A Quiet Place (2018)

A_Quiet_Place-posterPor lo general, cuando los actores deciden asumir la labor de director, sus primeras películas se centran en aquello que conocen mejor, potenciando las interpretaciones de su elenco y creando historias donde el estilo utilizado es más transparente, incluso imperceptible, para no llamar demasiado la atención. En el caso de John Krasinski, esto también ocurrió en mayor o menor medida con sus dos primeros largometrajes, pero con el estreno de su tercera cinta, A Quiet Place (Un lugar en silencio), da un paso inesperado y osado. Adentrándose de lleno en el cine de género, específicamente el thriller y el terror, que exigen un buen manejo del lenguaje cinematográfico y sus elementos técnicos para funcionar bien, el resultado demuestra una sorprendente calidad.

Sigue leyendo

Pain & Gain (2013)

Hoy en día, el noImagembre de Michael Bay se relaciona principalmente con la franquicia cinematográfica de Transformers, lo que lo ha llevado a ser considerado un director que se especializa en hacer películas descerebradas y excesivas. Si bien estos adjetivos encajan con el tipo de trabajos que ha realizado durante los últimos años, Bay tiene algunas películas que vale la pena ver dentro de su filmografía, como The Rock (1996) o Bad Boys (1995). Aunque no son cintas de gran calidad, cumplen con el objetivo de entretener y demuestran que este director no carece completamente de talento. Es por eso que me dieron ganas de ver su último trabajo, Pain & Gain, que cuenta con una premisa bastante llamativa, un buen elenco y la particularidad de estar basada en hechos reales ocurridos a comienzos de los años 90.

Sigue leyendo