Jackie (2016)

Jackie-posterDebe ser difícil para los directores de cine pasar de hacer películas en su lengua materna a cintas habladas en otros idiomas, y más aún si en esa nueva película deben tratar temas tan íntimamente ligados a un país ajeno. En el caso del chileno Pablo Larraín, quien ha dedicado parte importante de su filmografía a la historia de su país, gracias a una trilogía conformada por Tony Manero (2008), Post Mortem (2010) y No (2012), que gira en torno a la dictadura de Pinochet, su primer acercamiento al cine en inglés viene de una obra que habla sobre la ex primera dama de Estados Unidos, Jacqueline Kennedy, y del episodio que ha dejado una huella imborrable en la historia de esa nación. El propio Larraín se sorprendió cuando Darren Aronofsky le ofreció el proyecto, pero las barreras culturales no fueron un impedimento para encontrar temas universales en este relato.

Sigue leyendo

Anuncios

Captain Fantastic (2016)

captain_fantastic-posterAunque el guion y la dirección de una película son factores de gran importancia al momento de modelar el resultado final de la obra, no son los únicos elementos a considerar. La elección de un determinado actor en el rol protagónico puede llegar a ser tan relevante como esos aspectos, ya que la forma en que interpreta al personaje influirá en cómo los espectadores lo terminen percibiendo. En una cinta como Captain Fantastic, donde la representación de su personaje principal debe transitar una línea muy delgada, cuidando de no caer en la soberbia ni en lo despótico, era necesario recurrir a alguien que pudiese entender la complejidad del desafío, y Viggo Mortensen lo logra.

Sigue leyendo

Elle (2016)

elle-posterLa carrera del director neerlandés Paul Verhoeven alcanzó notoriedad mundial gracias a su paso por Hollywood, experiencia que tuvo sus altos, con películas populares que mezclaban acción y ciencia ficción como RoboCop (1987) y Total Recall (1990), y bajos, como la criticada Showgirls (1995), que llegó a obtener siete premios Razzie. Tras el estreno de su último largometraje estadounidense, Hollow Man (2000), el cineasta regresó a Europa, donde la frecuencia de sus trabajos disminuyó, pero no su trascendencia. Esto se puede notar con Elle, su primera película hecha en idioma francés, que no solo fue seleccionada para participar en el festival de Cannes, sino que fue escogida por Francia para representar al país en los premios Óscar.

Sigue leyendo