Glass (2019)

glass-posterLos giros en la trama, es decir, las sorpresas que buscan descolocar a los espectadores al final de las películas, se convirtieron en un rasgo característico en la carrera del director M. Night Shyamalan, tanto así que pasaron a ser un verdadero cliché al momentos de hablar de sus trabajos. En su anterior cinta, Split (2016), nuevamente recurrió a esta herramienta, pero lo hizo de una manera novedosa, conectando aquella obra con otra de sus películas, Unbreakable (2000), haciendo que ambas transcurrieran en el mismo universo. Era la primera vez que el director hacía una secuela de alguna de sus obras, y lo hizo de tal forma que no nos avisó hasta antes de los créditos finales.

Sigue leyendo

Split (2016)

Split-posterEn su momento de máxima popularidad, el director M. Night Shyamalan fue apodado por la revista Newsweek como el nuevo Steven Spielberg. A la fecha de esa publicación, su filmografía incluía éxitos como The Sixth Sense (1999) y Signs (2002), por lo que el entusiasmo por su futuro era comprensible. Sin embargo, una serie de traspiés, tanto críticos como comerciales, lo relegaron a un segundo plano, y su nombre, que había sido años atrás motivo suficiente para llevar a la gente al cine, ahora era evitado. Obligado a tener que trabajar con presupuestos más restringidos, Shyamalan estrenó The Visit (2015), una película de metraje encontrado que pese a sus irregularidades demostraba una mejora en la calidad de sus obras, algo que es confirmado por su nuevo trabajo, Split (Fragmentado).

Sigue leyendo

The Witch (2015)

The_Witch-posterPara nosotros, que tenemos el privilegio de examinar la situación en retrospectiva, nos puede parecer absurdo que alguna vez existieron persecuciones contra personas que eran acusadas de practicar la brujería. Sin embargo, es necesario considerar el contexto de la época y las diferencias que existían con el panorama actual. En aquel entonces el conocimiento no era entendido de la misma forma que hoy, donde podemos diferenciar conceptos como los mitos, las supersticiones, la religión, las creencias y la evidencia científica. Antes esas categorías no existían, así que la división entre realidad y ficción era más difusa, permitiendo casos como ese. Al momento de narrar su historia, la película The Witch (La bruja) busca transmitir una sensación similar, permitiéndonos experimentar el pensamiento que dominaba aquellos años.

Sigue leyendo