Knock Knock (2015)

Knock_Knock-posterAdemás de otorgarle popularidad al director Eli Roth, la película Hostel (2005) sirvió como base para el nacimiento de un nuevo –y controvertido- subgénero del cine de terror, el denominado torture porn. Se trata de películas que muestran a personajes sometidos a tratos inhumanos, con un alto grado de crueldad, y donde los elementos sexuales también están presentes, ya sea en escenas donde se muestran desnudos o en la sensación general que producen estas obras, creando una especie de fascinación morbosa en el espectador. En su nuevo trabajo, Knock Knock (Knock Knock: Seducción fatal), el director parece regresar a este concepto, aunque lo hace desde una perspectiva más literal. La tortura no es tan gráfica como en sus películas anteriores, pero los aspectos violentos todavía están ahí, y el sexo pasa a ocupar el gran foco de atención, tanto así que su premisa parece sacada de una cinta pornográfica.

Sigue leyendo