Bad Times at the El Royale (2018)

Bad_Times_at_the_El_Royale-posterEl director Drew Goddard sabe que si se va a ambientar una película casi exclusivamente en un solo lugar, ese espacio debe ser dotado de una cierta personalidad para evitar la monotonía y repetición a lo largo del metraje. Así como ocurría con los hoteles de Psycho (1960) y The Shining (1980), el de Bad Times at the El Royale también presenta algunos rasgos distintivos que lo convierten en algo más que un simple telón de fondo para lo que ocurre en la pantalla. Una de las estrategias utilizadas para lograr esto es recurrir al misterio, revelando que el lugar donde transcurre la historia esconde más de lo que muestra a simple vista, algo que Goddard ya había ocupado en su anterior largometraje, The Cabin in the Woods (2012).

Sigue leyendo

Hell or High Water (2016)

hell_or_high_water-posterAmbientada en el oeste de Texas, la película Hell or High Water tiene un vínculo innegable con el género del western. Sus protagonistas son los hermanos Tanner y Toby Howard (Ben Foster y Chris Pine), que se dedican a robar bancos. Tras sus pasos están dos Texas Rangers, Marcus Hamilton (Jeff Bridges), que está pronto a jubilarse, y su compañero Alberto Parker (Gil Birmingham), un oficial de ascendencia comanche y mexicana que debe aguantar los comentarios racistas del primero. A simple vista esta cinta puede parecer simplemente un western que transcurre en la época actual, donde los caballos han sido reemplazados por automóviles, pero hay muchas cosas más bajo su superficie.

Sigue leyendo

Le Petit Prince (2015)

Le_Petit_Prince-posterEl Principito es un verdadero clásico de la literatura infantil. Publicado en 1942, el libro de Antoine de Saint-Exupéry ha sido traducido a más de 200 idiomas y vendido millones de ejemplares a lo largo del mundo. La historia ha sido parte fundamental de varias generaciones, así que no es de extrañar que hayan decidido hacer una película animada basada en ella. Pero trasladar la novela a la pantalla grande no consiste solo en ocupar sus personajes o citar sus recordadas frases (como “lo esencial es invisible a los ojos”), ya que eso sería un mero ejercicio superficial. Lo realmente importante está en transmitir el mensaje de la historia, qué es lo que trata de decir, y es ahí donde el director Mark Osborne cumple satisfactoriamente su objetivo.

Sigue leyendo