Once Upon a Time… in Hollywood (2019)

Once_Upon_a_Time_in_Hollywood-posterAunque se asume que los buenos directores de cine deben tener una pasión por el medio en el que se desenvuelven, Quentin Tarantino ha transformado la cinefilia en uno de sus rasgos característicos. Es conocida la historia de su trabajo en un videoclub cuando era joven, lo que le permitió saciar un voraz apetito por las películas, accediendo a obras poco conocidas y desarrollando un conocimiento casi enciclopédico de diferentes títulos y nombres. Su erudición cinematográfica se reflejó luego en sus propias cintas, donde creó múltiples guiños, homenajes, referencias, reinterpretaciones, adaptaciones o robos (dependiendo de cómo uno lo quiera ver) de las más variadas fuentes.

Sigue leyendo

Suicide Squad (2016)

Suicide_Squad-posterCon la presencia hegemónica que han tenido las películas de superhéroes en el cine comercial durante los últimos años, existe el inevitable riesgo de caer en una fatiga de contenido, ya que a medida que aumenta el número de cintas sobre el mismo tema también aumentan los lugares comunes y los clichés. Por eso, es necesario que el género sea capaz de evolucionar, para que a través de la innovación se estrenen obras que llamen la atención de los espectadores. Esto es especialmente necesario en el caso del universo cinematográfico de DC/Warner, que pese a tener solo un par de películas a la fecha, ya han comenzado a ser criticadas por el enfoque excesivamente serio que utilizan. Por eso el anuncio de un título como Suicide Squad (Escuadrón suicida) prometía tanto, ya que parecía desmarcarse de esa tendencia, apelando a algo diferente.

Sigue leyendo

The Big Short (2015)

The_Big_Short-posterCuando se estaban haciendo las predicciones a mediados del año pasado sobre las películas que serían las favoritas en la temporada de premios, The Big Short (La gran apuesta) ni siquiera estaba mencionada. A pesar de contar con una historia interesante, basada en la crisis económica que explotó en 2008 vista desde la perspectiva de Wall Street, y tener a su alcance un reparto envidiable lleno de actores conocidos, el hecho de que Adam McKay fuese el director no terminaba de convencer. Dado que su trayectoria cinematográfica consistía mayoritariamente en comedias protagonizadas por Will Ferrell, como Anchorman (2004) y Step Brothers (2008), el resultado no parecía presagiar demasiados galardones artísticos. Pero así como ocurre con su propia trama, los pronósticos correctos no son siempre tan evidentes.

Sigue leyendo

Focus (2015)

Focus_posterDespués de protagonizar un fiasco como After Earth (2013), es bueno ver a Will Smith interpretando al tipo de personajes carismáticos que lo han caracterizado a lo largo de su carrera. El actor tiene un gran talento para transmitir un encanto que conecta de inmediato con el espectador, entregando una sensación de confianza y credibilidad. Esta habilidad es especialmente útil en su más reciente película, Focus (Focus: Maestros de la estafa), donde interpreta a un experimentado estafador. La estrategia consiste en bajar la defensa de sus víctimas, atacándolas cuando menos se lo esperan.

Sigue leyendo

About Time (2013)

ImageTim (Domhnall Gleeson) es un joven inseguro que no parece muy interesante. Sus características más destacables son que es flaco, pelirrojo, estudia Derecho y vive junto a su familia en una casa cerca de la playa. Sin embargo, su vida, que hasta entonces había sido tan común y corriente, cambia drásticamente cuando su padre (Bill Nighy) le revela el secreto de la familia: todos los varones que han pertenecido a ella han tenido la capacidad de viajar en el tiempo. Para esto deben estar en un lugar oscuro, cerrar sus ojos y puños, y pensar en el momento al que quieren viajar. La principal limitante es que solo pueden ir a algún momento dentro de sus propias vidas, pero de todas maneras es una noticia que el protagonista recibe como un enorme regalo.

Sigue leyendo

The Wolf of Wall Street (2013)

ImageDe forma similar a Woody Allen, el director Matin Scorsese no ha pasado por un buen período durante los últimos años. Si bien ha hecho buenas películas como The Aviator (2004) o The Departed (2006), están lejos del nivel que demostró décadas atrás. Incluso cuando ganó su esquivo Óscar como mejor director por The Departed, varios críticos reconocieron que era una obra menor dentro de su gran filmografía, por lo que el premio se limitó a saldar una deuda que se arrastraba hacía años. Pero como pasó con Allen, jamás se debe subestimar a los grandes cineastas, quienes en cualquier momento pueden hacer que el público recuerde por qué forman parte del Olimpo del cine mundial.

Sigue leyendo