The Grand Budapest Hotel (2014)

ImageLos fanáticos de Wes Anderson adoran su estilo inconfundible: la gran atención en los detalles, la paleta de colores con una predominancia de tonos amarillos, los objetos y la estética vintage que pueblan sus escenas, los movimientos de cámara (travellings laterales, tomas panorámicas), el diálogo ágil y situaciones rápidas, el uso de maquetas y stop motion, la aparición de actores recurrentes (Bill Murray, Jason Schwartzman, Owen Wilson), la composición de sus planos (con una afición por la simetría). En resumen, el mundo que ha ido creando a lo largo de los años. Es tal la correlación entre estos elementos y Anderson, que sus detractores se basan en las mismas razones para atacar sus trabajos. Según ellos, el cineasta texano se preocupa tanto en cómo se ven sus películas que descuida el resto de los componentes.

Sigue leyendo