Birds of Prey (and the Fantabulous Emancipation of One Harley Quinn) (2020)

Birds_of_prey-posterA pesar de lo irregular que fue Suicide Squad (2016), uno de sus principales logros consistió en mostrarnos el debut de Harley Quinn en el cine, la trastornada criminal y expsiquiatra interpretada por Margot Robbie, convirtiéndose en uno de los personajes más populares de la película. Por eso, no fue una sorpresa que Warner Bros y DC Comics decidieran estrenar una cinta que girara en torno a ella, pero para eso era necesario separarla de su anterior trabajo. Cuando la protagonista nos informa en Birds of Prey (and the Fantabulous Emancipation of One Harley Quinn) (Aves de Presa [y la fantabulosa emancipación de una Harley Quinn]) que terminó su relación con el Joker, el villano con el que ha estado tradicionalmente vinculada a lo largo de su historia, la noticia no solo tiene efectos dentro de la trama, sino que presenta consecuencias más generales, que la alejan del mal sabor de boca que quedó con la anterior obra.

La figura del Joker interpretado por Jared Leto funciona como una representación de aquella película, así que la independencia que adquiere Harley en esta ocasión surge por partida doble, tanto en su calidad de mujer como de personaje ficticio. Como Joker (2019) de Todd Phillips, pero a su propia manera, esta obra busca dejar atrás los pasos en falso que la precedieron, para avanzar a su propio ritmo. El quiebre no es tan grande como en esa cinta, que no presenta una continuidad con el Universo Extendido de DC y opta por un tono más serio y aterrizado, pero de todas maneras hay algunos cambios importantes en Birds of Prey que la convierten en una experiencia más satisfactoria que Suicide Squad.

Si el precedente o punto de referencia de Suicide Squad fue Guardians of the Galaxy (2014), el de Birds of Prey parece estar más cerca de Deadpool (2016). A lo largo de la película, Harley Quinn nos va narrando la historia y en algunas ocasiones incluso mira directamente a la cámara, lo que, sumado a un lenguaje obsceno y momentos de violencia gráfica, la emparenta con el estilo que ocupa el mercenario de Marvel. Las cosas que dice la protagonista no son tan metaficticias como las de ese personaje, pero es claro el afán de la obra por crear algo colorido, estrafalario y que no se toma tan en serio a si mismo. El relato va saltando temporalmente según el capricho de Harley, que a veces olvida contar algunas cosas así que debe retroceder unas escenas, o se distrae con ciertos detalles, como la preparación de un sándwich.

Lo que mantiene en movimiento a la trama es un objeto que cumple a cabalidad con la definición de MacGuffin: un diamante que pertenecía a una poderosa familia de la mafia, asesinada años atrás, en cuyo interior está la clave necesaria para acceder a su gran fortuna. La joya es buscada por Roman Sionis / Black Mask (Ewan McGregor), un sangriento jefe criminal que quiere controlar la ciudad de Gotham con la ayuda de esos recursos. Debido a una mezcla de coincidencias y otras circunstancias, Harley se ve envuelta en la búsqueda del diamante, el que fue robado por una adolescente llamada Cassandra Cain (Ella Jay Basco), sobre quien existe una recompensa para el que logre capturarla. A esta dinámica también se unen Dinah Lance / Black Canary (Jurnee Smollett-Bell), una cantante que trabaja para Sionis; Renee Montoya (Rosie Perez), una policía que se siente defraudada del sistema al que pertenece; y Helena Bertinelli / Huntress (Mary Elizabeth Winstead), una asesina en busca de venganza.

Con esta cinta se vuelve a ocupar la idea de construir un equipo entre sus personajes, pero a diferencia de Suicide Squad, donde el grupo es formado desde el principio, acá se muestran las historias individuales de cada una y solo convergen hacia el final del metraje. El guion de Christina Hodson le otorga su propio trasfondo y motivaciones a cada uno de los miembros, los que pese a no ser demasiado extraordinarios terminan siendo más llamativos que lo mostrado en la anterior cinta. A su manera, todas ellas deben enfrentar diferentes obstáculos, muchos de los cuales consisten en ser subestimadas por el resto de las personas, sobre todo por los hombres, que solo las ven como un medio para alcanzar un fin.

La película es muy transparente en su aspiración de empoderamiento femenino, sobre todo respecto de Harley, que debe aprender a apreciar su autonomía y construir su propio camino. Elementos como la vestimenta de la protagonista son modificados para reflejar este nuevo estado, dejando de lado los shorts diminutos que ocupaba en la otra obra y optando por ropa algo más cómoda. Incluso en una secuencia imaginada, donde aparece cantando el tema “Diamonds Are a Girl’s Best Friend” -popularizado originalmente por Marilyn Monroe-, su vestimenta está inspirada por el traje que se ve en Gentlemen Prefer Blondes (1953), con la salvedad de que el icónico vestido de Monroe es reemplazado por unos pantalones rosados.

Secuencias como esa son un ejemplo de cómo la cinta trata de transmitir lo que ocurre dentro de la cabeza de la protagonista. La estética también es ocupada para lograr ese efecto, a través de textos que aparecen en la pantalla, el uso de colores recargados, una iluminación que recurre al neón y en general todo tipo de elementos visuales chillones. La directora Cathy Yan, que ha desarrollado su breve carrera en el cine independiente, no se cohíbe ante el desafío de trabajar en una producción más grande, ocupando lo excesivo y lo osado como sus principales armas. Birds of Prey presenta un buen manejo de las secuencias de peleas, que estuvieron a cargo de un equipo que participó en la franquicia de John Wick, logrando unas coreografías ágiles y entretenidas, algo que no  siempre es destacable dentro del cine de superhéroes, a pesar de la preponderancia que tiene la acción en esas obras.

Margot Robbie disfruta cada minuto que debe interpretar a Harley Quinn, con quien logra ese grado de compenetración que Ryan Reynolds tiene con Deadpool. La sola sonrisa de la actriz, acompañada de unos ojos desorbitados, hace recordar al personaje, incluso en sus encarnaciones más estilizadas, como la que diseñó originalmente Bruce Timm en la serie animada de Batman. Otro punto bien logrado es la labor de Ewan McGregor como el villano de la historia, al que da vida con una variedad de registros, desde la intensidad de un hombre desalmado y peligroso hasta la exageración caricaturesca de alguien que no teme transitar por el terreno del absurdo.

Si bien la cinta se alimenta de lo estrafalario, a veces tiende a subrayar demasiado su espíritu alocado cuando no siempre es necesario hacerlo. En vez de dejar que sean las acciones de la protagonista las que hablen por ella, hay ocasiones en las que agrega algún comentario o chiste que resulta repetitivo y hasta forzado. La espontaneidad que debería caracterizar a esas secuencias salvajes termina reducida a una reiteración innecesaria, que amenaza con sacarnos de la atmósfera que el relato intenta construir. Afortunadamente, los elementos positivos de la película son mayores que sus pasos en falso, como ocurre en una muy efectiva escena que involucra un dardo tranquilizante.

Gracias a su humor extravagante y algunas dosis de slapstick, Birds of Prey presenta una notoria conexión con el mundo de los dibujos animados. Ya desde su introducción la película se encarga de mostrarlo, e incluso vemos algunas referencias directas a los cortometrajes de Looney Tunes, que también son propiedad del estudio Warner. Este tipo de influencia es combinada con los aspectos más adultos de la cinta, como el uso de drogas o la violencia, creando una mezcla poco habitual dentro del DCEU. Actualmente, el proyecto cinematográfico de la editorial está apuntando hacia una mayor autonomía en los tonos de sus trabajos, lo que parece ser una decisión más acertada que tratar de imitar lo que Marvel ya hizo con su universo cohesionado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s