Den skyldige (2018)

Den_skyldige-posterPelículas como la cinta danesa Den skyldige (The Guilty; La culpa), que transcurren dentro de un entorno cerrado, con elementos mínimos, son capaces no solo de funcionar pese a esos límites, sino que los aprovechan para crear soluciones creativas. La obra tiene lugar exclusivamente dentro de una oficina, y las interacciones que el protagonista tiene con el resto de los personajes ocurren a través de llamadas telefónicas. Fueron esas restricciones autoimpuestas las que obligaron al director Gustav Möller y a su equipo a esforzarse más que si hubiesen decidido utilizar un enfoque común y corriente, demostrando que no es necesario contar con herramientas demasiado vistosas para dar forma a un relato intrigante.

Sigue leyendo