Ema (2019)

Ema-posterLas circunstancias que ponen en movimiento a la película Ema de Pablo Larraín, y que dan forma al conflicto de la obra, ocurrieron antes de los hechos narrados en la cinta. Los detalles de lo que pasó no son explicados de inmediato, sino que se hacen algunas alusiones incompletas, a partir de las cuales vamos completando el puzle. Lo primero que sabemos es que se trata de un niño que ya no está en custodia de la protagonista (Mariana Di Girolamo), y que esta se ve impedida de recuperarlo. Luego esos aspectos se van precisando y descubrimos que el niño había sido adoptado, pero debido a un comportamiento errático, que provocó un accidente con graves secuelas, fue regresado al cuidado de las instituciones estatales, donde la antigua madre adoptiva ya no puede tener contacto con él, pese a que se arrepintió de su decisión.

Sigue leyendo

Jackie (2016)

Jackie-posterDebe ser difícil para los directores de cine pasar de hacer películas en su lengua materna a cintas habladas en otros idiomas, y más aún si en esa nueva película deben tratar temas tan íntimamente ligados a un país ajeno. En el caso del chileno Pablo Larraín, quien ha dedicado parte importante de su filmografía a la historia de su país, gracias a una trilogía conformada por Tony Manero (2008), Post Mortem (2010) y No (2012), que gira en torno a la dictadura de Pinochet, su primer acercamiento al cine en inglés viene de una obra que habla sobre la ex primera dama de Estados Unidos, Jacqueline Kennedy, y del episodio que ha dejado una huella imborrable en la historia de esa nación. El propio Larraín se sorprendió cuando Darren Aronofsky le ofreció el proyecto, pero las barreras culturales no fueron un impedimento para encontrar temas universales en este relato.

Sigue leyendo

El club (2015)

El_club-posterDespués de completar una trilogía que se relacionaba de manera más o menos cercana con la dictadura militar, el director chileno Pablo Larraín vuelve al presente con su nueva película, El club. La cinta, que fue premiada con el Oso de Plata en el Festival de Cine de Berlín, lidia con algunos de los problemas más complejos que aquejan a la iglesia católica, tanto en nuestro país como en el resto del mundo. A diferencia de El bosque de Karadima (2015), que trata sobre un caso particular y bastante conocido por la opinión pública, esta película no se centra en el área de la contingencia, optando por un acercamiento más libre sobre el tema, pero no por eso menos actual.

Sigue leyendo