Annihilation (2018)

Annihilation-posterEx Machina (2014), el primer largometraje dirigido por Alex Garland, funcionaba casi como un reloj. Era una cinta de ciencia ficción ambientada mayoritariamente dentro de una casa y su laboratorio subterráneo, con un número reducido de personajes, y una trama que era precisa, que tenía cada elemento en su lugar. Con Annihilation (Aniquilación), su segunda película, Garland ha decidido expandir los horizontes de ese anterior enfoque, lo que significa no solo un mayor presupuesto y una historia de escala más grande, sino también aumentar las posibilidades de las ideas exploradas. Esto permite que la historia adquiera una importante dosis de ambigüedad, al no existir respuestas únicas para los enigmas planteados, dejando así espacio para las interpretaciones.

Sigue leyendo