Southpaw (2015)

Southpaw_posterEs conocida la estrategia de Hollywood al momento de narrar películas que giran en torno al boxeo. Como se trata de un deporte tan violento, se aprovecha de hacer un paralelo entre la actividad profesional de los protagonistas y sus vidas personales, transformando los golpes que reciben en el ring en un símbolo de las dificultades que deben enfrentar en el día a día. Sus personajes son seres quebrados, imperfectos, que ven en este deporte una manera de hacer lo que les gusta y salir adelante. Así se puede notar en clásicos del género como Raging Bull (1980) o Rocky (1976), y en ejemplos más contemporáneos como Million Dollar Baby (2004) y The Fighter (2010). La fórmula es utilizada incluso en cintas que tratan sobre otras actividades con una cuota similar de brutalidad, como la lucha libre en The Wrestler (2008) y las artes marciales mixtas en Warrior (2011).

Sigue leyendo