Diego Maradona (2019)

Diego_Maradona-posterEste nuevo documental del director Asif Kapadia llega para completar una trilogía de historias acerca de personas que sobresalieron en sus respectivas disciplinas, convirtiéndose en estrellas mundiales, pero cuyas extraordinarias trayectorias se vieron marcadas por la desgracia. Mientras en Senna (2010) y Amy (2015) -sobre el piloto de carreras brasileño Ayrton Senna y la cantante británica Amy Winehouse- sus protagonistas murieron de manera precipitada, en pleno apogeo de sus carreras, con Diego Maradona muestra el caso de alguien que fue envejeciendo junto con las consecuencias de sus actos, debiendo lidiar con los efectos de una fama que llegó temprano en su vida y acompañada de una vorágine incontrolable.

Aunque la simpleza de sus títulos no parece reflejarlo, los documentales de Kapadia están interesadas por los rasgos más complicados de sus protagonistas, acompañándolos en algunos de sus momentos más duros. No se trata de una simple repetición de datos enciclopédicos, sino que de un intento por sumergirse en quienes fueron como personas, para ver la manera en que su lado más humano se vio afectado por la presión de ser ídolos. En el caso de esta nueva cinta, el uso del nombre y apellido del jugador de fútbol (en vez de escoger solo uno de ellos, como en los trabajos anteriores) se conecta con una idea planteada por su preparador físico, a quien oímos explicar que existían dos personas en su interior: “Diego”, el chico humilde que provenía de un barrio pobre, preocupado del bienestar de su familia, y “Maradona”, el personaje más estridente que aparecía dentro de la cancha y frente a las cámaras.

Ambas facetas coexistían dentro de él, pero poco a poco la segunda se fue imponiendo sobre la otra. Con tantas cosas que ha hecho a lo largo de su vida y con todo lo que se ha dicho sobre él, era necesario seleccionar qué aspectos del futbolista serían plasmados en el documental. Kapadia decidió centrarse en los años que el argentino vivió en Italia, cuando jugó para el equipo SSC Napoli, donde se produjo el cambio que terminó por marcar su carrera. Fue durante esa época que alcanzó la más alta de las cimas, ganando dos campeonatos nacionales y una copa del mundo que lo convirtieron en un dios para algunos, pero también cultivando una imagen controvertida y adoptando hábitos perjudiciales que lo llevarán a ser despreciado por el resto.

Con estos tres documentales Kapadia fue desarrollando un estilo distintivo, basado en un uso preponderante de imágenes de archivo, sobre todo aquellas que nos muestran a sus protagonistas en momentos más íntimos. Sus vidas no solo estaban compuestas por su desempeño profesional, siendo necesario examinar lo que ocurría tras bastidores con ellos. Parte importante de las imágenes que vemos en esta cinta corresponde a metraje que registraron dos camarógrafos contratados por el entonces agente de Maradona, Jorge Cyterszpiler, quien tenía planeado hacer una película para promocionar a su cliente en el mercado estadounidense. Ese proyecto no se concretó, pero los instantes que capturaron sirven para que lo veamos desde una perspectiva cercana, como si estuviésemos a su lado, acompañándolo.

Cuando Maradona llegó al Napoli, el equipo no había ganado nunca la Serie A de Italia, y su desempeño en el torneo era a lo más regular. A pesar de un muy discreto paso por el FC Barcelona, su talento seguía generando expectación, así que el día de su presentación ante las cámaras llegaron más de 80.000 hinchas a verlo al estadio. Los buenos resultados que logró con el club y con la selección argentina lo llevaron a la cúspide del fútbol mundial, pero al mismo tiempo empezó a formar lazos con la familia Giuliano, perteneciente a la peligrosa organización criminal de la Camorra. Ellos facilitaron su acceso a la cocaína, su gran adicción, y le dieron además la sensación de que podía hacer lo que quisiera, sin necesidad de enfrentar las consecuencias de sus actos.

En vez de demonizar al protagonista, el documental se encarga de transmitir la tragedia de lo que ocurrió con él. Como lo señala Pelé, el futbolista con quien frecuentemente disputa el puesto de mejor jugador de la historia, Maradona tenía el talento para llegar a la cima, pero entrar a ese mundo tan pronto puede ser peligroso. La vida del argentino avanzó con una velocidad vertiginosa, ya que siendo un adolescente asumió el rol de principal proveedor de su familia, luego triunfó en el fútbol local y llegó a Europa con dos de los traspasos más caros hasta ese entonces. Lejos de casa, rodeado de personas que tenían motivaciones muy variadas, no era difícil que tuviese acceso a diferentes tipos de vicios. Kapadia no niega la cuota de responsabilidad que el mismo Maradona tuvo en su declive, pero de manera similar a lo que hizo en el documental de Amy Winehouse, también se da el tiempo de mostrar el contexto en el que todo esto ocurrió.

Pese a los prejuicios que uno puede tener respecto del argentino, la obra se encarga también de generar empatía hacia él, resaltando sus orígenes humildes y cómo esto creó un lazo de hermandad con la ciudad de Nápoles, que era menospreciada por los habitantes del norte de Italia. Los cánticos racistas y clasistas de los rivales del Napoli no solo podían dirigirse a los hinchas del club, sino también a Maradona, cuya apariencia física y orígenes no le auguraban un futuro demasiado prometedor en el fútbol, pero fue su perseverancia y fuerza las que le permitieron ser extraordinario. Las patadas que recibía durante los partidos no impedían que siguiera corriendo con la pelota, luchando para mantenerse en pie, una actitud que permitió que los napolitanos se identificaran profundamente con él.

Otro de los rasgos que el director ha ido desarrollando en sus trabajos consiste en no mostrar a los entrevistados, dejando que sus declaraciones se escuchen sobre las imágenes de archivo, para que no interrumpan el efecto que esos registros producen sobre el espectador. Kapadia confía en el poder de las imágenes para situarnos en la época y lugar de estas, y dejando de vez en cuando que actúen por si solas, sin una voz que nos explique lo que está ocurriendo. Es lo que pasa, por ejemplo, en una de las escenas de este documental donde vemos al protagonista ensimismado, en medio de una fiesta, luego de un momento crucial de su carrera, como si estuviese evaluando las consecuencias que tendrá lo que ocurrió algunos días atrás.

Ese tipo de instantes demuestran lo importante que es la manera en que se cuentan las historias. La información por si sola no basta para crear un relato fascinante, ya que la forma en que esta es presentada puede tener un gran impacto en el espectador. Si para otros documentalistas una escena como esa puede ser tiempo muerto, algo prescindible, acá sirve para transmitir una sensación determinada. La obra también recalca el rol que los medios de comunicación y la opinión pública tuvieron sobre la vida del protagonista, siendo frecuentes los planos en los que se le muestra rodeado de fotógrafos y micrófonos, abriéndose paso entre personas ansiosas por capturar algún detalle digno de noticia. Algo similar ocurre con la presencia asfixiante de los fanáticos, que transformaron la idea de ser un dios en una maldición.

La cinta se beneficia de algunos de los entrevistados con los que cuenta, como la hermana de Maradona, quien entrega una visión más cercana y afectiva acerca de lo que ocurrió con el futbolista y cómo su vida cambió cuando se convirtió en una estrella. También lo notamos con las palabras del periodista argentino Daniel Arcucci, que explica de forma bastante elocuente algunos de los pasajes de su vida, sobre todo hacia el final del documental, cuando resume el significado de tomar su paso por el Napoli como la base para este trabajo. Sus años en Italia funcionan como un microcosmos de toda su carrera, encapsulando las potentes y contradictorias reacciones que genera en el resto de las personas, que lo pueden amar y odiar con igual intensidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s