Midsommar (2019)

Midsommar-posterEl largometraje debut de Ari Aster, Hereditary (2018), llamó la atención no solo por su buena calidad, sino también por la seguridad que demostraba el director con el manejo del lenguaje cinematográfico y las decisiones artísticas que tomó durante su producción. La obra pertenece al género del cine de terror, pero en vez de recurrir a sustos concretos, a impactos pasajeros, utilizaba una fuerte atmósfera que extendía la tensión a lo largo del metraje, creando algo que se alejaba del tipo de historias al que nos tiene acostumbrado el cine comercial. Con su segunda película, Midsommar (Midsommar: El terror no espera a la noche), estrenada solo un año después, sus intentos por crear algo distintivo, que funcione por sus propias reglas, van incluso más allá.

Sigue leyendo

Hereditary (2018)

Hereditary-posterNo es habitual que las películas de terror sean reconocidas de manera transversal. Por lo general, se trata de un género que es mirado en menos, relegado a un segundo plano donde corre el constante riesgo de devorarse a sí mismo, sumergido en su propio mundo, con sus propios fanáticos y premiaciones. Sin embargo, de vez en cuando hay cintas que logran trascender las barreras de este género, pasando a ser evaluadas con la misma consideración que el resto de las obras “comunes y corrientes”. Es lo que ocurrió, por ejemplo, cuando The Sixth Sense (1999) obtuvo seis nominaciones a los premios Óscar, incluidas las categorías de mejor película, mejor director, y mejor actriz de reparto, esta última por la labor de Toni Collette. Casi veinte años después, la actriz vuelve a participar en una cinta de terror que ha ido sumando elogios tanto de aquellos espectadores habituales del género como por quienes no están acostumbrados a él.

Sigue leyendo