Toni Erdmann (2016)

Toni_Erdmann-posterA veces, los prejuicios que uno tiene contra una película pueden ser algo positivo, ya que al contar con una cierta suspicacia al momento de verla es posible que la obra misma nos demuestre que estábamos equivocados. Eso es lo que me ocurrió con la cinta alemana Toni Erdmann, que desde el año pasado comenzó a acumular un gran número de premios y elogios de la crítica. Cuando una película recibe ese tipo de comentarios, uno supone que se debe tratar de una obra sobresaliente, que destaca en relación al resto, que sale de lo genérico, pero la información previa que fui captando de forma general de esta obra no la mostraban de esa manera, sino que todo lo contrario.

Sigue leyendo

Anuncios

Ich seh, ich seh (2014)

Goodnight_MommyUno de los aspectos más interesantes en el género del terror es el de la figura materna de tintes siniestros. Desde Norman Bates y la retorcida relación que tenía con su madre, hasta los tormentos que debía aguantar Carrie de la suya, se trata de algo que llama la atención y posee una fuerza especial. Se podrían citar múltiples razones de carácter psicológico para explicar este tipo de miedo, especialmente desde el área del psicoanálisis, pero en términos sencillos la idea de que sea la persona que te dio la vida quien intente hacerte daño es suficiente para inquietar a cualquiera. Y eso es precisamente lo que quiere transmitir la premisa de la cinta austriaca Ich seh, ich seh (Goodnight Mommy), de los directores Severin Fiala y Veronika Franz.

Sigue leyendo

Amour (2012)

ImageDe las películas de Michael Haneke solo he visto tres: Benny’s Video(1992), Caché (2005) y The White Ribbon (2009). Aunque cada una cuenta historias distintas, todas transmiten la angustia de que algo terrible va a pasar, de que existe un peligro que amenaza constantemente a los personajes.  Amour, la nueva película del director, que fue premiada con la Palma de Oro en el último Festival de Cine de Cannes, pareciera distinguirse de estos trabajos anteriores, ya que su título hace referencia a un sentimiento un tanto extraño para la filmografía de Haneke: el amor. Sin embargo, la angustia sigue allí, y el peligro sigue asechando a los personajes, solo que esta vez el peligro no proviene de otras personas, sino que de algo incorpóreo, eterno, como lo es la muerte.

Sigue leyendo