The Book Thief (2013)

ImageLa relación cinematográfica niños-guerra, y específicamente Segunda Guerra Mundial, no es nueva. Esta especie de subgénero bélico está compuesto por películas como la adaptación de El diario de Ana Frank (1959), pasando por La vita è bella (1997), y se extiende a ejemplos más recientes como The Boy in the Stripped Pyjamas (2008) o Lore (2012). Estas cintas aprovechan la perspectiva inocente de sus protagonistas para exponerlos a una situación límite como la guerra o el genocidio, haciendo que los personajes puedan experimentarlos sin las cargas ideológicas de los adultos, con una visión más prístina, y entregando así una historia antibélica que habla sobre la maduración.

Sigue leyendo