Housebound (2014)

housebound-posterSi bien es algo que se ha venido haciendo hace casi un siglo en el cine, no es sencillo mezclar dos géneros tan disímiles como la comedia y el terror. El desafío es doble, ya que es necesario manejar las reglas de ambos estilos. El fracaso, por lo tanto, es mayor que simplemente hacer una comedia mala o una película de terror mala. Además, el equilibrio entre ambos debe ser tal que los elementos de cada género se complementen, dando lugar a un resultado que se sienta natural, no forzado. Housebound, el largometraje debut del director neozelandés Gerard Johnstone, sin ser una película perfecta, se acerca a este equilibrio.

Sigue leyendo