The Visit (2015)

The_Visit-posterPocos directores han tenido un debut tan prometedor y un traspié tan desastroso como el de M. Night Shyamalan. Con el estreno de The Sixth Sense (1999), su nombre se convirtió en sinónimo de admiración para los fanáticos de los thrillers, y la vuelta de tuerca que ocurre al final del metraje lo posicionó dentro de la cultura popular como un cineasta que juega con la mente de los espectadores y es capaz de sorprenderlos cuando menos lo esperan. En su siguiente trabajo, Unbreakable (2000), logró un muy buen acercamiento al cine de superhéroes, viéndolo desde una perspectiva diferente, mientras que con Signs (2002) su popularidad creció aún más. Sin embargo, la calidad de sus películas comenzó a decaer durante los años posteriores y los mismos elementos que habían caracterizado su estilo se convirtieron en las armas que los críticos ocuparon para atacarlo.

Sigue leyendo