Jackie (2016)

Jackie-posterDebe ser difícil para los directores de cine pasar de hacer películas en su lengua materna a cintas habladas en otros idiomas, y más aún si en esa nueva película deben tratar temas tan íntimamente ligados a un país ajeno. En el caso del chileno Pablo Larraín, quien ha dedicado parte importante de su filmografía a la historia de su país, gracias a una trilogía conformada por Tony Manero (2008), Post Mortem (2010) y No (2012), que gira en torno a la dictadura de Pinochet, su primer acercamiento al cine en inglés viene de una obra que habla sobre la ex primera dama de Estados Unidos, Jacqueline Kennedy, y del episodio que ha dejado una huella imborrable en la historia de esa nación. El propio Larraín se sorprendió cuando Darren Aronofsky le ofreció el proyecto, pero las barreras culturales no fueron un impedimento para encontrar temas universales en este relato.

Sigue leyendo

Anuncios

Black Mass (2015)

Black_Mass-posterEn la película Public Enemies (2009), Johnny Depp dio vida al legendario ladrón de bancos John Dillinger. Este año el actor vuelve a interpretar a un famoso delincuente de la historia de Estados Unidos, Jimmy “Whitey” Bulger, en la cinta Black Mass (Pacto criminal), pero existe una diferencia elemental entre ambos personajes. Si bien los robos de Dillinger eran a mano armada, sus delitos se limitaron en gran parte al derecho de propiedad, siendo el único cargo por homicidio en su contra solo una acusación, ya que no llegó a ser condenado por él. Bulger, en cambio, ha sido responsable de una veintena de asesinatos, así como de extorsión y tráfico de drogas. Su carácter siniestro lo alejó de la figura de leyenda que tienen delincuentes como Dillinger, lo que también se nota en la manera en que ha sido retratado en esta película.

Sigue leyendo

Blue Jasmine (2013)

ImageDesde comienzos de las década de 1980 que Woody Allen viene cumpliendo un prolífico récord como director de cine: Cada año estrena una nueva película, con un ritmo que ni siquiera los cineastas más jóvenes y entusiastas podrían igualar. Sin embargo, esta misma regularidad termina por jugarle en contra a un director con una trayectoria tan vasta como la de Allen. Sus últimos trabajos están desprovistos de la chispa e ingenio que caracterizaba a películas como Annie Hall (1977) o Zelig (1983), y parecen casi una obligación por cumplir con la regla de estrenar una cinta al año.

Sigue leyendo