Calvary (2014)

calvary_posterCalvary (Calvario), la segunda película del director británico John Michael McDonagh, parte con una poderosa escena. Está compuesta por un plano estático y extenso en el que vemos al protagonista, el sacerdote James Lavelle (Brendan Gleeson), mientras escucha una confesión. La persona al otro lado del confesionario le narra cómo durante su niñez fue abusado sexualmente por un sacerdote. Dado que el victimario ya falleció, y la víctima no cree que el daño pueda ser reparado a través de terapia, el interlocutor ha decidido cobrar venganza contra el propio protagonista, pese a su inocencia. Según este personaje, la muerte de un sacerdote bueno llamará más la atención que la de uno culpable.

Sigue leyendo