Justice League (2017)

Justice_League-posterCreada en 1960 como una sucesora de la Sociedad de la Justicia de América, la Liga de la Justicia se transformó rápidamente en uno de los grupos de superhéroes más famosos del mundo. Al reunir a los personajes más populares de DC Comics, como Superman, Batman, Wonder Woman, Aquaman y Flash, su éxito no solo se limitó a esa editorial sino que abarcó el medio de los cómics en general, siendo posteriormente adaptada a numerosas series de televisión y películas animadas. Su influencia se extendió incluso hasta su competencia directa, Marvel, que aprovechando las buenas ventas logradas por la Liga decidió crear su propio grupo de superhéroes, los Cuatro Fantásticos. Siendo tal su importancia dentro de ese entorno, la noticia de una película en imagen real levantó toda clase de expectativas entre los fanáticos, quienes esperaban algo a la altura de esta reunión.

Sigue leyendo

High-Rise (2015)

High_Rise-posterEl género distópico nos muestra un mundo corrompido, indeseable, donde los principios que consideramos valiosos se encuentran en ruinas. Este tipo de obras son capaces de entregar un comentario acerca de nuestra propia sociedad, ya que los problemas presentes en su entorno ficticio son generalmente una magnificación de los que ya existen en la realidad. Lo que se busca decir con eso es lo cerca que estamos de alcanzar un punto de no retorno, en el que terminemos asimilándonos a esos mundos aterradores. Uno de los aspectos oscuros de este género es que las advertencias que ha realizado a lo largo de los años no han sido suficientes para cambiar nuestro rumbo, ya que títulos de décadas pasadas pueden ser perfectamente ocupados para entender el presente. Es lo que ocurre con la película High-Rise, basada en el libro que  J.G. Ballard publicó en 1975.

Sigue leyendo

Batman v Superman: Dawn of Justice (2016)

Batman_v_Superman-posterEs curioso que de las dos editoriales de cómics más grandes, haya sido Marvel la que pasara a controlar el cine de superhéroes. Curioso porque DC tiene una ventaja comparativa muy importante: la familiaridad de sus personajes. Si bien nombres como Iron Man o Thor podrían haber sido conocidos por algunas personas antes del estreno de sus respectivas películas, personajes como Superman o Batman son sinónimo de la palabra superhéroe, formando parte indisoluble de ella. Que el público conozca el material en el que se basa una cinta permite una cierta garantía económica, ya que serán atraídos a algo que son capaces de identificar, pero a pesar de ello fue la apuesta de Marvel la que ha ido modelando el panorama actual del género, quedando los esfuerzos de su competencia en un segundo plano.

Sigue leyendo