Gisaengchung (2019)

Gisaengchung-posterAdemás de la importancia que tiene como componente narrativo en una de las secuencias más memorables de la cinta, el agua posee un alto potencial simbólico en la película surcoreana Gisaengchung (Parasite). Esto no se basa en su calidad de elemento aislado, etéreo, sino que en la forma como interactúa con otros componentes y con el entorno donde está ubicada. Lo fundamental es su calidad de cuerpo en movimiento. Tal como explicó su director Bong Joon-ho durante su presentación en el Festival de Cine de Toronto, el agua fluye de arriba hacia abajo, y siendo esta una obra que explora las desigualdades socioeconómicas, el agua también fluye de los ricos hacia los pobres, quedando estos últimos más expuestos a las consecuencias negativas de lo que ocurre en la sociedad.

Sigue leyendo