Pokémon Detective Pikachu (2019)

Pokémon_Detective_Pikachu-posterLa vara que existe para las películas basadas en videojuegos no es demasiado alta. Una serie de estrenos fallidos y un par de cintas regulares han hecho que estas adaptaciones generen más desconfianza que expectación entre los espectadores, y debido a desastres como Super Mario Bros. (1993) o Street Fighter (1994) cualquier cinta que sea más o menos competente termina siendo bienvenida. Es por eso que, con sus falencias y todo, Pokémon Detective Pikachu no necesitó de mucho para ubicarse dentro de los mejores trabajos de esta categoría cinematográfica; aunque es necesario aclarar que el bajo nivel de sus predecesoras tampoco debería ser un impedimento para reconocer los méritos que tiene.

Sigue leyendo

Southpaw (2015)

Southpaw_posterEs conocida la estrategia de Hollywood al momento de narrar películas que giran en torno al boxeo. Como se trata de un deporte tan violento, se aprovecha de hacer un paralelo entre la actividad profesional de los protagonistas y sus vidas personales, transformando los golpes que reciben en el ring en un símbolo de las dificultades que deben enfrentar en el día a día. Sus personajes son seres quebrados, imperfectos, que ven en este deporte una manera de hacer lo que les gusta y salir adelante. Así se puede notar en clásicos del género como Raging Bull (1980) o Rocky (1976), y en ejemplos más contemporáneos como Million Dollar Baby (2004) y The Fighter (2010). La fórmula es utilizada incluso en cintas que tratan sobre otras actividades con una cuota similar de brutalidad, como la lucha libre en The Wrestler (2008) y las artes marciales mixtas en Warrior (2011).

Sigue leyendo

Fifty Shades of Grey (2015)

FSG_31_5_Promo_BW_3F.inddLa fantasía que plantea E.L. James en su novela Cincuenta sombras de Grey es sorprendentemente ingenua. Una virginal e insegura estudiante de literatura, que ha pasado su vida más preocupada de los libros que de los hombres, llama la atención de un joven y atractivo multimillonario, quien no solo se convertirá en su guía en todo aquello relacionado con el sexo, sino que incluso la adentrará en el mundo del BDSM (sigla utilizada para identificar las prácticas de bondage, disciplina y sadismo masoquismo). El carácter adolescente de la premisa resulta parcialmente aclarado si consideramos que el libro fue escrito en un principio como una obra de fan fiction basada en la saga Crepúsculo, aunque el hecho de que la autora tuviese casi 50 años cuando lo publicó no ayuda demasiado.

Sigue leyendo