Kubo and the Two Strings (2016)

kubo_and_the_two_strings-posterSi bien no está basada en un mito en particular, la película Kubo and the Two Strings (Kubo y la búsqueda del samurai) posee una atmósfera que la asemeja a ese tipo de historias. Ambientada en el Japón feudal, la cinta presenta seres sobrenaturales, monstruos, espíritus y magia, los que se encuentran integrados al resto de los elementos presentes en el relato. A diferencia de obras como The Wizard of Oz (1939), donde se produce una distinción entre lo que es real y ficticio, en esta película los aspectos fantásticos forman parte del mundo que habitan sus personajes, llegando incluso a ocupar algunos espacios cotidianos de sus vidas, lo que hace recordar al trabajo de Studio Ghibli.

Sigue leyendo

Hail, Caesar! (2016)

Hail_Caesar-posterA lo largo de sus carreras, los directores de cine van cultivando un cierto estilo que los diferencia del resto, otorgándoles una impronta personal a sus obras. Se trata de una de las consecuencias propias de trabajar en el ámbito artístico, donde las características inherentes del autor pasan a definir aquello que crean. Esto es especialmente notorio en el caso de los hermanos Coen, cuya visión del mundo se ve reflejada de manera fiel en sus películas, las que pueden ser identificadas casi de inmediato por el tipo de humor que tienen, el énfasis que se le da a ciertas ideas o los personajes que las protagonizan. En su nueva cinta, Hail, Caesar! (¡Salve, César!), estos elementos son potenciados con más fuerza de lo normal, creando una comedia que tiene la marca de los directores en cada una de sus escenas.

Sigue leyendo

Spectre (2015)

Spectre_posterAlgo que ha caracterizado a la versión más reciente de la saga de James Bond, protagonizada por Daniel Craig, es el énfasis que se le da a los efectos que tiene la actividad del personaje en él mismo. Esto no solo se puede ver en el desgaste físico que sufre durante las peleas, lo que le ha otorgado una necesaria cuota de vulnerabilidad, sino también en aspectos más personales. Una de las preguntas que se plantean estas películas es cómo un estilo de vida que involucra estar siempre alerta, sin un lugar fijo donde vivir, expuesto a un peligro constante, puede afectar a alguien, lo que incluso ha llevado al espía en más de una ocasión a considerar la opción de adoptar otro camino. La visión idealizada del protagonista como alguien infalible es reemplazada por una donde se enfrenta constantemente a dudas, no siempre teniendo el control de la situación, lo que al final de cuentas lo hace más humano.

Sigue leyendo

The Grand Budapest Hotel (2014)

ImageLos fanáticos de Wes Anderson adoran su estilo inconfundible: la gran atención en los detalles, la paleta de colores con una predominancia de tonos amarillos, los objetos y la estética vintage que pueblan sus escenas, los movimientos de cámara (travellings laterales, tomas panorámicas), el diálogo ágil y situaciones rápidas, el uso de maquetas y stop motion, la aparición de actores recurrentes (Bill Murray, Jason Schwartzman, Owen Wilson), la composición de sus planos (con una afición por la simetría). En resumen, el mundo que ha ido creando a lo largo de los años. Es tal la correlación entre estos elementos y Anderson, que sus detractores se basan en las mismas razones para atacar sus trabajos. Según ellos, el cineasta texano se preocupa tanto en cómo se ven sus películas que descuida el resto de los componentes.

Sigue leyendo

In Bruges (2008)

inbrugesMartin McDonagh es un director que promete mucho. No le bastó con ganar un premio Óscar por su cortometraje Six Shooter (2004), sino que además dirigió una de las mejores películas del año pasado. In Bruges (conocida en español como Escondidos en Brujas) es una cinta que se basa en un buen guión y grandes actuaciones para poder transmitir las emociones de sus personajes y lograr que estos generen una  conexión especial con los espectadores. Con un poco de humor negro, diálogos interesantes y una historia bien estructurada, la película logra destacar del promedio y se eleva junto a otros títulos del 2008 que nos hacen pensar que el cine no está tan mal como uno creía.

Sigue leyendo