malgastaron esa etapa de sus vidas.

El guion escrito por Emily Halpern, Sarah Haskins, Susanna Fogel y Katie Silberman no es demasiado innovador en su planteamiento, desenvolviéndose dentro del limitado marco de acción que proporciona este subgénero cinematográfico. Hay, no obstante, algunos aspectos que logran destacar a la obra, como la perspectiva de género desde la cual es narrada. Creada y protagonizada por mujeres, Booksmart se convierte en una excepción dentro de esta categoría de películas, donde la visión masculina ha predominado durante décadas. El resultado no es solo una historia más de adolescentes donde los roles principales ahora son ocupados por mujeres, sino que presenta ciertas variaciones que terminan siendo elocuentes gracias a la idiosincrasia de sus personajes y entorno.

La búsqueda de una pareja, por ejemplo, en vez de convertirse en el único objetivo de Amy y Molly durante la noche, es solo uno más de sus posibles propósitos, siendo en cambio la relación entre ambas el principal pilar de la obra. La amistad de las protagonistas es representada sin señales de cinismo, con muestras de un cariño sin tapujos, como una manifestación idealizada de la sororidad a la que aspira el feminismo que ambas defienden. En la primera escena en que las vemos juntas, las jóvenes aparecen intercambiando cumplidos, y más adelante esa dinámica se repite cada vez que estrenan nueva vestimenta, apoyándose en cada decisión que toman. Su vínculo está lleno de secretos compartidos, expresiones propias y roles bien definidos, creando la ilusión de una amistad que ha durado varios años.

Parte del mérito pertenece también a las actrices, que transmiten una química capaz de suplir cualquier falencia de la obra, incluidos algunos chistes que no son tan efectivos. Aunque ambos personajes comparten un impulso por alcanzar la excelencia, tienen rasgos de personalidad muy marcados que las diferencian entre sí. La determinación, y hasta obsesión de Molly, la llevan a tener una actitud muy segura de si misma, como si estuviese siempre en lo correcto; Amy, por otro lado, es más tímida, y al estar al lado de su amiga tiende a seguir sus iniciativas y dejarse convencer por ella. Feldstein y Dever encarnan de manera efectiva los rasgos de sus personajes, logrando algunos interesantes matices y contribuyendo además con un buen timing cómico.

Con una estructura sencilla, que muestra los intentos de las protagonistas por llegar a la ansiada fiesta, la trama de la película está construida sobre una serie de situaciones que las jóvenes van encontrando en su camino. Algunos de los personajes con los que interactúan son Gigi (Billie Lourd), una joven tan excéntrica como omnipresente; George y Alan (Noah Galvin y Austin Crute), dos apasionados fanáticos del teatro; Jared (Skyler Gisondo), un adinerado joven que trata sin éxito de ganar el cariño de sus compañeros; y un paranoico repartidor de pizza (Mike O’Brien). La eficacia narrativa de la obra permite que los minutos avancen sin dificultad, entregando situaciones estrafalarias que hacen desear que la película dure mucho más, para conocer mejor ese entorno.

Al escribir sobre Booksmart es difícil no pensar en otras dos películas de adolescentes, con las cuales Beanie Feldstein comparte una conexión más o menos directa. La primera es Lady Bird (2017) de Greta Gerwig, en la que Feldstein tuvo un papel secundario, siendo también el primer largometraje dirigido por una actriz. El foco, sin embargo, es distinto en cada obra, ya que mientras la historia de Gerwig está en una relación madre-hija, en la de Wilde la atención está puesta en la amistad de dos adolescentes. La segunda obra es Superbad (2007) de Greg Mottola, que estuvo protagonizado por el hermano mayor de la actriz, Jonah Hill, y que también muestra la travesía de sus desadaptados personajes en el transcurso de una noche mientras intentan llegar a una fiesta.

Cada una de estas películas tiene sus propias virtudes, superando en algunos aspectos a la obra de Wilde. Pero uno de los méritos de esta cinta es que, si bien es el primer largometraje dirigido por ella, demuestra un interés por aprovechar las herramientas que están a su alcance para transmitir ciertas ideas o sensaciones. Como actriz, lo más sencillo habría sido recurrir a un estilo que pasara desapercibido, sin llamar demasiado la atención hacia si mismo, pero el realismo del relato a veces da paso a algunos momentos más extravagantes, como una escena animada en stop motion y una secuencia de baile. Incluso algunos instantes más aterrizados, que no tienen elementos de fantasía, presentan un dominio del lenguaje cinematográfico, como una discusión que recurre a la duración del plano, la composición de la imagen, la profundidad de campo y el diseño de sonido para crear un mejor efecto.

Debido a su visión optimista del mundo, la cinta no instala demasiados obstáculos para sus protagonistas. En la historia no hay verdaderos villanos, sino que personajes incomprendidos, y el futuro de Amy y Molly no corre peligro ya que su ingreso a la universidad está asegurado y sus deseos más personales no resultan indispensables. Cuestiones como las dificultades socioeconómicas no son ni siquiera planteadas por el guion, y el personaje de Amy, que es lesbiana, tiene a dos padres comprensivos, no es blanco de bullying en la escuela por su orientación sexual, y su principal preocupación consiste en reunir la valentía suficiente para declarar su cariño a la joven que le gusta.

Pero esto no significa que la obra esté exenta de todo conflicto o que las protagonistas no evolucionen a lo largo del metraje. Existe un claro crecimiento personal de ambas, quienes aprenden a ver a sus compañeros de una manera más completa, más allá de los prejuicios. El núcleo emotivo de la película está compuesto por la relación entre Molly y Amy, y los roces que se producen entre ambas. El tiempo se transforma en el principal factor que determina su comportamiento, primero como una cuenta regresiva que cerrará las posibilidades que tienen como estudiantes de secundaria, y luego como algo que amenaza con separarlas y llevarlas por caminos diferentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s